maverick

Tom Cruise, en una escena de 'Top Gun: Maverick'.

Cultura, Tribunales

El éxito de ‘Top Gun: Maverick’, ensombrecido por una demanda judicial

Comparte este artículo:

Tras un despegue largo y accidentado por cosas de la pandemia, el vuelo de Top Gun: Maverick está siendo triunfal. Hasta el punto de que la secuela de Top Gun queda ya como el filme protagonizado por Tom Cruise que más ha recaudado en EE UU.

Así las cosas, el viejo refrán de Hollywood que sentencia «a cada taquillazo, una demanda por copyright» no ha tardado en cumplirse. Pero, en esta ocasión, la demanda de marras está más fundamentada de lo corriente en estas situaciones.

Deadline informa de que los herederos de Ehud Yonay, el periodista cuyo trabajo inspiró la Top Gun de 1986, han demandado a Paramount por daños y perjuicios, exigiendo incluso la retirada del filme de los cines.

El artículo de Ehud Yonay, publicado en 1983, se titulaba Top Guns y versaba sobre la formación de pilotos de élite en la base aérea de los Marines en Miramar (San Diego). Paramount adquirió los derechos de esta pieza para su película, firmando un contrato que expiró en enero de 2020.

Shosh Yuval Yonai, la viuda y el hijo del periodista, son los actuales propietarios de los derechos del artículo. Y, según afirman, el estudio ha caído en la ilegalidad al no negociar con ellos una renovación de la licencia.

«Las reclamaciones no tienen sentido»

El texto de la demanda es de esos que requerirían de un traductor especialista en derecho civil, pero las condiciones de los Yonai son claras: el estudio está obligado a pagarles lo que, a su juicio, les debe, y a retirar Top Gun: Maverick de la circulación.

Sin embargo, Paramount no piensa dar su brazo a torcer. «Las reclamaciones no tienen sentido y nos defenderemos vigorosamente», afirma un portavoz de la productora.

Paramount argumenta que, si bien Top Gun: Maverick se ha estrenado en la primavera de 2022, la película ya estaba «lo bastante completa» cuando expiró el contrato original. Los abogados de los Yonay (entre ellos, Marc Toberoff, que ha litigado con Warner Disney a cuenta de los derechos de Jack Kirby y otros autores de cómic) no aceptan este argumento.

De esta manera, la cinta está envuelta ahora mismo en una batalla legal comparable a sus combates aéreos en la ficción. O eso o acaba en uno de esos acuerdos extrajudiciales cuyos términos no se revelan, pero que incluyen pagos copiosísimos para cerrarles la boca a los demandantes. Como suele decirse, todo está en manos de la ley.


Comparte este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*