cabecera

La bandera de España.

Opinión, Política

Un pequeño grupo de ciudadanos reflexivos y comprometidos puede cambiar España

Comparte este artículo:

Cualquier sistema político que, en su diseño, no se base en la desconfianza en la naturaleza humana, está abocado al fracaso, y da igual quien gobierne y su ideología

Estas dos frases geniales de la antropóloga Margaret Mead muestra el camino a aquellos que no saben qué hacer en España para poner fin a la partidocracia y su inherente corrupción sistémica e instituir una democracia formal, lo cual podría convertir a España en una potencia mundial a corto-medio plazo:

1. «Nunca dependa de instituciones o gobiernos para resolver ningún problema. Todos los movimientos sociales están fundados, guiados, motivados y vistos por la pasión de los individuos«.

2. «Nunca dudes de que un pequeño grupo de ciudadanos reflexivos y comprometidos puede cambiar el mundo. De hecho, es lo único que lo ha hecho».

Algunos españoles consideran una utopía poner fin a la partidocracia e instituir un sistema político que realmente beneficie a la nación o pueblo español, porque señalan que somos pocos los españoles que luchamos por conseguir dicho objetivo, mientras que son muchos los españoles que siguen creyendo en los partidos políticos como la única alternativa para acabar con los continuos abusos de poder (corrupción sistémica), a pesar de los últimos 44 años de historia que acreditan lo contrario.

Lo que aún no sabe esa mayoría de españoles que votan en cada fiesta partidocrática es que, cada vez que meten un sobre en la urna con la lista de candidatos elaborada por la cúpula del partido de turno, están depositando toda su confianza en la naturaleza humana y en las jugadas de las ideologías, en vez de hacerlo en el sistema o reglas del juego que impiden los abusos de poder.

Posible condición de borrego

Igualmente, sostienen algunos españoles que de nada sirve abstenerse, si al final siempre hay españoles que siguen votando. Y cuando les pregunto que si ellos actúan en función de lo que hacen o dejan de hacer los demás, en vez de hacerlo por los valores e ideas que tiene cada uno, el silencio es la respuesta: obviamente, a nadie le gusta reconocer su posible condición de borrego.

Por tanto, reflexionar sobre el tema y no dejarse llevar por los cantos de sirena de los partidos políticos que aman esta partidocracia, se antoja necesario y urgente. Seguir repitiendo el experimento de votar en este sistema partidocrático, cuyas variables siguen intactas, no va a mejorar la situación, como ha quedado sobradamente demostrado en los últimos 44 años. Al contrario, la situación ha empeorado y seguirá empeorando en el futuro si no hacemos algo diferente.

La abstención, demonizada irracionalmente, es un instrumento eficaz para instituir pacíficamente una democracia formal

¿Qué impide a esa mayoría de votantes unirse al grupo de españoles reflexivos, comprometidos y apasionados que intentamos poner fin a la partidocracia y su corrupción sistémica? La abstención, demonizada irracionalmente, es un instrumento eficaz para instituir pacíficamente una democracia formal, un sistema político que crea múltiples barreras a la corrupción al tener la nación el control de los gobernantes. Por este motivo es tan temida por los partidos. Pero no es el único instrumento. También es necesaria la difusión simultánea del mensaje, a pesar de no contar con ningún medio de comunicación de masas (volcados con los partidos de Estado, debido a su poder y manejo de dinero), así como la movilización social en todos los ámbitos de la sociedad, no sólo en la calle: centros educativos, redes sociales, medios de comunicación no comprados, asociaciones, etcétera.

No obstante, todos los instrumentos deben tener un nexo común: funcionar al margen del sistema partidocrático y de los partidos de Estado, que obstaculizarán o demonizarán cualquier movimiento que ponga en peligro su modo de vida. Y esto incluye a los medios de comunicación de masas, organizaciones sindicales y empresariales, que también se benefician del perverso sistema.

Elementos básicos e imprescindibles

Por último, ha de señalarse que no se trata de copiar los sistemas políticos instituidos en otros países con diferentes características históricas, culturales, políticas, judiciales, religiosas, etcétera, a las que posee la nación española. No obstante, sí sería fundamental que el nuevo sistema político contara con estos elementos básicos e imprescindibles, sin perjuicio de aquellos otros mecanismos que pudieran o debieran añadirse para lograr el mejor sistema para España en el momento de su definición:

  1. REPRESENTACIÓN DE LA NACIÓN en el legislativo, a través de la elección de representantes por distritos electorales uninominales a doble vuelta, y con poder de revocación si dicho representante (diputado) incumpliera su programa o se corrompiera. Los distritos deberán definirse y regularse para impedir que puedan cambiarse las delimitaciones de los distritos electorales sin ajustarse a elementos absolutamente objetivos.
  1. SEPARACIÓN DE LOS PODERES legislativo y ejecutivo en origen (elecciones diferenciadas), con un régimen de incompatibilidades que impida que cualquier miembro de un poder pueda formar parte del otro. Esto obliga a crear una serie de frenos y contrapesos entre ambos poderes para evitar el abuso de cualquiera de ellos.

