candel yeah

El médico y presidente de la Asociación Justicia por la Sanidad, Jesús Candel.

Opinión, Salud

¿No os parece raro? A mí no

Comparte este artículo:

Aprovechando que acaban de ponerme la quimio y me sienta genial echar venenillo por la boca, para suplir mi sabor a metálico y náuseas, voy a tomarme el gustazo de escribir este artículo y haceros una serie de preguntas muy molestas para muchos ‘seguidores’ que tengo en redes sociales, tanto que simpatizáis conmigo como si no, inmersos en esta sexta ola, la que claramente nos está mostrando cómo los políticos son el claro reflejo de los ciudadanos que los ponen ahí:

  • ¿Por qué el día 25 de enero del 2020 (ver vídeos en mis distintos canales) teníamos un chino de Wuhan ingresado en las urgencias del Hospital Clínico Universitario San Cecilio de Granada con coronavirus?
  • ¿Por qué, mientras el chino estaba ingresado, permanecía un autobús lleno de chinos (también de Wuhan) esperándole en la puerta del hospital, con órdenes de no salir del bus? ¿Qué hacían visitando la Alhambra en aquella época si en su ciudad llevaban semanas de confinamiento estricto y no dejaban salir a nadie? ¿No os parece raro? A mí y a mis compañeros de guardia de aquel día nos pareció raro y preocupante de cojones.
  • ¿Por qué se le ordenó a ese autobús que tomara dirección hacia Portugal después de unos días hospedados en un hotel cercano sin medidas de seguridad y en contacto con el personal del hotel, como así me contaron, y luego siguieron su viaje dirección a Portugal? ¿Estaban esparciendo el virus de forma elegante e inteligente?

Todo está documentado en vídeos desde mis canales, pero se ignoraron cuando la cosa se puso calentita y atractiva para todos los partidos políticos y sus palmeros, afines a esta partidocracia que impera en mi querida España. ¡¡¡Comenzaba la fiesta!!!

  • ¿Por qué las autoridades locales sanitarias de mi ciudad nos contestaron a través de un medio local de prensa granadino, en el que soy considerado persona non grata, diciendo que yo era un médico muy alarmista y que no nos teníamos que preocupar, porque se trataba de un simple virus que producía un resfriado de pacotilla?

Se lo comunicaron también a nuestros directivos. Ellos no me dijeron nada al respecto ni me llamaron al orden, lo hizo la prensa. Al contrario, mi jefe de servicio y compañeros del hospital se preocuparon aún más con la información que nos llegaba y me animaron a que siguiera informando, por mis medios en redes, de la situación e incertidumbre que estábamos viviendo.

  • ¿Por qué si informo de lo que me dicen los responsables de salud, directivos de mi hospital y autoridades sanitarias, que lo que era un simple resfriado de pacotilla, se me achacara a mí la falta de previsión y gestión de la situación, si yo era un simple médico de urgencias recibiendo órdenes y contando lo que pasaba?

Todo está en vídeos, repito. Pero se ignoran y no interesa escucharlos, sólo manipularlos como hicieron muchos youtubers, que tenían que seguir viviendo de sus ingresos y buscar seguidores y audiencia en pandemia.

Incluso la llamada que le hice por teléfono al delegado de salud del PP de Granada que quedó en evidencia y muy ridiculizado por sus mentiras y patrañas, fue silenciada por los medios de derecha e izquierda. Fue muy humillante para él y muy esclarecedora de la gente tan inepta y apesebrada que teníamos al frente de nuestras instituciones para afrontar lo que se nos avecinaba.

  • ¿Por qué, tras revisar toda la información que pudimos estudiar y acceder con médicos de infecciosas y otras especialidades de algo tan nuevo e imprevisible, alerté de que se trataba de un virus que parecía que se podía complicar en enfermos de riesgo, pero que debíamos tener precaución porque la cosa se podía agravar en gente sana, aunque nos dijeron que era un simple resfriado, porque podía depender de la carga viral como otros virus y liarla parda en esta gente, hasta que llegara la deseada vacuna?
  • ¿Por qué en ese momento que recomendé en vídeos evitar aglomeraciones y utilizar la mascarilla me acusaron de alarmista y polémico?

