fuerzas armadas

El Ejército ha tenido que intervenir en las costas de Ceuta.

Política

El eterno conflicto con Marruecos

Comparte este artículo:

Marruecos ha desplegado este martes antidisturbios en la frontera para frenar la entrada de migrantes a Ceuta. España ha devuelto hasta el momento a 4.000 personas a Marruecos, de un total de más de 8.000 llegados a Ceuta desde el lunes, según el Ministerio del Interior

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha asegurado que no ha sido devuelto ni un solo menor. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha trasladado este martes a Ceuta para abordar la crisis migratoria, más tarde tiene previsto viajar a Melilla. La embajadora de Marruecos en España, Karima Benyaich, ha asegurado este martes que en las relaciones entre países hay actos que tienen consecuencias, “y se tienen que asumir”, en velada referencia a la decisión de España de prestar atención médica al líder del Frente Polisario, Brahim Ghali.

Efectivos de la policía de las ciudades autónomas, Guardia Civil y del Ejército trabajan a destajo para parar esta marea humana de inmigrantes ilegales que están llegando a las costas de Ceuta, donde la situación es peor, y Melilla. «Necesitamos más efectivos para garantizar la seguridad en Ceuta«, clamaba esta mañana un soldado en declaraciones a RTVE.

El delegado del Frente Polisario en España, Abdulah Arabi, ha instado a separar las medidas de «presión» adoptadas por Marruecos en el ámbito migratorio con la acogida de Brahim Ghali, quien sigue «recuperándose» en un hospital de Logroño y que, al menos por el momento, podría abandonar el país una vez reciba el alta. «No tiene nada que ver», ha subrayado.

Ghali llegó a España en abril para recuperarse de las consecuencias derivadas de un contagio de coronavirus. El Ministerio de Asuntos Exteriores español alegó entonces que accedía al traslado por «razones humanitarias», lo que generó varios comunicados de condena por parte de Rabat, que finalmente ha endurecido el pulso permitiendo en dos días el paso de miles de migrantes a Ceuta.

«No tiene nada que ver»

«No tiene nada que ver la acogida por razones humanitarias (de Ghali) con lo que está sucediendo», ha esgrimido Arabi, en unas declaraciones a Europa Press en las que ha señalado que «se están mezclando los contextos» con el único objetivo de generar «confusión» en la opinión pública en torno a lo que, a su juicio, es «un tema bilateral».

En este sentido, ha señalado que «es una situación que no es de estos días», sino que «ha caracterizado las relaciones con Marruecos con España durante los últimos días». Según el delegado del Polisario, se trata de un paso más para un Gobierno que «solo entiende la política de la presión«.

Arabi ha afirmado que la llegada de miles de migrantes a Ceuta demuestra el valor que Marruecos da a la vida humana, «prácticamente ausente», y ha instado a España y a la UE a exigir el cumplimiento de los compromisos adquiridos y que han permitido al reino alauí recibir «ingentes cantidades» de dinero, también para temas migratorios.

Causa judicial abierta

En las últimas semanas apenas ha trascendido información oficial sobre el estado de salud de Ghali, que según Arabi sigue «recuperándose» dentro de la «complicación» con la que llegó a España. El delegado ha enfatizado que la salud del líder saharaui es «lo único que preocupa».

Así, espera que «vuelva a ejercer sus labores» una vez reciba el alta y, al ser interrogado por su posible salida de España, ha apuntado que por ahora «no hay nada que se lo impida», en la medida en que no se ha adoptado contra él ningún tipo de medida cautelar en el marco de las causas judiciales abiertas en la Audiencia Nacional.

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha citado como investigado el próximo 1 de junio a Ghali, contra quien ha admitido este martes de nuevo una querella presentada por la Asociación Saharaui para la Defensa de los Derechos Humanos (Asadedh), tras comprobar que efectivamente fue él quien entró en España con la identidad falsa de Mohamed Bembatouche.

Según consta en un oficio de la Comisaría General de Información, el líder del Polisario se negó a firmar el recibí de la citación señalando que necesitaba varios días para consultar con personas de su confianza y solicitó además que fuera entregada a un doctor argelino que le acompaña en su estancia hospitalaria. Las pesquisas policiales concluyen que es probable que, para mediados de este mes de mayo, su recuperación de las dolencias derivadas del coronavirus sea definitiva.

Ylva Johansson: «La frontera española es frontera europea»

La comisaria de Interior, la socialista sueca Ylva Johansson, ha avisado este martes a Marruecos de que su frontera con Ceuta es también «frontera con la Unión Europea» y ha instado a Rabat a cumplir con sus compromisos de control del paso de migrantes irregulares y frenar la llegada «sin precedentes» que se está registrando desde el lunes en la ciudad autónoma.

«La frontera española es frontera europea, la UE quiere construir la relación con Marruecos en base a la confianza y compromisos compartidos, la inmigración es un elemento clave a este respecto«, ha afirmado la comisaria durante una intervención en el pleno del Parlamento europeo.

Johansson ha informado además de que está en contacto con las autoridades españolas para conocer la evolución de la situación, que sigue «con mucha atención» junto al Alto Representante de Política Exterior de la UE, Josep Borrell, y el comisario de Vecindad, Olivér Várhelyi.

Gestión errática de la inmigración

El Gobierno bicéfalo de PSOE y Unidas Podemos ha tenido en la inmigración descontrolada en las Islas Canarias a su gran caballo de batalla. Centrado en la pandemia, no exigió que la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costa (Frontex) de la UE desplegara a sus efectivos en la zona, permitiendo situaciones de inseguridad en las islas y, por ende, en la Península.

Por su parte, Unidas Podemos fue a las últimas elecciones generales con un programa que señalaba: “España, con la libre determinación del pueblo saharaui. España tiene una responsabilidad histórica con el Sáhara Occidental, con sus gentes y con la solidaridad entre nuestros pueblos . Para ello, apoyaremos con acciones concretas el derecho a la libre determinación del pueblo saharaui, mediante la implementación de la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sobre recursos naturales, las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para una solución justa y pacífica mediante referéndum y los procesos de negociación en marcha”.

En este caldo de cultivo de tensión, se ha producido esta explosión de inmigrantes permitida por Mohamed VI. Aunque sea la más grave, no es la primera. Otras veces ha jugado esta carta en el pasado, pero las intervenciones diplomáticas del rey Juan Carlos I, amigo personal del monarca marroquí, siempre impidió que la sangre llegara al río.

El incidente de Perejil, en el recuerdo

Aunque no fue un conflicto inmigratorio como el que se está dando hoy en Ceuta y Melilla, el incidente de la isla de Perejil fue un conflicto armado que involucró a España y Marruecos, el primero librado en el siglo XXI por ambos países,​ desarrollado entre el 11 y el 20 de julio de 2002. El casus belli fue la ocupación militar de la isla de Perejil por una dotación de presa de la Marina Real de Marruecos. Tras un cruce de declaraciones entre ambos países, las tropas españolas desalojaron finalmente a los infantes de Marina marroquíes que habían relevado a los marinos.


Comparte este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*