Opinión, Política

Pablo Iglesias y Pedro Sánchez han sido derrotados en Galicia y País Vasco

Comparte este artículo:

Las elecciones autonómicas en Galicia y el País Vasco han representado una seria derrota para el PSOE y Podemos, consecuencia del rechazo creciente al gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. La derrota de Podemos ha sido especialmente dura porque, en el País Vasco, pierde la mitad de sus apoyos y en Galicia ha desaparecido del mapa político

El PP incrementó su poder en Galicia y logró que Feijóo fuera reelegido con una mayoría absoluta todavía más sólida que la que tenía, mientras que en Euskadi la victoria fue para el PNV, que también se mantendrá en el gobierno, probablemente acompañado de nuevo por el socialismo vasco.

Quienes han crecido han sido los nacionalistas e independentistas, convertidos en la segunda fuerza, tanto en el País Vasco (Bildu) como en Galicia (BNG).

El mal gobierno termina siempre por pagarse en las urnas y eso se vio claro en la jornada electoral de ayer, donde Galicia y el País Vasco elegían sus gobiernos regionales. El rechazo a Pedro Sánchez y Pablo Iglesias toma cuerpo por fin en la sociedad española, donde la política del gobierno socialista-comunista está siendo cada día más cuestionada.

Las grandes novedades en las elecciones gallegas y vascas han sido la victoria de los que gobernaban (PP y PNV), que refuerzan su poder en Galicia y el País Vasco, respectivamente; el potente incremento de votos nacionalistas e independentistas, con subidas notables del BNG, en Galicia, y de BILDU en el País Vasco; la inmensa derrota de Podemos, que pierde la mitad de sus apoyos en Euskadi y desaparece del Parlamento en Galicia, el estancamiento, que sabe a derrota, del socialismo en ambos territorios, sin que haya podido recoger los muchos votos perdidos por Podemos; y la debilidad de VOX, que sólo ha conseguido un escaño en Euskadi, por Vitoria, perdiendo ya el empuje ilusionante que tenía en el pasado reciente.

Pero quizás el fenómeno más destacable en estas elecciones ha sido el auge del nacionalismo, sobre todo en el País Vasco, donde supera los dos tercios del Parlamento, obra también y responsabilidad del pésimo gobierno de Pedro Sánchez, que está dando alas a los nacionalistas en toda España, un hecho que también dará la cara en Cataluña, Valencia, Navarra y Baleares, cuando se abran allí las urnas.

Debacle del PP en el País Vasco

El resultado ha sido agridulce para el PP, porque su gran victoria gallega ha quedado mermada con la derrota en el País Vasco, donde, a pesar de ir unido a Ciudadanos, ha perdido escaños y se queda con sólo 5, una presencia insignificante.

Pablo Casado cosecha un resultado amargo porque el triunfo gallego es personal de Feijóo y el fracaso en Euskadi le debilita. A partir de ahora, la sombra de Feijóo se hará más larga y molesta para la dirección nacional del PP, que tendrá que distanciarse, con todas sus consecuencias, si quiere sobrevivir y dar batalla, del pragmatismo desideologizado de Feijóo, heredero de la pasividad colaboracionista con la izquierda del nefasto Rajoy.

Sánchez, Casado, Arrimadas y sobre todo Pablo Iglesias se debilitan tras las elecciones de ayer y la tendencia a retornar al bipartidismo se acentúa, mientras que el impulso de VOX, que era salvaje y fresco en el pasado, se ralentiza, una vez que los españoles han descubierto que VOX no era un vendaval sino sólo un nuevo partido político. Abascal y su equipo tendrán que analizar su política y deberán recuperar la fuerza y capacidad de generar ilusión que el partido está perdiendo.

La derrota es especialmente preocupante para Podemos y para el liderazgo de Pablo Iglesias, cuya imagen es cada día más la de un vicepresidente abandonado por sus votantes, sin otro poder que el que le ha regalado su socio Pedro Sánchez, que esperaba heredar los votos perdido por Podemos, pero que no ha logrado atraer a ninguno.

España es también la gran derrotada porque el nacionalismo, el independentismo y el odio antiespañol crecen en las dos autonomías y los partidos que representan esa tendencia, BNG y Bildu, crecen espectacularmente, lo que significa que el peligro de ruptura de España ha aumentado, otro daño que añadir a los muchos que ya acumula el actual gobierno socialista-comunista.


Comparte este artículo:

Un comentario

  1. Avatar Angeles Suárez Pozo

    Puede ser que sean los gallegos los que han sido derrotados.

    Las derrotas hay que saberlas valorar con la experiencia y con el tiempo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*