Posiblemente, porque coincidió que, en unas semanas posteriores, Podemos y PSOE necesitaban convocar unas cuantas movilizaciones masivas en marzo por todo el país y que VOX haría más de lo mismo con su macroevento con simpatizantes en ese famoso tosido de sus líderes contagiados a las caras de abuelillos, que acabarían ingresados y algunos incinerados por la infección.

Los eventos deportivos, conciertos y demás actos, que luego se prohibieron, continuaron en todas las comunidades autonómicas, no lo olvidemos.

Yo me indigné, como muchos sanitarios. Y pensé: «Y los de Wuhan en cuarentena. Y otros esparciendo el virus en ese sospechoso autobús de visita por la Alhambra». Raro, raro, raro. Pero inteligente y habilidoso por parte de ese país que nos mandaba la información con cuenta gotas.

Los médicos iban a contrarreloj

Entonces, Cataluña y Madrid petaron. Se creó entonces un macrogrupo de WhatsApp de unos 300 médicos que nos informábamos de lo que iba pasando a nivel nacional y estudiando toda la última información que revisamos y recibíamos de otros países de algo tan nuevo y tan imprevisible y lo que iba pasando en cada hospital. Entonces, varios médicos de Madrid me recomendaron que arengara al gobierno nacional y a la comunidad madrileña, que Madrid se tenía que cerrar.

Que los enfermos gorditos y con enfermedades cardiovasculares hacían procesos neumónicos terribles y necesitaban respiradores y que no disponían de tantos. Y que en China nos comentaban algunos profesionales españoles, que se encontraban trabajando allí, que estaban cerrados sin salir de las casas y haciendo PCR a todo el mundo de forma masiva.

Lo contaba en vídeos en redes, vuelvo a insistir. Están todos ahí. Me llamaron nuevamente megalomaníaco, fascista, podemita, facha, payaso, loco, con afán de protagonismo y mil cosas más, dependiendo del partido político de turno que tocara.

Me dijeron que era un insultador profesional. Y así era. En meses anteriores me enfrenté duramente a un plan de recorte sanitario bestial en mi comunidad y al cierre de dos hospitales públicos en mi ciudad por parte de mis gobernantes y politicuchos andaluces del PSOE, liderado por su presidenta Susana Díaz, nuestra faraona.

Y sí, les dije unos cuantos piropos que no les gustaron, por los que fui condenado a unas multas ridículas, debido al acoso y derribo que hicieron conmigo ellos y sus palmeros a través de los medios de comunicación y de expedientes disciplinarios para dejarme sin trabajo, que acabaron todos en la basura y condenando al colegio de médicos de Granada por vulnerar mis derechos fundamentales en una sentencia ejemplar.

Una situación dura de vivir que repercutió en mi salud, pero que benefició a toda mi provincia, que recuperó sus dos hospitales. A saber qué hubiera pasado en esta pandemia con un solo hospital que nos dejaron en Granada. No quiero ni pensarlo.

Mientras tanto, salí en varias televisiones de otros países del mundo informando de lo que estábamos viviendo y lo que ellos vivirían, mientras en mi país me silenciaban. No pertenecía a ningún partido político, recordad.

  • ¿Por qué, tras ese vídeo viral que vieron millones y millones de personas en todo el mundo donde cargaba contra los jóvenes que después de venir de marcha, acudían a hacerse PCR para no contagiar a sus mayores y poder irse tranquilos a dormir la mona a sus casas, porque ya empezaban a ingresarse y morir sus abuelillos en las residencias, el gobierno de mi país y toda la oposición cargaron contra mí en otra nueva campaña de acoso y derribo contra un médico en los medios de comunicación, porque estaba poniendo en evidencia la falta de decisión, gestión, previsión e ineptitud política? ¿Y por qué Fernando Simón siempre decía lo contrario de lo que decíamos cientos de profesionales de mi sector que estábamos en primera línea, basándonos en la poca evidencia científica que teníamos y en el sentido común?
  •  ¿Por qué cuando gestioné con Justicia por la Sanidad las compras de mascarillas FFP2 para cientos de farmacias de más de 800.000 euros en pedidos, a precios que las pudieran vender dignamente a la gente, sin especular como estaban haciendo las grandes cooperativas farmacéuticas de nuestro país, se bloquearon en los aeropuertos y no llegaban sorprendentemente a sus destinos hasta dos meses después incluso, y la prensa nos acusó de estafadores?
  •  ¿Por qué lanzaron en algunos medios de comunicación que nuestro material de protección era falso si lo compramos donde luego lo compraron ellos? ¿Por qué, cuando pedimos desde la Asociación Justicia por la Sanidad los informes y estudios técnicos en los que decían que eran de mala calidad (campaña realizada y puesta en marcha por un mercenario de Susana Díaz en un medio local que hoy ya no existe y secundada por el diario El País), los funcionarios técnicos nos notificaron que no existían esos informes técnicos?

