salud responde aguirre

El consejero de Salud, Jesús Aguirre, y el cesado gerente de EPES José Luis Pastrana, en una visita a las instalaciones de Salud Responde junto al Hospital Neurotraumatológico de Jaén, estrenadas en marzo de este año.

Empleo, Salud

Salud Responde, el servicio de la Junta de Andalucía que «convierte a las personas en números y esclaviza a la plantilla»

Comparte este artículo:

«Las personas que atienden a la ciudadanía andaluza en estos momentos tan duros son castigadas con la pandemia de la esclavitud», pone de relieve la sección sindical de la Confederación General del Trabajo (CGT) en Salud Responde

Desde hace años, la plantilla de Salud Responde viene sufriendo una precariedad laboral que va aumentando a pasos agigantados conforme avanza la pandemia de covid-19. Gran parte de la ciudadanía andaluza hace uso de este servicio que antes estaba bien valorado y que cada vez recibe más críticas por parte de los usuarios.

El gran problema es la gestión privada de un servicio público que debe estar para atender las necesidades de la población y «no para que una empresa haga caja con el dinero de los andaluces», afirman en un comunicado los componentes de la sección sindical de la CGT en Salud Responde, que está dentro de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES) de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía.

Así, señalan que estas son las consecuencias de mercantilizar con la salud: «Una empresa privada sólo busca beneficios, dejando de lado la calidad del servicio y las necesidades de las personas que lo utilizan y, para ello, en el caso de Salud Responde se están haciendo contratos temporales de 15 días, con lo cual estas personas no llegan a especializarse en el servicio porque no les da tiempo. Se les está dando una formación on line de unas horas cuando antes, para entrar en Salud Responde, tenían que pasar varias entrevistas, pruebas y un curso de formación de tres meses, aún con menos carteras de servicio que ahora. Esto se traduce en formación cero y calidad del servicio cero».

Ilunion «acosa» a los trabajadores

Para que el servicio le sea rentable a Ilunion, en este caso, tienen que atender muchas llamadas con el menor número de personas posibles. «Para ello, acosan a los trabajadores con los tiempos de llamada. Si una persona atiende correctamente una llamada y eleva sus tiempos de llamada, lo sancionan con un refuerzo negativo. Esto se traduce en estrés para la persona que está trabajando y un mal servicio para la persona que llama», denuncian desde la CGT. Ilunion «convierte a las personas en números y esclaviza a la plantilla» y eso lo está permitiendo la Junta.

En cuanto a la precariedad que sufren las plantillas, se pueden destacar varios puntos como: la eliminación del plan de incentivos; la falta de formación; no se están pagando los gastos de teletrabajo; no facilitan las nóminas en papel; las sillas del centro de trabajo se encuentran en malas condiciones, habiendo solicitado la reparación en varias ocasiones el comité de salud; han vuelto a poner turnos cortos que se quitaron como medida covid; cuadrantes de parte de la plantilla sin publicar incumpliendo acuerdos firmados; negación de días de vacaciones y compensatorios y una larga lista que sólo hace que «las plantillas sufran niveles de estrés muy altos y, por lo tanto, no puedan ejercer su trabajo con normalidad».

Los sindicatos, ninguneados

Otro aspecto importante a tener en cuenta es la eliminación de actividad sindical en la sede central, ubicada en Jaén. Antes, las secciones sindicales tenían salas donde trabajar y atender a las personas que trabajan allí. Ahora no tienen salas y, por lo tanto, la actividad sindical no puede realizarse con normalidad, algo que es un perjuicio tanto para las secciones sindicales como para las personas que trabajan en el centro.

La CGT denuncia que no se puede mercantilizar con la salud y con la vida de las personas. Cualquier persona que llame a Salud Responde merece ser atendido con profesionalidad y respeto y no mirando un cronómetro para ver cuánto se tarda en atender a esa persona que, para Ilunion, «son sólo números». Las personas que trabajan en Salud Responde quieren atender a la ciudadanía con esa profesionalidad que merecen, pero en estas condiciones les es imposible. «Salud Responde lo compone un equipo de grandes profesionales que se encuentran detrás del teléfono y que no merecen ser maltratados por una empresa comisionista que les está robando sus derechos laborales a base de látigo», remarca la organización sindical.


Comparte este artículo:

2 comentarios

  1. Avatar Lola Martínez

    Bueno,la atención no sólo ha empeorado para los usuarios,los equipos de urgencias extrahospitalarias también tenemos muchas quejas,no filtran nada,no hay información a la atención,no conocen los recursos de la zonas,ni siquiera las zonas. Antes nos facilitaban el trabajo,ahora nos lo complica

    • Avatar Natalia

      Y pq no trasladan esas quejas a sus superiores? Pq la culpa no es de los que les pasan los avisos, lo es de los hostigadores que tienen por jefes que aprueban la nula formación y la nula profesionalidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*