bonilla y marin

Juanma Moreno Bonilla y Juan Marín.

Economía, Opinión, Política

La gran mentira del Gobierno andaluz: la subida de los ingresos presupuestarios no se ha debido a la bajada de impuestos

Comparte este artículo:

Que todos los españoles deseen una bajada de tributos, incluido un servidor, es lógico y deseable en esta partidocracia, en la que todos los partidos despilfarran y extraen fondos públicos para intereses espurios, abusando de su poder sin posibilidad de control por la nación o por el pueblo español

Pero defender esa bajada es una cosa y otra muy diferente es mentir a los andaluces, diciendo que, gracias a la bajada de impuestos, se ha recaudado más. En el presente artículo se aportan los datos publicados por la misma Junta de Andalucía y el INE, tomando como valor de referencia para los ingresos los derechos reconocidos netos (DRN) de cada ejercicio económico a 31 de diciembre, extraídos de las propias liquidaciones publicadas por la Intervención General de la Junta de Andalucía. Se advierte que los datos de 2021 son provisionales, extraídos del sistema contable de la Junta (GIRO) a la espera de la publicación de la liquidación definitiva de la cuenta general.

Como podrán comprobar, la realidad no es como la pintan algunos interesadamente y revela algo que debería ser conocido por todos: Andalucía tiene un problema estructural de índole económica, política, social y cultural que ningún partido va a solucionar con esta partidocracia. Sin cambio del sistema político actual a una democracia formal, seguiremos padeciendo dicho problema, al no tener los andaluces representantes en el poder legislativo, dado que los diputados y senadores sólo representan a las cúpulas de sus partidos.

En la siguiente gráfica puede comprobarse la evolución de los ingresos totales de la Junta de Andalucía desde el año 2005, según la Cuenta General publicada por la Intervención General:

Aunque la impresión primera es que se ha conseguido incrementar los ingresos considerablemente gracias a una bajada de impuestos y a la mejora general de la economía (así lo venden muchos buhoneros políticos), al analizar los datos se descubre otra realidad muy cruda, que los partidos gobernantes ocultan a los andaluces interesadamente. A continuación, se presentan dichos datos.

En las gráficas siguientes pueden constatar que el impuesto de sucesiones y donaciones ha crecido, aunque ha de señalarse que su cuantía no es tan significativa como la de otros ingresos, como el del pasivo financiero. Pero dicho crecimiento no se ha debido a la bajada del impuesto, sino al considerable aumento de defunciones que se han producido por mor de la pandemia (en 2019 y 2020 incluso bajan los ingresos). Puede observarse que ha sido el aumento de fincas heredadas, provocadas por el mayor número de defunciones, el motivo del incremento del ingreso del impuesto de sucesiones en 2021, teniendo en cuenta que el plazo para presentar las autoliquidaciones del impuesto es de seis meses.

Por ello, aprovecharse de las muertes de andaluces para intentar sacar provecho político lo dice todo de la catadura moral de los políticos en esta maldita partidocracia.

Y con relación al impuesto de transmisiones patrimoniales, se observa un aumento similar, en parte debido a que algunos herederos han vendido sus fincas al heredarlas (para repartirse el dinero obtenido con la venta de las fincas heredadas) o han comprado las partes del resto de herederos. Pero, por otro lado, también se debe a que los partidos gobernantes en Andalucía han bajado el tipo aplicable a las viviendas más caras, favoreciendo la compra de viviendas por los más pudientes: con efectos desde el 27 de octubre de 2021, ha pasado de tributar a una escala de tipos establecidos en función de la base liquidable (del 8% al 10%) a tributar a un único tipo general del 7%.

¿Por qué no han establecido tramos al tipo al 5 ó 6% a los que menos posibilidades tenemos de comprar viviendas, si defienden que, con la bajada del impuesto, se revitaliza el mercado e ingresan más? Simplemente, porque los partidos sólo trabajan para favorecer a los más pudientes. Al resto nos tratan como ganado empobrecido o a empobrecer.

A continuación, se publica un gráfico con la evolución de dicho impuesto de transmisiones patrimoniales:

Los mayores ingresos de la Junta no han provenido de los tributos, sino de la deuda pública

Si observan la siguiente gráfica, los mayores ingresos de la Junta de Andalucía proceden del pasivo financiero, es decir, de la mayoritaria emisión de deuda pública, depósitos y fianzas: 4.675, 9.566 y 6.249 millones de euros en los años 2019, 2020 y 2021 respectivamente. Es decir, se han salvado los presupuestos, en parte, gracias a la deuda pública. Por eso, es conveniente informarse del endeudamiento público cuando los políticos vendan a los ciudadanos los magníficos resultados presupuestarios, otra de las grandes estafas de los partidos políticos en esta maldita partidocracia. Por tanto, tengan cuidado con la ingeniería contable.

