Una joven se tapa la nariz por el hedor que hay en el ambiente.

Opinión, Política

‘Stink’: el inglés en la política

Comparte este artículo:

Hola, muy buenas estimados lectores. Hoy quiero darles la bienvenida a una breve y singular clase de inglés. Durante la lección de hoy abordaremos el término stink, nos familiarizaremos con su significado y veremos algunos ejemplos de uso para que nos hagamos una idea de cómo podemos aplicarlo a nuestras conversaciones cotidianas

Stink: hedor. Dícese de aquello que apesta, que huele mal o emite un tufo hediondo, desagradable o incluso insoportable al olfato humano. Su uso coloquial tiene un valor similar a la locución en castellano “oler mal”, aplicada a asuntos de la más variada índole (cultural, intelectual o incluso política).

Teniendo en cuenta esta breve definición del término de nuestra lección de hoy, pasaremos a continuación a ver algunos ejemplos de cómo usarlo de manera adecuada.

Así, si por ejemplo nos encontrásemos ante unas elecciones en las que el 48% de la población decide no acudir a votar, o lo que es lo mismo, el 48% de la población siente que no les merece la pena el esfuerzo o no tienen a nadie que les represente, entonces podríamos decir en español que el sistema electoral y político en ese territorio apesta, lo que, aplicando el término de la lección de hoy, sería en inglés algo así como the political system stinks.

O, si siguiendo con el ejemplo anterior, vamos un poco más lejos y nos encontramos que, ante estas cifras de abstención, tras consultar varios medios de información con sus analistas y comentarios políticos, vemos que no hay ni rastro del menor apunte sobre dicha cifra de abstención, de forma que para ellos una abstención del 48% no parece tener importancia, y que no es ni va a ser motivo para cuestionarse nada, en ese caso podríamos decir que algo en los medios de información del sistema huele fatal, lo que en inglés podríamos expresar diciendo “The system’s media stinks”.

‘The system stinks’

Pero, si nos deparásemos ante una situación en la que la falta de opciones políticas y la gestión tendenciosa y global de la información obedeciesen a una estrategia conjunta para mantener un sistema de distribuye y protege los privilegios de unos pocos (entre los que se encuentran los propios dirigentes de los medios) frente a la mayoría, sin que nada de esto despertase el malestar general de la población, en ese caso podríamos expresarlo de una forma más simple en un sucinto “The system stinks”.

Muy bien estimadas amigas y amigos, hasta aquí la lección de hoy. Estoy seguro de que esta breve aproximación les podrá ser de utilidad. Saludos cordiales y hasta la próxima entrega.


Comparte este artículo:

One Comment

  1. Avatar Ricardo

    Muchas gracias Sr. Mendoza. Muy bien explicado. Al menos podremos ilustrar a nuestros English friends.. Slds..

Comenta la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*