Se lo había inventado la prensa. ¡¡¡Qué cosas!!! ¡¡Cuánto dependen de la publicidad institucional tantos medios de este país!! Qué triste tener que trabajar con esa falta de independencia profesional, ¿verdad?

  • ¿Por qué entregaron luego a escondidas todo el material que entregamos y ningún medio dijo nada? Algunos supervisores la liaron bien parda con sus directivos para que se las dieran porque estaban hartos de ponerse bolsas de basura como protección.
  • ¿Por qué fuimos los primeros en distribuir miles de test de antígenos a cientos de residencias de ancianos de este país y criticados por los todos los políticos de todos los partidos porque eso no servía para nada? Sirvió para mucho. Luego fue lo que ellos hicieron.
  • ¿Por qué cuando se alargó tantísimo el confinamiento alerté en un famoso vídeo desde la azotea de mi hospital, de que pacientes con otras patologías como el cáncer u otras, se estaban retrasando sus tratamientos, diagnósticos y procedimientos quirúrgicos y que era muy importante atenderlos ya, la extrema derecha recalcitrante comenzó su campaña contra mí a través de sus afines en redes, tergiversando todo lo anterior que os he contado y diciendo que yo era un podemita, que yo decía que esto era un pollanovirus, como yo llamaba a la afectación de las personas contagiadas que están sanas o asintomáticas que eran la gran mayoría, para utilizarme como arma arrojadiza contra el gobierno de coalición de izquierdas a nivel nacional? 

Sería porque mandé a Vox a donde amargan los pepinos por su falta de coherencia con la coalición con el gobierno andaluz de derechas, y porque un sector de profesionales sanitarios se estaban rascando las pelotas a dos manos mientras muchos estábais cerrados en vuestras casas y ellos se soplaban a partir de la una de la tarde unas buenas birras en la cafetería de mi hospital, como si fuera época de feria, que tuvo que intervenir la dirección del hospital y prohibirlas (no expedientaron a nadie por cierto. A mí sí por decir tacos).

Dispongo de fotos muy comprometidas para algunos especialistas que guardo con cariño en mi móvil. No las publico porque se ven muchas cervezas Alhambra 1925 también conocida como milnoff y no creo que le haga bien la publicidad a la marca. También tengo fotos de las siestas covid, como las llamaban algunos compañeros en plena primera ola, ya que no acudían al hospital pacientes con otras patologías por miedo a contagiarse y bajó mucho la demanda asistencial. El paciente con covid era facilillo de manejar; pé y pá, placa de tórax, analítica y, dependiendo del resultado, ingreso o a su casa con paracetamol. No tenía mucha complejidad comparado con otras enfermedades mucho más graves y complejas de diagnosticar o tratar.

  •  ¿Por qué cuando avisé en un vídeo (acordaros que todo lo hablaba antes con decenas de especialistas de medicina interna, autoinmunes, infecciosas, urgencias e intensivos) que la única solución a esta pandemia era una vacuna, que habría que ser valientes y confiar en la ciencia y ponérsela a pesar de la incertidumbre por hacerla en un tiempo récord, porque era la única forma de hacer que pacientes con factores de riesgo pudieran salvar sus vidas y no ingresar en UCI por la forma grave de la enfermedad, como ya estamos viendo, ya que mucha parte de la población era incapaz de bajar la carga viral, por irresponsabilidad individual o colectiva, o porque anteponen su ideología o estupidez profunda al sentido común?

Hice un famoso vídeo avisando que vacunarse nos daba miedo a todos, porque ni los médicos ni la ciencia éramos dioses y hay siempre efectos secundarios de todo, hasta con una inyección en el culo, pero más miedo teníamos a la crisis económica que estaba sufriendo mucha gente y sus familias y las continuas muertes de gente gordita sin otro efecto secundario y las secuelas posteriores de la gente que pillaba la covid. Todos estos vídeos los seguían manipulando para ponerme etiquetas de todo.

