partidocracia balanza

Una ilustración sobre la partidocracia.

Opinión, Política

Por qué la partidocracia no nos representa y qué deberíamos hacer

Comparte este artículo:

La filosofía política no es nada fácil, pues ni Platón ni los que escribieron otras utopías consiguieron que hubiera racionalidad en el ejercicio del gobierno político. Pero las leyes deberían ayudar a ello. Está claro que si elegimos diputados que luego son marionetas en manos de su partido, eso no es solución. Teóricamente son nuestros representantes pues los elegimos por sufragio directo, pero luego están en manos del partido y no nos representan a los que los hemos votado

De ahí la necesidad de proponer una reforma: que los diputados sean elegidos personalmente, no a la lista del partido sino a la persona que queremos escoger. Y que este diputado que representa, pongamos a cada 100.000 personas de una provincia, responda a los que le han votado y, si no sirve, pueda revocarse su elección y elegir a otro.

Esto podría ayudar a la actual desconfianza que muchos tenemos en los partidos políticos: cuando crecen se convierten en máquinas de poder que condicionan a los diputados elegidos. La corrupción es fácil en esas estructuras, como se ha visto. Y, si aparecen partidos nuevos para romper ese maleficio, fácilmente entran en el juego cuando crecen. Con representación personal, quizá la cosa vaya mejor.

También parece claro que en las instituciones se pierde mucho tiempo poniéndose sueldos y quizá se estudie menos un presupuesto general, que es algo mucho más importante (leí en mi época de estudiante la correspondencia del Consejo de Indias con el Gobernador de Portobelo en el siglo XVIII y me di cuenta de que, ya entonces, una parte importante de ella consistía en el tema de los sueldos de los gobernadores). Quizá una manera de que estén pendientes de lo que tienen entre manos y no de sus ganancias, es que sea otro ente, pongamos una comisión económica, quien se ocupe de esas cuestiones.

Ministerios que se multiplican sin sentido

Por último, es indecente el sistema de usar el sueldo de asesores para financiar a la gente del partido. No sólo asesores, sino ministerios que se multiplican sin sentido y parecen diseñados para poder dar sueldos a las personas afines al Gobierno en cuestión. Sin duda, está por resolver el tema de la financiación de los partidos, pero, en mi opinión, la partidocracia lleva a la mediocridad, promocionando personas que no han hecho en la vida más que ocuparse de los partidos políticos. Si estos partidos no tuvieran tanto dinero y la política fuera un trabajo temporal de personas que son profesionales, otro gallo cantaría.

La Constitución Española, en su artículo 103.3, dice: «La ley regulará el estatuto de los funcionarios públicos, el acceso a la función pública de acuerdo con los principios de mérito y capacidad». Que se escojan personas idóneas que sepan lo que vale el dinero, que sepan lo que es la justicia, y mucho más, que sean personas íntegras, son aspectos fundamentales. Y, al igual que para arreglar nuestro coche escogemos una persona que entienda de mecánica, hemos de escoger para gobernar personas que sepan llevar el país. En general, vemos, en los distintos niveles de gobierno en nuestra sociedad, poca capacidad de liderar equipos en estos momentos de crisis.

Naturalmente, las estructuras funcionan independientemente de los políticos. Viví unos años en Italia y allí estaban acostumbrados a que el país funcionara normal, en medio de continuas crisis gubernamentales. Como siempre, la evaluación de la historia ha de ayudarnos a ver lo bueno. Y también a observar lo que no va, para mejorar las cosas. No para buscar culpables ni atacar a nadie, sino para aprender a evolucionar, corrigiendo, según los fallos, aquellos aspectos que pueden mejorarse. Así se va haciendo la historia. Y pienso que votar a personas y no a partidos puede ayudar a que no haya una política hecha de mentiras y chantajes.


Comparte este artículo:

8 comentarios

  1. ¿¿Y cómo hacemos para elegir a esos representantes, si son los políticos los que hacen y deshacen a su antojo??…

    • Avatar Alberto

      Pues lo primero es darse cuenta que no tenemos representación, lo segundo es saber que no hay separación de poderes entre el legislativo (congreso de diputados) y ejecutivo (gobierno), lo tercero es asumir que si votas ésto lo estás legitimando, lo cuarto es que te asocies con quienes ven el problema y buscan la libertad colectiva y que cuando se hagan movilizaciones se acuda.
      Cuando en el cuarto paso seamos millones, las cosas empezarán a cambiar. Lógicamente nunca va a ser perfecto, pero será mucho mejor y más libre de lo que es hoy.

  2. Avatar Salvador

    El día, que aparezca una gravísima recesión económica que afecte a la gran mayoría de la población quizás,se empiecen a dar las circunstancias para el cambio de sistema político. Lo nuevo que esté por venir,dependerá de las circunstancias terminales del sistema político anterior.
    Respondiendo a su pregunta: porque el conformismo de la sociedad….. ,lo que usted ya sabe.
    Un saludo.