El presidente del Ejecutivo sería elegido en distrito único nacional, a doble vuelta. De esta manera, podrá formar gobierno sin chantajes regionalistas o separatistas y centrarse en el gobierno de toda la nación.

  1. JUSTICIA INDEPENDIENTE de los anteriores poderes, de forma que en la elección de los miembros del órgano de gobierno no podrán participar los gobernantes (legislativo y ejecutivo), sino exclusivamente los operadores jurídicos (jueces, fiscales, letrados de justicia, abogados, funcionarios de gestión procesal y administrativa, auxiliares, etcétera), como representación amplia de la nación española. Los miembros del Ministerio Fiscal tampoco podrán ser elegidos por los gobernantes, dada su labor fundamental de acusación pública. Los recursos materiales y humanos de la justicia serán gestionados por su propia Administración.

Comparte este artículo:

5 comentarios

  1. Avatar Salvador

    Baruch Spinoza advirtió que la sociedad peca cuando hace o deja de hacer algo que puede provocar su ruina, cuando obra en contra de la razón. La libertad en sentido político requiere los principios de unidad e identidad.

    Nuestra fragmentación en diecisiete autonomías no solo nos priva de fuerza unitaria, sino que potencialmente nos enfrenta entre sí, cosa que nos expone a la dominación de las grandes potencias externas que no comparten ni nuestra historia ni nuestra identidad. El resultado a día de hoy es una deuda pública del Estado planificada junto a la desindustrialización anterior y que nos conduce a…

    Una grandísima mayoría todavía hoy día no son conscientes (creyentes de un bienestar y felicidad infinito) del problemón político futuro que nos espera, ya que viven inmersos en la doctrina política de la mentira y la sumisión.

    Un saludo cordial para todos.

  2. Avatar Salvador

    Espinoza concibe el Estado como un ente necesario porque en la naturaleza reina la inestabilidad,y la seguridad proviene de una organización «que canalice las potencias individuales». Esta organización es el Estado, que ostenta el supremo derecho porque tiene el poder supremo, que le ha sido transferido por los hombres » porque la necesidad los obligó o porque la razón se lo aconsejó»
    Espinosa intentará conjugar tanta autonomía a los individuos como sea posible, pero siempre subordinado al mantenimiento del Estado, que es el único de garantizar la paz entre los hombres y la seguridad de la vida. Este «poder de la multitud unida como un cuerpo y una sola mente» se da de la forma más perfecta en la democracia, porque ésta encarna la potencia absoluta del Estado en cuanto aúna el poder de la multitud y la suprema potestad. Los términos multitud y potencia son, así prácticamente equivalentes.
    Espinoza trata de manera específica del concepto de paz, que puede entenderse en un sentido o bien positivo, asociado a la estabilidad, o bien negativo,como ausencia transitoria de guerra pero que conduce a una fase de vicios y finalmente de disolución política. La degradación de la sociedad atravesaría varias fases, yendo de la barbarie a la civilización, y de la civilización a la decadencia. Por ello cabe considerar las épocas de paz como un peligro o un riesgo. » Los hombres en la paz lejos de emularse unos a otros en la virtud,se emulan en la fastuosidad y en el lujo. Pronto comienza, pues,a sentir hastío de las costumbres patrias y a adoptar las ajenas,es decir,a ser esclavos. El Estado dejaría de ser libre, esto es,racional, pues esa paz se asocia a servidumbres .