  • ¿Por qué cuando denuncié públicamente que TODOS los médicos de familia de Urgencias veíamos pacientes de todo tipo tras la primera ola, no lo hacían también TODOS los médicos de Atención Primaria? ¿Qué era eso de atender por teléfono en una pandemia? ¿Qué era eso de reclamar además derechos laborales y huelgas en plena pandemia contra un virus, promovidos por esos sindicatos tan prostituidos, maleantes y apesebraos?

Se echaron las manos a la cabeza y me pusieron a caer de un burro, porque el corporativismo en mi profesión es la lacra de la medicina actual y la mejor defensa para tapar las vergüenzas de mucho médico con derecho a todo y obligación a nada, que para eso tienen su plaza fija para toda la vida.

Y entonces enfermé de cáncer porque el estrés hizo su trabajo de forma magistral.

Y entonces me dijeron que era muy agresivo y lo más probable era que muriese en 2-3 meses debido a la cantidad de metástasis y la delicada situación de mi corazón y mis pulmones.

Y entonces me agarré a la ciencia, a las tremendas ganas de vivir que tenía y al amor inmenso de mi mujer.

Tenía más conocimientos que otros por mi profesión y formación en mis últimos años y acceso a herramientas que muchos desconocen y que son beneficiosas contra el cáncer. Y lo mejor de todo, sabía utilizarlas: El ejercicio físico intenso, comer bien y cambiar de vida mandando el estrés y todo lo tóxico (personas incluidas) a tomar por culo. Y sobre todo, nutrir mi vida espiritual de amor y perdón.

Y entonces escribí en Twiter lo siguiente: «Quien quiere curarse del cáncer se cura y el que no se muere». Y expliqué lo que quería decir con esa afirmación.

Y entonces me di cuenta de que aquellos que tanto me atacaban, odiaban o viven poniendo etiquetas a todos los que pensamos distinto, volvieron nuevamente a hacer una campaña de acoso y derribo bestial, de la forma más miserable, ruin y cruel. Me desearon la muerte y la de mis hijos. Me pusieron verde. Me obligaron a pedir perdón a  familiares de muertos por cáncer y me denunciaron de forma masiva para cerrar mi cuenta en Twiter. Fue realmente sorprendente el poder de mis palabras y la magnitud y alcance de las mismas.

Yo me encontraba en una situación delicada de salud y compleja también emocionalmente en ese momento, con la muerte pisándome los talones.

Pero os puedo decir que aquello fue el empujón y revulsivo que necesitaba para ir doblegando al cáncer poco a poco, venirme aún más arriba y estar aquí vivo a día de hoy, a pesar de los pronósticos y estadísticas, con mis tratamientos por parte de oncología y mi ejercicio físico, llevando una vida completamente normal, pero mejor que la que tenía.

Trabajando y haciendo lo que más me gusta como médico y ayudando a cientos de personas que padecen cáncer u otras enfermedades para que poco a poco vayan aprendiendo a utilizar todas las herramientas que tienen a su alcance para ser responsables de su vida y de su salud. De ellos depende seguir vivos o no, aunque a algunos familiares le cueste entenderlo. Esto sólo se comprende muchas veces cuando se padece esta enfermedad. El dolor de un paciente es totalmente distinto al dolor de un familiar. Y lo que pasa por la cabeza de uno, sólo lo sabe uno.

Así nació la UAPO. Para darle un giro de 180 grados a la forma con que el cáncer está instaurado en nuestra sociedad. Una unidad, un lugar y un centro donde muchos están conociendo cómo afrontar el cáncer de otra manera, superando los tabúes que, desgraciadamente, algunos imponen para justificar su derrotismo y hacer un negocio de ello, venciendo los miedos que limitan y obstaculizan su gran potencial y donde confían y se reencuentran con los avances científicos de la oncología, que les son explicados por profesionales expertos de primer nivel y de la sanidad pública, que no necesitan incentivarse por dinero, sino simplemente porque disfrutan haciendo su trabajo. No es vocación, es autenticidad.

Y sí, seguramente sea más que posible que estos centros de alto rendimiento para pacientes oncológicos lleguen a estar en todos los rincones de nuestro país y, más tarde, puedan dar el mismo servicio a pacientes con otras patologías, aunque a muchos seguidores de esta clase política y a personas que no creéis en la fuerza que lleváis dentro de vosotros, porque sois incapaces de querer aprenderla ya que os lo recomienda ese médico tan polémico que se llama Spiriman y que dice las cosas tan claras que os molestan, no asumís que el EQUILIBRIO y la RESPONSABILIDAD son las claves para afrontar con éxito cualquier enfermedad que, tarde o temprano, aparecerá en vuestras vidas.