Pero no acaba aquí el asunto, porque Andalucía ha aumentado también sus ingresos gracias al incremento considerable de las transferencias recibidas del Estado, aumentando su deuda (que tendremos que pagar todos), así como de las recibidas de la UE, que ya nos las cobrarán más adelante, porque nadie regala nada, como puede comprobarse en estas gráficas. Sin duda, especialmente se ha debido a la pandemia:

Asimismo, los partidos gobernantes en Andalucía también nos han vendido que la recaudación del IVA y del IRPF autonómico ha crecido considerablemente gracias a la bajada de impuestos, de la creación de empleo y del aumento del consumo por todos los andaluces. Y no sólo es mentira, sino que tampoco explican que:

a) durante la pandemia, las Administraciones públicas han contratado miles de personas con el consiguiente aumento del ingreso por IRPF;

b) las propias Administraciones han gastado miles de millones en contratos administrativos con empresas privadas, en las que se paga de IVA habitualmente un 21%;

c) las Administraciones han concedido numerosas subvenciones para mantener el empleo (y el ingreso de IRPF) y, supuestamente, para crear nuevos puestos de trabajo (otra de las grandes estafas de los partidos).

Es decir, que la realidad no es que haya mejorado considerablemente el empleo estructural y el consumo, sino que ha sido la propia Administración la que ha provocado que se sostengan esos ingresos con el gasto público. Y digo «sostener» porque, como puede observarse en las gráficas siguientes, no sólo no han crecido los ingresos por IVA e IRPF autonómico, sino que han disminuido en 2021:

Por otro lado, como el afán recaudatorio de los partidos no tiene fin, en Andalucía han creado nuevos tributos con el único fin de recaudar más: son las nuevas tasas creadas mediante la Ley 10/2021, de 28 de diciembre, de tasas y precios públicos de la Comunidad Autónoma de Andalucía.

Por tanto, crear la ilusión en Andalucía de que todo va muy bien es falsear la realidad, es mentir descaradamente, es llamar imbéciles a los ciudadanos al pedirles el voto y aprovecharse de ellos para seguir manteniendo su modus vivendi a costa del resto. Y da igual el color del partido: con esta partidocracia nada se solucionará y seguir votando partidos no hace más que prolongar la agonía del pueblo o nación. ¡Allá el pueblo si sigue cayendo en la trampa partidocrática sin escuchar las advertencias!

Como reflexión última, es inconcebible que importantes medios de comunicación vayan bendiciendo la labor del gobierno del PP y Cs en Andalucía sin analizar siquiera datos tan relevantes como los presentados en este artículo. Considero que este es uno de los grandes males de esta partidocracia, pues sin una prensa libre y no subvencionada (incluyo la publicidad institucional), los partidos seguirán abusando de su poder sin límite alguno.

Como dijo el magistrado H. Black de la Corte Suprema de USA: «La prensa debe servir a los gobernados, no a los gobernantes… Y primordial entre las responsabilidades de una prensa libre es el deber de impedir que cualquier parte del gobierno engañe al pueblo».

En esta partidocracia, se necesita una prensa libre con urgencia.


Comparte este artículo:

2 comentarios

  1. Muy necesaria esta información, parece que pocas personas entienden (en parte porque nadie lo explica) que la ingente deuda pública que tenemos habrá que pagarla algún dia. Lo que me llama la atención son los ingresos por pasivo financiero. ¿Se refieren a lo que gana el Estado por tener deuda o a lo que gana el Estado por lo que le deben?

    • Avatar Luis Escribano

      Estoy de acuerdo con usted en ser muy necesaria esta información, porque es obvio que toda deuda, sea estatal, autonómica o local, hay que pagarla. Además, una deuda elevada condiciona la solicitud de futuros préstamos cuando sean necesarios, y nos empobrece en épocas de crisis económicas.

      Con relación a la pregunta que me realiza, el pasivo financiero (capítulo 9 de los ingresos del presupuesto público) lo conforman los ingresos obtenidos mediante:

      a) la formalización de operaciones de endeudamiento (más del 99,5% del total del pasivo financiero), documentadas en títulos valores que se ofrecen al público (subastas de bonos y obligaciones a varios años, por ejemplo), y en contratos de préstamo (bancos privados, fondos de financiación del Estado, etc.).

      b) depósitos y fianzas recibidos (menos del 0.5% del total).

      Gran parte de esa deuda nueva se utiliza para pagar las deudas pendientes (deuda para pagar deuda), y otra parte para financiar activos financieros.

      En resumen, el pasivo financiero es el dinero que ingresa la Administración de la Junta de Andalucía en sus arcas por préstamos, títulos valores (bonos, obligaciones…), depósitos y fianzas, que tendremos que ir devolviendo con intereses, sí o sí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*