blanco con bendodo efe

Rocío Blanco con Elías Bendodo, en una imagen de archivo. / EFE

Empleo, Opinión, Política

La consejera-submarino de Empleo ya está en el PP

Comparte este artículo:

No ha causado sorpresa alguna a nadie en Andalucía que la consejera-submarino, que el desaparecido partido Ciudadanos en Andalucía puso en Empleo, haya entrado de puntillas y por la puerta de atrás en la ejecutiva nacional del PP esta misma semana

Era lo que todos anunciábamos y esperábamos desde hacía mucho tiempo. Personaliza el Principio de Peter como nadie. Ha ascendido hasta su nivel máximo de incompetencia. Cuando llegó al cargo era una especie de ameba política sin contenido alguno. Por no saber, no sabía ni hablar en público. Todavía recuerdo el absurdo teatro que formó con su indescriptible jefa de gabinete –la hija del extorero Utrerita– (cesada luego porque Dios es justo en su infinita misericordia) para preparar su primera comparecencia en el Parlamento andaluz.

Una de las causas de que haya llegado tan alto y tan lejos es que a la oposición andaluza la ha tenido ausente durante toda su no-gestión de Empleo. Toda ella ha estado jugando en los campos del señor entreteniéndose en arrancarse los ojos los unos a los otros. Gracias a ello, ¿alguien recuerda realmente una sola medida de generación de empleo en Andalucía? ¿Alguien recuerda alguna medida en cuestiones de formación para parados o trabajadores? ¿Cuántos de ustedes han conocido o saben que las oficinas del SAE cerraron desde el confinamiento hasta hace muy poco y quien te atendía era el guarda de seguridad apostado, como un francotirador, tras la puerta de la oficina? Todo un alarde de desprecio absoluto a los parados andaluces. Otro crimen sin castigo.

Pardillos y pardillas

Gracias a la muerte del Susanato y con el PSOE absolutamente noqueado en la lona política andaluza desde la pérdida del poder de la Junta de Andalucía, toda la oposición, con Vox incluida, la ha estado masajeando continuamente durante la legislatura en todas sus comparecencias parlamentarias sin pedir explicaciones convincentes sobre el maltratado mercado laboral andaluz, porque el peso de los ERE era aún demasiado grande en el subconsciente andaluz como para reclamar una herencia que está todavía totalmente envenenada. No sufrió por ello desgaste político alguno. Además de ser todos y todas los de la oposición andaluza unos pardillos y pardillas en el Parlamento andaluz como el tiempo ha acabado demostrando.

Para colofón al guión planeado desde el principio, el PP le puso para pastorearla en la comisión de empleo a un casadista de Cádiz -anti Antonio Sanz- como Alfonso Candón que, por cierto, se ha librado en la campana de ser defenestrado políticamente y quedar en el paro por apostar contra Arenas en Andalucía. Pues miren, esta consejera de Empleo es un clon de nuestra ministra de Hacienda Montero. Nadie del partido pasó los filtros para que, desde un puesto a dedo en el hospital de Valme, construyera un currículum que le dio los instrumentos para llegar a ser hoy ministra. Lo mismo, lo mismo que el ascenso de nuestra consejera de Empleo desde el puesto a dedo de la Seguridad Social en Málaga, que aprovechó desde allí el trabajo de otros y otras para hacer currículo.

Ciudadanos, un partido instrumental

Cada vez va quedando más claro que Ciudadanos en Andalucía fue un partido instrumental creado expresamente para desalojar al PSOE de la Junta de Andalucía. Su giro a la derecha ha sido constante y permanente desde que llegó al Parlamento de Andalucía. Primero confundiendo al electorado con el apoyo a Susana Díaz. Luego pactando un gobierno lacayo, sumiso y sometido por completo a Moreno Bonilla con el único objetivo de desalojar al PSOE del poder. Todo calculado y todo preparado desde las oficinas de Madrid. Cuando Arrimadas quiso dar el golpe de timón en Murcia le reventaron el partido. Todos los submarinos naranjas que tenía salieron a la vez a flote.