Y, como no pretendo convencer a nadie, sí os recomiendo lo siguiente: «No luchéis contra el cáncer, que sea el cáncer el que luche contra vosotros«. Y, si quieres, cambia la palabra cáncer por todo aquello que te agobie en tu vida. Verás como tu mundo cambia, que es de lo que se trata.

Jamás cambiaría mi forma de actuar y que me llevó a enfermar si pudiera hacerlo viajando al pasado, porque sino jamás hubiera sido capaz de enriquecer tanto mi vida espiritual para tener conciencia de Dios, mandar a mi ego de paseo por las nubes y saber que no puedo cambiar el mundo, pero sí la forma de verlo y percibirlo, con el amor de mi familia, mis amigos y de tantas personas que me quieren.

No soy un revolucionario ni un adelantado a mi tiempo, a no ser que entendáis esto como una persona que no necesita ir lamiendo culos por la vida para ser alguien, que no tiene miedo ni complejos a decir lo que piensa y que actúa en vez de estar quejándose todo el santo día. Si es así, ¡¡¡soy un revolucionario!!!

Así que termino mandándole un mensaje a todos aquellos listillos que hay por el mundo y que realmente les falta encontrar el sentido a sus vidas: ¡¡¡Vacúnate!!! Te lo dice un médico y un paciente con cáncer de pulmón que jamás ha fumado.

Yo cuando llevo mi coche al taller no sé más que el mecánico. Y, si creo que me engaña, lo denuncio, pero antes busco la opinión de otro profesional que perite lo que me ha hecho. Así que, si las vacunas nos van a matar en vida, van a transformar a nuestros niños en seres mutantes y demás lindeces que os inventáis con hipótesis de lumbreras que viven en sus maravillosas e idílicas consultas privadas independientes de los avances científicos, yo sólo os puedo decir que sois muy cobardes cuando os veis en la UCI y os salvan la vida aquellos que criticáis por vuestra atrevida y prepotente ignorancia. Yo os cobraba la estancia tan costosa en UCI, porque desgraciadamente, otros muchos que acaban ahí con otras enfermedades no disponen de vacuna que los pueda proteger frente a la gravedad de una enfermedad y estancia en ese servicio.

Contagiar contagiamos todos y lo seguiremos haciendo, pero que esta pandemia ha puesto de manifiesto que muchos seres humanos anteponen el bien común al suyo propio es una realidad.

Yo me plantearía crear nuevos países o estados soberanos y nacionalistas, donde aquellos que sólo se quejan de vivir en esta sociedad, vivan todos juntos en su caos, hipótesis, conspiraciones y demás cuentos chinos, todos juntitos y felices, con un sistema sanitario dirigido por los médicos de la verdad. ¡¡Qué a gusto estaríamos todos!!

Y le daría un premio enorme a los responsables chinos (o no) que nos soltaron este virus tan bien ideado para herir más que matar, porque es la mejor forma de crear una guerra y convertirse en la deseada potencia mundial que muchos gobernantes quieren alcanzar para dominar el mundo, a costa de lo que sea. Pues eso, su mundo. El mío jamás lo dominarán.

Por cierto, las vacunas no se recetan porque no son obligatorias y porque en cada uno está actuar con sentido común o con el culo en su vida. La UCI es un sitio abierto para vivir una experiencia inolvidable que yo prefiero evitar. Yeah!!!


Comparte este artículo:

29 comentarios

  1. Avatar M.Angeles

    Jesus necesito contactar contigo,me gustaria hablar personalmente sobre la situacion que se me presenta ante el diagnostico ,no se si seria posible pero necesito hablar con alguien y creo que tu serias de mucha ayuda.soy TCAE del servicio de Urgencias de Hospital de Puente Genil.espero tu noticias.,que grande eres!!!!!