  3. Avatar Salvador

    En el año 2011 la Partidocracia, cambió el artículo de la Constitución que daba anteriormente prioridad a las necesidades del Pueblo Español. Ahora, la máxima prioridad es el pago de la deuda pública del Estado y esta por encima de los necesitados. Muchos, no son conscientes de las graves repercusiones que traera el día de mañana aquel cambio.
    El puerto del Pireo en Grecia, hace ya bastante tiempo que no tiene soberanía política griega ninguna. Hoy día ,es manejado por empresas chinas bajo la batuta del gobierno de la República Popular China y los trabajadores que desempeñan las funciones en él,se rigen por el sistema político y empresarial del Gigante Asiático. Hace pocos días a Grecia también, les han cortado un proyecto de gaseoducto que iban a realizar ( desconozco las empresas que estaban en el proceso) pero esta vez, ha sido el gobierno norteamericano.
    En fin, las relaciones Internacionales son muy frías y no tienen piedad con absolutamente nadie.

  4. Avatar Luciano Pou

    Me dice un amigo: «Interesante, como siempre. Si bien el problema no son los políticos, sino el poder económico que hay detrás». ¡Totalmente de acuerdo!

  5. Avatar Luciano Pou

    Nati, esto supondría hacer una propuesta de reforma de la Constitución: que votemos a personas y que, si uno no funciona, lo cambiemos en medio de la legislatura…

  6. Avatar Luciano

    Gracias, Alberto y Salvador, por vuestras consideraciones que iluminan lo que escribí.
    También me escribe un amigo lo que copio aquí, porque me parece que indica bien que no es tarea fácil: «he leído tu artículo, y yo voy más allá pero los dos entramos en terrenos utópicos: las supuestas ideologías hacen mucho daño y encorsetan a las personas, que se ciegan sin querer ver otras realidades, incluso maquillándolas. Ya sabes eso de que es más fácil engañar a alguien que convencerlo de que lo han engañado. La política debería ser, en su esencia, el servicio a los demás, con programas y sin levantar ampollas. Sentido común y sentido por el bienestar de todas las personas, de la manera mejor posible. No creo en eso de izquierdas y derechas; creo y quiero creer en la bondad y el servicio, y un largo etc con el que no te voy a aburrir. Lo más parecido, como primer paso, podría ser exactamente lo que tú propones: una elección personal, que no llegaremos a ver… Creo que en lugar de trabajar para el servicio a los demás, trabajamos por entes ficticios y creados, sin sentido, que son los partidos. Efectivamente. Y como segundo paso estaría llamar a los tecnócratas a ocupar esos puestos. Y el que me venga con el discurso del miedo o de un lado o el otro, fuera.»
    Aunque parezca demasiado realista (algo pesimista) yo añadiría que las utopías no se realizan por completo, pero sin ellas no se va adelante: las necesitamos para construir (hasta donde podamos).

  7. Avatar Angeles Suarez

    Yo creo que los problemas del mundo no se van a acabar por esos cambios tan insignificantes. Eso sería solamente cómo poner un parchecito…

    El principal problema del mundo está en cómo está organizado nuestro sistema económico.
    El problema es que todos queremos alcanzar lo mismo: el bienestar que ya existe en los Estados Unidos.

    Queremos que nuestra economía sea fuerte, que no nos falte de nada y que podamos tener de todo.

    Eso lo queremos todos, no hay nadie que haga apología de la precariedad.

    Si yo cambio esta democracia y no voto a un partido sino a un representante,¿Podré tener vacaciones de lujo, podré viajar por todo el mundo, tendré casas en diferentes puntos de España, tendré dinero para pagar para que me limpien la casa, y no necesitaré pedirle favores al estado?

    ¿O seguiré igual como estoy hasta ahora?

    Por otra parte, si es el representante al que yo voto va a llevar una política neoliberal, y no va a intervenir para nada en lo que hagan los empresarios,¿cómo me puede beneficiar?

    Las políticas neoliberales no defienden al trabajador ni a las necesidades sociales porque lo que hace este tipo de política es dejar que cada uno haga lo que le dé la gana, sin que el estado intervenga… Esta gente no están a favor de la sanidad pública…

    Lo que quiero decir en definitiva que no hay políticas sociales que protejan a nadie. Quiere decir que el rico se hará más rico y más rico y más rico… Hará lo que le dé la gana… Contaminará el medio ambiente, pondrá macrogranjas por todas partes… Quitará el agua de los acuíferos del parque de Doñana. Estará en contra de que se le dé una renta vital a las personas que no tienen trabajo…

    Y para qué les voy a contar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*