Cuando el pesado barco de Ciudadanos ya se hundía, la nómina y la teta pública pudo más que la ideología de todos ellos. Sabedores de su fin, empezaron desde la autocaída de Rivera a romper todas las costuras del partido. Empezando por su exnúmero dos Fran Hervías, que saltó a un despacho del edificio del PP nacional de Madrid, con todos sus fontaneros, para destruir todo el trabajo hecho en Andalucía. No se olvidó, por el camino, de colocar a su mujer en la oficina del defensor del Pueblo Andaluz. La pasta es la pasta, amigos.

Quedaba cada vez más demostrado que eran un partido instrumental pero con objetivos estrictamente personales. Desde Madrid se dedicaron a tirotear y romper el partido de Juan Marín en Andalucía. Este se encontraba cada vez más solo y desesperado midiendo el tiempo, como buen relojero, que le quedaba en política.

El trasvase final, tras la debacle electoral de Cs, conllevaba cargos públicos y nóminas públicas para asesores y cargos del partido, y ese ha sido el premio final

Para terminar la obra, desde que llegaron al gobierno regional en Andalucía ya le tenían colocados a los submarinos de color naranja repartidos por toda la Junta de Andalucía, así como por todo el Parlamento de Andalucía. Los metieron a todos en el torrente sanguíneo de Ciudadanos. El trasvase final, tras la debacle electoral de Cs, conllevaba cargos públicos y nóminas públicas para asesores y cargos del partido, y ese ha sido el premio final. Un verdadero aquelarre en la huida. Lo estamos viendo día a día en el chorreo de altos cargos y asesores nombrados que se afilian al PP de Andalucía y lo vocean en sus redes sociales sin pudor alguno, tras la toma de posesión del cargo-nómina ofrecido. Y con el consiguiente cabreo de dirigentes y de la militancia del PP, que no entienden que, para esos cargos, nombren a gente que viene de Ciudadanos y que nunca han hecho nada por su partido, cuando ellos han luchado muchos años a pie de obra para que el PP llegue al poder, poniendo tiempo, mucho tiempo y, sobre todo, poniendo dinero, mucho dinero para ello.

La integración de los colocados

Por eso, desde el principio de la pasada legislatura, la consejera de empleo ya traía impuesta la hoja de ruta de San Telmo antes de salir de Málaga. Fue llegar y aplicar el principio del gatopardismo en política. Si algo funciona, no lo toques. Cambiar todo para no cambiar nada. El primer engaño de su mandato es no tocar nada de la paralela de Empleo, aquellos miles y miles que estaban mano sobre mano en Andalucía. Así que la solución que da la consejera para los marrones de Faffe o Andalucía Emprende es convertirlos en funcionarios de la Junta de Andalucía a todos y a todas ellos y ellas. Y a eso se le llama, en román paladino, la integración de los colocados. Al fin y al cabo, se quita conflictividad laboral y son miles y miles de votos al final en las urnas.

Además, desde su llegada a Empleo las redes clientelares estaban totalmente intactas en la Andalucía del cambio y era ella la que tenía la capacidad para engrasarlas y fue, desde el principio, a por todas ellas, regándolas con abundante dinero público, desde los sindicatos a los empresarios, porque esas redes eran una de las piedras angulares del sistema del cambio que tenía la clara intención de heredar y apoderarse del régimen construido en Andalucía desde 1978. Los ERE debían ser un recuerdo amargo en el subconsciente del pueblo andaluz y todo los relacionado con la judicialización de las ayudas a la formación, Caso Edu incluido. Y ahí es donde deben quedarse para siempre. Lo demás hay que enterrarlo todo. Nada puede saberse en la anestesiada sociedad andaluza. De hecho, hasta a la pareja de abogados del PP en los ERE los han convertido en altos cargos en Andalucía. Larga vida a todos los capitanes de Viriato.


Comparte este artículo:

Un comentario

  1. Avatar Lucía Ramos

    Medieval total lo que está ocurriendo en España. ¿Será la Benedetta Carlini de la Toscana… y se quedará por el nombre de
    Dios como la abadesa de Andalucía?
    Pasen y vean, esto no es drama, es real.
    Que Dios nos coja confesados antes que lo haga la S.S.S. Inquisición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*