  2. Avatar Quiterio Alberto Báez Benítez

    Estimado Jesús Candel;

    Vivimos un enfrentamiento geopolítico entre la primera potencia mundial y la que se convirtió en segunda y ésta, va ganando cada vez más terreno para convertirse pronto en la primera.
    Los que han detentado la hegemonía desde la caída del muro de Berlín no están dispuestos a que ello suceda. Es complejo.
    Aún recuerdo cuando en aquellos momentos iniciales, por cierto, con tantas mentiras oficiales en nuestro país, tienes toda la razón, pues aún recuerdo cómo un portavoz del gobierno de China acusó directamente a los EEUU, de haber liberado el virus en Wuhan. De infección por zoonósis en los mercados de animales vivos, a «escape» por negligencia de un laboratorio que experimenta con virus en la misma ciudad de Wuhan.
    Por cierto, un laboratorio en el que trabajaban en aquellos momentos, no pocos investigadores de los EEUU. Es un guión propio de una película de James Bond, si no fuera porque han muerto millones de seres humanos en el mundo.

    Yo no coincido, como ciudadano occidental, ni con los postulados, en no pocas materias, del actual gobierno de la República Popular China, ni con la de Corea del Norte, ni la de la actual Venezuela, o de Cuba. Creo preciso dejarlo bien claro.

    Pero observo, que en el occidente adalid de los DDHH, las libertades, y cuna de la democracia, se ha extendido un manto de opacidad desde hace dos años, que a día de hoy, aún persiste. Y nadie paga por la responsabilidad que conlleva un cargo.

    Gracia Jesús por haber estado ahí, dando la voz de alarma cuando, desde instancias oficiales, nuestros responsables nos decían que «en todo caso se vería a lo sumo dos o tres fallecidos por culpa de este virus». El tipo en cuestión, sigue tan campante, como si no hubiera sido él.

    Una cosa es ser un país de gente pacífica y juiciosa, pero otra bien diferente, un país lleno de irresponsables, embaucadores, cobardes y canallas.

    Ha sucedido.

    Un afectuoso saludo para ti y toda tu gente.

    Ánimo!

  3. Avatar Gabriel Gómez

    Te apoyo al 100%. Eres un pedazo de tío que dice cosas que molestan en esta sociedad pero que son verdades como puños… Ánimo en tu lucha.

    • Eres luminoso como persona encarnada como ser espiritual has venido a dar guerra ante lo injusto y tienes razón en lo que has estado luchando ,a Jesús de Nazaret también lo atacaban porque el tenía conciencia elevada y sabiduría que los demás no poseían en también encarnó para ayudar y dejar sus enseñanzas ten en cuenta que ni el estaba solo ni nadie tenemos nuestro escuadrón a nuestro lado

  4. Avatar Hipólito Oreiro

    Me alegra ver una opinión crítica y razonada de lo que realmente está sucediendo, pero especialmente en España,
    Me fascina ese optimismo y ganas de lucha a pesar de la enfermedad que arrastras.
    Ojalá hubiese más profesionales sanitarios y de otros ámbitos que pensasen y actuasen como tú.
    Mi más sincera felicitación y afecto.

    • Los antibióticos, los antiinflamatorios, los calmantes..etc, tampoco te obligan a ponertelos, pero son recetados por un médico con nombre, apellidos y número de colegiado y no te los dispensan en las farmacias sin esa receta.
      ¿Porqué la vacuna no te la recetan de la misma manera?
      ¿Quien se hace responsable de los efectos adversos a corto y largo plazo de una vacuna que no se sabe que efectos tendrá a largo plazo, porque no sé puede saber en tan poco tiempo?
      ¿Que médico decide en función de la edad, estado físico y patologías de cada persona si es apta para ponerse la vacuna o no?
      Muchas preguntas.

  5. Excelente artículo, una vez más metiendo el dedo en la llaga.

  6. Avatar María AMIL

    Eres mi héroe ☺️
    Continúa así
    Mucho ánimo!!!
    Un abrazo grande

  7. Avatar Daniela

    Excelente! Me la he leído completita.
    Saludos desde Chile y a seguir dando por culo al Cáncer! 💪

  8. Avatar Fabiana

    Tremendas palabras Dr., y tan ciertas que duelen. En Argentina se vive igual. Ojalá Dios ponga un Spiriman en cada nación, que hable por los que no tenemos voz. Yeah!!!

  9. Querido Jesús, ¡¡me parece un ser excepcional!! Ojalá entendiera con la misma claridad que hay personas que también tienen claro su proceder ante las vacunas y no tienen la mínima intención de dañar ni dañarse. Solo siguen su intuición. Llámelo como quiera. No es fácil estar al otro lado. Cuídese mucho.