  3. Avatar Mariano Urdiales

    Este artículo en mi opinión está basado en el pensamiento de D. Antonio García-Trevijano.
    Comparto con él bastantes puntos. No podemos esperar que los gobiernos solventen todos nuestros problemas, yo me contentaría con que no los agraven. Es cierto que los partidos políticos están subvencionados por los gobiernos, constituyéndose así en instituciones estatales, no del pueblo. También es verdad que los partidos carecen de democracia interna y las élites o directamente el presidente elige a los representantes en las distintas regiones, debiéndose estos más al partido que a los votantes. La ley electoral que tenemos, no es quizás la mejor, de hecho da más peso a los votos de unas zonas que a los de otras. En resumen, nuestra Constitución no es perfecta, nada hecho por hombres es perfecto. Pero resulta que tenemos la Constitución que votó el pueblo español y con esas mimbres nos tenemos que arreglar, aunque intentemos mejorarla.
    Habla el artículo de «La abstención, demonizada irracionalmente». Cada cual, que vote o no en libertad y en conciencia lo que crea más conveniente. En este momento histórico, abstenerse es dejar que otro elija por ti. Pensar en una abstención masiva que convulsione al país es una ficción imposible, solo con que voten los que cobran de la política y sus familias, ya es suficiente para imponer un gobierno. Por lo tanto, es coherente y racional votar lo menos malo e intentar mejorar lo que tenemos.
    No es necesario llamar irracional o borrego al que no se abstiene y vota.
    En otro momento se dice: «No se trata de copiar los sistemas políticos instituidos en otros países», nunca entenderé la manía de hacer afirmaciones categóricas. Hay países donde los políticos se deben más a sus votantes que a los jefes de sus partidos, ¿por qué no se puede copiar de ellos?.
    Finalmente, aparece en este escrito:» Seguir repitiendo el experimento de votar en este sistema partidocrático…….no va a mejorar la situación, como ha quedado demostrado en los últimos 44 años». Pregunto, ¿ha logrado la abstención aquí o en el resto del mundo mejorar la situación en los últimos 44 años?.
    Aunque con muchas deficiencias, que debemos solucionar, yo voy a seguir votando de forma responsable y crítica, con la intención de mejorar nuestra democracia y por tanto a España.

    • Avatar Luis Escribano

      Gracias por su opinión. Estando de acuerdo en algunos puntos, hay otros de los que discrepo, y lo explico por partes (10 puntos).

      1) Que mi artículo tenga muchos puntos en común con el pensamiento de García-Trevijano es lógico, tras investigar y denunciar la corrupción en España desde 1994, y comprobar que su origen es sistémico, es decir, que es facilitada por el sistema político instaurado en la “constitución” del 78, y que no se puede luchar contra ella si no se instaura una democracia formal por la nación o pueblo.

      2) La ley electoral que tenemos no es que no sea la mejor, sino que es la consecuencia de un sistema electoral cerrado en la “ce” del 78 por los partidos para beneficio de estos.

      3) Que la “ce” la votó el pueblo español es decir bien poco. Primero, porque la apoyó el 58,9% de los inscritos en el censo de entonces. Segundo, porque tras una dictadura y con un pueblo mayoritariamente ignorante en política, hubieran votado cualquier cosa en la creencia de que con eso se ponía fin a la falta de libertad. Tercero, la elaboración de la “ce” no contó con la participación de la nación, sino que su texto se lo merendaron los partidos, repartiéndose el poder en perjuicio de los españoles, y poniendo a estos entre la espada y la pared con el referéndum o ratificación del reparto del pastel.

      Aquí le dejo con algunos artículos con análisis de eso que usted denomina “imperfecciones” de la “ce” del 78, y que yo denomino una estafa al pueblo español por hacerles creer los partidos que se instauraba una democracia:

      a) https://ellibre.es/la-constitucion-espanola-del-78-una-celebracion-inmerecida/
      b) https://ellibre.es/la-constitucion-espanola-impide-la-separacion-de-poderes-del-estado/
      c) https://ellibre.es/justicia-libertad-y-democracia-en-espana-las-grandes-ausentes/
      d) https://ellibre.es/los-partidos-politicos-disenaron-un-sistema-para-blindar-las-subvenciones-que-se-otorgan-desde-las-administraciones/
      e) https://ellibre.es/espana-abocada-al-fracaso-por-el-exiguo-espiritu-pionero/
      f) https://ellibre.es/partidos-e-identidad/

      Le invito a refutar los argumentos de dichos artículos en sus comentarios.

      4) Que usted diga que “con esas mimbres nos tenemos que arreglar, aunque intentemos mejorarla” es dar por perdida la batalla antes de empezarla. Con su frase está diciendo que esto es lo que hay, nos guste o no, como si la nación o pueblo no pudiera organizarse para dar una patada al sistema político actual e instituir una CONSTITUCIÓN con una democracia formal como forma de gobierno (la forma de estado -monarquía, república, etc.- tendría que elegirla la nación por mayoría).

