Lola Romero

La portavoz del PP en el Ayuntamiento de Bormujos, Lola Romero, cuyo marido está denunciado por la policía.

Sucesos

El marido de Lola Romero, portavoz del PP en el Ayuntamiento de Bormujos, denunciado por perturbar presuntamente la seguridad ciudadana

Comparte este artículo:

Según la denuncia policial, J. S. M. llamó «chapuceros y payasos» a los integrantes de la Caravana Arcoiris de la Solidaridad, que recogía alimentos por las casas para repartirlos entre las familias pobres del pueblo durante el confinamiento

«Payasos, que sois unos payasos, con más de 22.000 muertos que hay en España…». Con este insulto recibió el individuo que responde a las siglas J. S. M., marido de la portavoz popular en el Ayuntamiento de Bormujos (Sevilla), Lola Romero, a la Caravana Arcoiris de la Solidaridad el pasado 18 de abril a las 18:15 horas. Seguramente no midió las consecuencias de ese ataque de ira.

Esta iniciativa, compuesta por coches, camiones y tractores que recorrían las calles del municipio con música e instrucciones por altavoz con la participación de más de 50 personas (incluida la Policía Local en funciones de coordinación y seguridad), fue crucial durante las peores semanas de la pandemia para recoger alimentos de primera necesidad, que fueron entregados a las familias más pobres del pueblo a través de Cáritas Diocesana.

Asimismo, J. S. M. está denunciado como presunto autor de infracciones administrativas consistente en «la falta de respeto y consideración cuyo destinatario sea un miembro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en el ejercicio de sus funciones de protección de la seguridad, cuando estas conductas no sean constitutivas de infracción penal (art. 37.4 de la L.O. 4/2015), así como la perturbación de la seguridad ciudadana en actos públicos (art. 36.1 de la misma norma)», según el parte de intervención policial. Por la primera infracción podría ser sancionado con entre 100 y 600 euros, mientras que por la segunda tendría que pagar entre 601 y 30.000 euros.

Un fragmento de la denuncia policial contra J. S. M.

Según ese documento oficial al que ha tenido acceso EL LIBRE, «se tiene conocimiento de que, al paso de la caravana por el lugar donde se encontraba la persona implicada, ésta se dirigió a ellos vociferando, llamándolos “chapuceros y payasos” con actitud desafiante«.

Posteriormente, el agente se entrevistó con el implicado, manifestándole el mismo que, en ningún momento, se dirigió a los policías actuantes, que «se encontraba muy alterado al estar muy sensibilizado con la situación de fallecidos en España y que, al escuchar música de los payasos del circo en la citada caravana, se alteró aún más», según narra el policía en la denuncia.

Este varapalo policial llega en el marco de un ambiente muy tenso en la corporación municipal de Bormujos con el alcalde socialista Francisco Molina a la cabeza.

La reprobación al alcalde, tumbada

En un comunicado, la portavoz del PP en el Ayuntamiento de Bormujos, Lola Romero, se hizo eco de una información publicada en los medios en la que se hace referencia a que unas instalaciones de la Policía Local podrían tener un «enganche ilegal al alumbrado público de una nave municipal», lo que Romero considera que se une al «vodevil de irregularidades e incumplimientos de la ley de este alcalde«.

«Es una vergüenza que, en solo dos meses, el alcalde haya destacado por el escándalo de las dietas, la celebración de una paella en pleno estado de alarma, por saltarse un semáforo en rojo y ahora por ser responsable del enganche ilegal de luz de una de las naves municipales que utiliza la Policía Local para sus vehículos», afirma Romero.

En el pleno extraordinario de hoy, la reprobación al alcalde propuesta por el grupo popular no ha salido adelante (12 No, 8 Sí y 1 abstención) y Francisco Molina ha dicho que todas las acusaciones que ha realizado el PP de Bormujos «son absolutamente falsas«.

«El dinero de las comidas que hicimos durante la pandemia salió de nuestros bolsillos. Y yo no cometí ninguna infracción, solo obedecí la indicación de un agente de tráfico«, sentenció Molina.



Comparte este artículo:

Un comentario

  1. Avatar Angeles Suarez Pozo

    Yo creo que a los alcaldes de los ayuntamiento no los tendría que elegir el pueblo, dado que el pueblo elige a estos representantes porque lo conocen, simplemente por tomar cervezas o porque caída bien, eso es lo que pasa, luego esta gente no valen para nada, pero para nada, nada, nada.

    recuerdo que en las últimas elecciones entre en un partido político donde estaba una amiga mía, el partido era de 3 personas, después se sumaron algunos más, y lo que decía uno, tenía que estar entre los primeros de la lista porque era muy conocido en el pueblo, o sea que el que no tuviese mucho trato pues no se le eligiria.

    Y qué es lo que pasa?

    Pues catástrofes, no saben gobernar, que no tienen ni la más p*** idea, y que lo único que hace que es toman los ayuntamientos como si fuese un chiringuito, dónde hacen lo que le dan la gana, y para que vamos a contar,porque luego no tiene nadie que le llame la atención, cualquier trabajador que está en su puesto puede ser amonestado o sancionado si yo cumple bien con su trabajo, pero a ver quién puñetas le exige cuentas a un alcalde o a un concejal.

    Y otra cosa que quería decir,los concejales estos, que por lo visto son la oposición ¿que es lo que hacen?

    Es que yo no lo entiendo, a la gente que se le paga para que no haga nada y que además de eso se divierta con nuestro dinero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*