  10. Avatar M. Antonia moran

    Tengo 70 años. Cuando comenzó la pandemia, empecé a leer tus mensajes y me ayudaste mucho en ese gran caos. Eres fantástico, mucho ánimo y a seguir.

  11. Avatar Carmen

    Gracias 🙂

  12. Avatar Jesús

    Estimado Doctor, me alegro infinitamente por tu pasión por la vida, por tu progresiva recuperación. Ojalá que muchos te imitásemos en tu lucha. El mal no podrá vencer al bien ya que somos más numerosos y nuestra lucha por la belleza renueva nuestro interior y nos motiva constantemente.
    Mucha salud!!

    • Madre mía!!! Solo puedo aplaudir tu manera de comunicar. Ser auténtico donde los haya, valiente y consecuente. Yeahhh. Que sepas que el cáncer no va a poder contigo, se ve en tus palabras, así que Yeahhh Yeahhh y Yeahhh. Un abracico grande desde Zaragoza.

  13. Avatar Natalia

    Me gusta la gente que dice lo que piensa y no lo que otros quieren oír.
    Eres un revolucionario por eso, pero eso te hace humano, cercano, real. A mi gusta tener tu opinión, ademas no eres un títere, eres un médico y eso ayuda a que sepamos cómo se ha ido gestionando la pandemia. Coincido contigo en la cantidad de apesebrados que hay en nuestro gran país y es una lastima esta lacra a la que ningún partido le pone fin. Lamento que enfermeras de cáncer pero deseo de corazón que te repongas y puedas seguir dando lecciones de vida. Un abrazo.

  14. Avatar Pepito grillo

    Te aprecio y sigo, pero hay datos contradictorios. A más vacuna, más muertos en occidente. En África, China, India y Oriente Medio no tienen tanto índice de vacunación y sí de alza de mortalidad. Con tu sapiencia científica, ¿qué opinas? Te deseo lo mejor y salud a tope.

  15. Avatar Pepito grillo

    Perdón, a menos porcentaje de vacunación en las 3/4 partes de mundo no occidental menos muertes, al contrario que en occidente, a más vacunados más muertos, algo no cuadra.

  16. Avatar carmen vila embid

    Eres grande… muy grande. Jamás, en mis 81 años, he oído hablar tan claro. Te admiro por esa fortaleza que Dios o la Naturaleza te dio y comparto tu consejo: «Que sea el cáncer el que luche». Yo he luchado tres veces, el mío era de mama, de 5 en 5 años se acuerda de mí. Espero que se haya olvidado y me deje ya tranquilita, pero si me recuerda otra vez, que sepa que le espero con las mismas ganas de lucha. Eres un gran ejemplo de persona honesta tanto a nivel profesional como humano… ¡¡Vamos que me gustas mucho!!… Cuídate y permíteme que, a pesar de tu animo, rece por ti y por los muchos que padecen este mal. Un abrazo de una abuelita que el covid le arrebató a su marido después de 61 años juntos.

  17. Avatar Encarna

    Te sigo y hay miles de cosas en las que estamos de acuerdo… Menos en las vacunas y la libertad de las personas… A más vacunados, más infecciones… Ya la cuarta dosis en algunos países… ¿A dónde vamos? ¿Una cada mes?… Eso sería un tratamiento, no una vacuna.

  18. Avatar JAndres PeRo

    Y ¿recuerdas cuando decías que covid era un virus de pacotilla ?

  19. Estoy de acuerdo en todo. Tendría que haber más gente como tú

  20. Avatar Embrujo

    Lo único que me ha quedado ahí en el fondo, es que Susana Díaz se nos ha ido de rositas y además viéndola en La Cuatro por las tardes dando lecciones de cosas justas. Musho Spiriman, p’alante Yeeaahhhhh!!!

  21. Avatar Andrea

    Jesús, qué opinas de las declaraciones de Robert Malone? Aún me quedan dudas pero de acuerdo a tu experiencia que podrías decir de aquel creador de ARNm y sus afirmaciones?

  22. Avatar María

    Cuando veo comentarios tuyos o vídeos me dejas sin palabras. y sin palabras no se puede decir nada, pero hace poco viéndote, escuchándote, leyéndote…pensé en voz alta, este hombre si no existiera, lo deberían de inventar.

  23. Nos das tu consentimiento de postearlo en mi web. Gracias, Un saludo

  24. El que no llora, no mama…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*