      Si lo que plantea para mejorar esa “ce” es una reforma constitucional, explique cómo lograría usted forzar a los partidos (que serían de nuevo los autores de esa reforma) a que se perjudiquen quitándose poder y la facultad de manipular todas las instituciones públicas y de abusar del poder. ¿Está planteando cometer el mismo error que se cometió en la Transición? ¿No se da cuenta que una reforma constitucional equivale a que un grupo de ladrones reformen el Código Penal?

      5) Dice usted que “en este momento histórico, abstenerse es dejar que otro elija por ti”. Pero, ¿no se da cuenta que los demás no eligen a nadie? Sólo ratifican una lista de personas que han sido elegidas por las cúpulas de los partidos, y que al obtener escaños se deberán a esas cúpulas, no a usted.

      Además, ¿usted se guía en su vida por lo que hagan los demás, o por sus valores, ideas y pensamientos? Los que ratifican esas listas entran en un bucle sin fin que no solucionará nada. Si tras 44 años de ratificaciones de listas todavía no se han dado cuenta que los partidos no sólo no han tomado medidas para perder poder, sino que lo han ampliado, es que están ciegos (incultura), les resulta más cómodo no querer verlo (la responsabilidad exige esfuerzo) o son irreflexivos seguidores de estafadores (partidos).

      Abstenerse no es dejar que otros elijan por mí, sino que es actuar siendo conscientes de que este medio, junto a otros instrumentos, es la única alternativa que tiene la nación para mejorar su futuro.

      6) Cuando dice que una abstención masiva no puede convulsionar un país es desconocer el concepto de “legitimidad de un gobierno”. Cuando el pueblo no apoya al gobierno, aunque este se forme con familiares, el paso siguiente es la desobediencia civil -a ser posible, pacífica- (salvando las distancias, es lo que hizo Gandhi en India), y el gobierno tendría que usar la violencia para someter a la mayoría de la población, lo cual reforzaría la desobediencia de la población hasta hacer caer el gobierno. Ya lo dijo bien claro García- Margallo, ante el temor a una abstención mayoritaria:

      https://www.youtube.com/watch?v=MeH2Q_GGazk

      7) Dice usted que “es coherente y racional votar lo menos malo e intentar mejorar lo que tenemos”.

      ¿Qué es votar lo menos malo? Si a usted le plantearan cómo prefiere morir, de un tiro o a navajazos, ¿elegiría uno de ellos? Sin duda, yo elegiría no morir.

      Y cuando dice intentar mejorar lo que tenemos, de nuevo le digo que explique cómo podría hacerlo, si todo el Estado está en manos de los partidos y el sistema político no tiene mecanismos de control de la nación sobre el Estado. Soy todo oídos…

      8) Dice usted igualmente que por qué no se puede copiar sistemas de otros países donde los gobernantes se deben más a los votantes. Cuando digo que no se debe copiar me refiero a TODO el sistema, por las grandes diferencias de índole social, política, cultural, religiosa, etc. de la nación española con las naciones de esos otros países. Obviamente, habrá algunos mecanismos que coincidan en lo básico, como las elecciones diferencias a los poderes Legislativo y Ejecutivo, pero no todos los mecanismos deben coincidir plenamente. Es más, yo propongo que, conociendo bien lo que hay en España, se amplíen y endurezcan los mecanismos de control sobre los gobernantes y del sistema judicial.

      9) Pregunta usted que, si con la abstención, aquí o en el resto del mundo, ha mejorado la situación en los últimos 44 años. ¿Cuándo ha sido la abstención mayoritaria en España? Desde 1978, en ninguna votación ha bajado la participación del 66%. Por tanto, hasta ahora, nunca la abstención ha sido mayoritaria en España.

      10) Dice usted que seguirá votando de forma responsable y crítica, con la intención de mejorar nuestra democracia y por tanto a España, aunque tenga muchas deficiencias que debemos solucionar. Usted es libre de actuar como considere, pero insisto en pedirle que explique cómo va a conseguir solucionar esas deficiencias si el Estado está en manos de los partidos: convénzanos a todos los lectores con sus argumentos.

      Desde mi punto de vista, que ya le he argumentado, seguir votando es dar carta blanca a los partidos para que sigan abusando del poder, y por tanto de ninguna manera puedo considerarlo que se puede votar de forma responsable y crítica. Al contrario, como motivé en este artículo, es irresponsable:

      https://ellibre.es/monstruosos-politicos-y-espanoles-irresponsables/

      Un saludo

  4. Avatar Alberto

    Libertad colectiva y separación de poderes 👏🏼👏🏼

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*