bayona

Juan Antonio Bayona, el domingo en el Teatro Lope de Vega.

Cultura

Juan Antonio Bayona llevará al cine ‘A sangre y fuego’, uno de los grandes libros de Chaves Nogales

Comparte este artículo:

El director de ‘Jurassic World: el reino caído’ está desarrollando un nuevo proyecto basado en ‘A sangre y fuego: héroes, bestias y mártires de España’, uno de los grandes libros del periodista y escritor sevillano Manuel Chaves Nogales y considerado por numerosos especialistas como lo mejor que se ha escrito en nuestro país sobre los trágicos días de la Guerra Civil española. El cineasta ha realizado este anuncio en el marco del Festival de Sevilla, donde participó el pasado domingo en una nueva sesión del ciclo ‘Voces Esenciales’, que se desarrolló en el Teatro Lope de Vega

Bayona añadió que, en este momento, está trabajando con Agustín Díaz Yanes en el guión que adaptará el libro de Chaves Nogales. Se trata -ha confesado el responsable de títulos como El orfanato (2007), Lo imposible (2012) o Un monstruo viene a verme– de un proyecto en el que lleva «varios años trabajando» y de especial significado sentimental para él, pues su padre, originario de la localidad de Osuna, es sevillano, al igual que lo fue el gran periodista y escritor fallecido en el exilio en Londres en 1946. 

Asimismo, Bayona explicó que descubrió A sangre y fuego hace años y le interesó especialmente «la visión humanista» que Chaves Nogales plasmó en los relatos que componen el libro, cada uno de ellos, como especificó en su día el propio Chaves, «extraído fielmente de un hecho verídico». Convertido hoy en un auténtico clásico de la literatura española del siglo XX tras varias décadas de olvido, el libro fue escrito en Madrid –donde el autor ejercía en aquellos días de director del periódico Ahora– entre los años 1936 y 1937 y se fue publicando en sucesivas entregas en distintas revistas internacionales.

El cineasta barcelonés desveló también que lleva ya algún tiempo en contacto con la familia del escritor y que llegó a conocer personalmente a su hija Pilar, fallecida en 2021 a los 101 años, a través de la cual pudo tener acceso a testimonios de gran valor sobre la figura y la obra del autor.

Juan Antonio Bayona © Lolo Vasco
Bayona, en el encuentro del pasado domingo. / LOLO VASCO

Antes de realizar este anuncio, en conversación con el periodista Gerardo Sánchez, director del programa de La 2 Días de Cine y con Charo Ramos, periodista y coordinadora del ciclo, Bayona compartió con los espectadores que abarrotaban el Lope de Vega algunas de sus experiencias como director y cinéfilo: «Cuando era muy pequeño, se hacían ciclos de televisión, sobre Hitchcock, Truffaut, Kurosawa o Spielberg… Y yo los disfrutaba por igual, eran películas de autor y eran películas accesibles. Cada semana descubrías cosas y la figura del director de cine estaba muy presente en mi cabeza desde muy pequeño, aunque, a decir verdad, yo sobre todo quería ser Superman. Me pasaba el día tirándome al sofá con una toalla como si fuera una capa». 

«Mi madre es de Jaén y mi padre de Osuna, ambos emigrantes en Cataluña, en la periferia de Barcelona», recordó el director. «Mi padre era pintor pero no pudo estudiar, no tuvo esos recursos y, al final, acabó pintando casas, pero siempre tuvo esa veta artística, en casa pintaba siempre y también era muy cinéfilo. De esa experiencia me acordé mucho al hacer Un monstruo viene a verme«, evocó. «Empecé a comprender que me interesaba mucho menos la realidad que el cine y, en torno a él, yo articulé mi realidad, encontré un refugio. Yo no recuerdo un momento en que decidiera ser director de cine: siempre estuvo ahí, era una vocación total«, afirmó.

Bayona firmó sus primeros trabajos en el mundo del videoclip con trabajos para Camela u OBK, siempre muy presente porque su hermano era el presidente del Club de Fans de Depeche Mode en España. «Fue una escuela para mí. Siempre me han fascinado Spielberg y Polanski, directores que prácticamente abordan un género distinto en cada película que hacen. Así que yo, en los videoclips, vi una oportunidad de hacer mis propias peliculitas«.

El director, que ha conquistado un lugar propio en el cine europeo y en el de Hollywood, entre la realidad y la fantasía, ha defendido la importancia de la «intuición, de esa especie de sabiduría no articulada» a la hora de hacer cine. «La historia que cuento en Lo imposible me emocionaba mucho en un punto en concreto y hacer la película fue para mí una manera de intentar averiguar por qué sentía esa emoción tan grande. Estoy convencido de que, cuando conectas con lo más profundo de ti, con algo que sientes de verdad, conectas también con el público», asegura.

En sus proyectos, de enorme relevancia internacional, Bayona conjuga el virtuosismo narrativo con la emoción y, aunque hoy sea una estrella internacional que trabaja en Hollywood, al principio tuvo que lidiar con las dudas ante la responsabilidad de proyectos y presupuestos gigantescos. «Lo imposible fue muy duro en ese aspecto: todos los días sentía que tenía que demostrar que podía hacerlo», pone de relieve. 

El estatus de Bayona es curioso, en sus propias palabras: «En España estoy considerado como un director comercial y, en América, soy un autor europeo«, un hecho que subraya el carácter subjetivo del arte.

«Para mí, el cine es indisociable de la noción de asombro», aseveró el director. «La fantasía no se trata de efectos especiales, sino de algo dentro, algo muy arraigado. Muchas veces un monstruo e incluso un tsunami, en una película, son sólo mcguffins. A mí lo que me interesa del cine son las historias extraordinarias para gente corriente. De hecho, convertir la realidad en algo extraordinario forma parte inherente de la narrativa», remarcó.

Tras su incursión como coproductor y director de dos capítulos de la serie El señor de los anillos: Los anillos del poder (2022), basada en la obra de J. R. R. Tolkien y estrenada mundialmente por Amazon Prime, Bayona se encuentra ahora rodando el largometraje La sociedad de la nieve, basado en el libro homónimo de Pablo Vierci. El filme, rodado en español, narra la historia del vuelo Uruguayan Air Force 571, en el que viajaba un equipo de rugby que, en 1972, se estrelló en un glaciar de los Andes.

La conexión con Chaplin

Desde que le dio un papel en El orfanato, Bayona no puede prescindir en sus películas de Geraldine Chaplin, la hija del maestro de maestros que, a sus 78 años, sigue en forma y en activo: «Cada vez que hago una película, me invento un papel para Geraldine, porque me encanta charlar con ella. Por sus ojos ha pasado todo el siglo XX». La Chaplin lleva nada más y nada menos que seis décadas haciendo películas, muchas de ellas en España con la Ana de Cría cuervos (Carlos Saura, 1975) como uno de sus papeles más recordados.

En un mundo cada vez más globalizado, el cineasta tiene claro que «mi lenguaje, mi nación y mi patria es el cine», realizando una advertencia sobre una realidad preocupante: «Hay que cuidar las salas de cine, porque, cuando nos queramos dar cuenta, nos quedaremos solo con salas pequeñas».

Sobre la sobreproducción que existe hoy día con la proliferación de plataformas de streaming, Bayona acaba haciendo una reflexión: «La globalización implica una fórmula. Entonces, en una época con tanta producción, las de calidad se defienden por sí mismas».

Haciendo un juego de palabras con los títulos de los filmes dirigidos por el cineasta catalán en una sola frase, Bayona dejó el orfanato del anonimato para crear un monstruo cinematográfico que viene a vernos para mostrarnos lo imposible en el séptimo arte y demostrar que el cine en pantalla grande no es ningún reino caído.


Comparte este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*