sin coleta dani gago

Pablo Iglesias, sin coleta leyendo un libro. / DANI GAGO

Opinión, Política

España fue una coleta, un moño y, ahora, una caja de caudales rapada a toda mecha

Comparte este artículo:

Pablo Iglesias se ha rapado, posa con libro y sin libro, camisa blanca y peinado a lo Cayetano. (Oiga, Medrano, ¿usted sabe qué hace un piojo en la cabeza de un calvo? Sí, señora, desintoxicándose). Vamos sabiendo cosas, la tela que tiene previsto poner papá Roures sobre la mesa, entre un millón y millón y medio por la serie contra el rey, pasta larga para quien ya ve volver a la universidad como paupérrimo, eso de 1.000 o 2.000 euros mensuales es una mierda. Un kilo o kilo y medio, no menos. (Oiga, Medrano, me han diagnosticado alopecia. Qué ‘calvario’, hombre, lo siento. No tiene ni puta gracia, aviso)

Se filtran vídeos de dinero B, vídeos de amor a su ninfa Lilith Vestrynge sobre viajes y otros piropos, vídeos/audios donde cada vez está más clara la perdición del héroe: el lucro personal. Podemos soluble, Podemos en disolución, siete o diez años del invento y no queda nadie de la foto original, todos defenestrados o en fuga. (¿Qué le dice un calvo a otro, Medrano? Hace tiempo que no se te ve el pelo. Qué cachondo eres cuando escribes y no bebes). Galapagar es el paraíso del jarabe democrático, abunda la bronca junto a los cubos de basura, molesta más que los niños y los perros, por lo que San Agustín de Guadalix, vecino de Penélope Cruz y los Bardem, es un plan genial para lo de papá Roures. Seguridad privada, suelo privado y entre 700.000 y 1.200.000 euros el chabolo. Bien. Le viene al pelo.

Haciendo trabajo de reportero, por la urba, en esa osadía de preguntar por un bar, ocurrió una cosa muy graciosa. Un jorobado frente a un calvo reñían. Me explicaron el asunto, el diálogo fue breve entre ambos. El calvo al jorobado: “¿Qué llevas en la mochila, cabrón?”. El jorobado al calvo: “¡Tu peine, hijo de puta!”. La urba, así vista, no es para tanto, hiede a barriada, hay gente de pasta, sí, pero popular, todo son leyendas de la casta.

España fue coleta en las acampadas de Sol

España fue coleta en las acampadas de Sol, moño por los pasillos alfombrados de Los Leones, ahora una hucha donde corre mucha prisa meter y no sacar. Lo que sea menos volver a los pasillos de la uni, donde había tanto profe de Somosaguas, mucho niño litri y el vallecano torrencial, por supuesto, que venía a comerse el mundo y La Sexta, solo con una camisa blanca arrugada y la corbata negra de algún abuelo. La indignación fue el carburante, tomar los cielos sin pedirlos, al asalto. Vistalegre 1, 2, 3 y… ¡Bingo! Las cuentas del banco superaron el millón de pavos, que no es fácil. Ramón Espinar lo contaba en La Razón, antes y ahora. Antes: “No era una herramienta para refundar la izquierda sino para refundar España”. Ahora: “Ocupa el espacio tradicional de Izquierda Unida”. Lo vital era no raparse.

El tejado cayó y no había cimientos ni para mantener muros ni paredes ni ventanas. Partido, en segunda instancia, personalista. El partido era, fue, es y no es: una coleta

Política broma, política inexperta, caras nuevas, casi cinco millones de votos gracias a las televisiones. Sociedad estamental, sí, anquilosada, pero sobre todo la estafa de las carreras, de la titulitis, de la meritocracia, de los 1.000 másteres, donde el fin era un mostrador de Telepizza. Ninguna implantación territorial. Era Madrid y, a ciegas, con un palo, provincias. La vieja regla explica cómo cuando cae Madrid los partidos se sustentan en la base, por los pueblos. El tejado cayó y no había cimientos ni para mantener muros ni paredes ni ventanas. Partido, en segunda instancia, personalista. El partido era, fue, es y no es: una coleta.

El más listo fue Errejón que, sin una guedeja, siempre al rape, pronto entendió como cabal montar un chiringuito propio, para no hablar/pensar al dictado. Purga del pablismo. El divorcio Iñigo/Pablo, con la espantada de Alegre, fue el fin de la barra libre. Lloremos, no Podemos. Lo que no era casta fue tal gracias al chalé de los 100 kilos. Lo que era estructura asamblearia, fue vertical gracias a la coleta. Volvamos al gurú Espinar en La Razón de Marhuenda, quien ya no me escribe WhatsApp con sus perritos al cuello ni sus cocacolas de hielo picadito: “Podemos es un cementerio. Está roto en pedazos. Todas las facciones han sido expulsadas, lo cual ha quitado pluralismo al proyecto”.

La renovación fue el suicidio en directo, con morritos, del líder. La coña es empezar a pedir cervezas y no parar. El pueblo se separa del espejismo e inventa nuevas palabras: “¡Vendeobreros!”. Desmantelar las bases es difícil, porque hay otra riqueza ahí, la de las sobras, arte y desastre de la carroña, el despiezado, la venta por partes. “Fraude, gesticulación, impostura y gimoteos”, dice Boadella. Difícil explicar a otros qué era eso de la casta sin la casta, con chalet y niñera a 3.000 euros. “Lo personal es político”, dijo la Beauvoir, con el coño frío de tanto escribir en la calle o sin estufa. Emociones, no ideas, cojonudo. Pero difícil tapar ojos y oídos. Otra emoción será ahora la comunicación, siempre manipulación, porque en lo otro casi no hay parné suelto.

La nueva política fue una ironía

El pueblo lo ponía por los muros: “Coletas de rata”. En Cuba también insultan a los comunistas desde abajo: “¡Ñangaretas!” (denunció Zoé Valdés). Algo de coherencia queda en las sobras completas: sigue el intento de desarticular el régimen del 78, la arquitectura institucional y política, caído el rey no quedará nada. Lo sabe a la perfección, pero lo tiene muy jodido. La política de la crispación fue un portazo y todos le dieron las gracias por irse. Cierre al salir. La nueva política (no derecha/izquierda sino arriba/abajo) fue una ironía. Solo (a un kilo o kilo y medio por serie) se puede estar arriba. (¿Cuál es el colmo de un calvo, Medrano? Que sus ideas seas descabelladas, querido amigo. ¡Qué grande eres, truhán!).                   


Comparte este artículo:

Un comentario

  1. Avatar Alguien

    Qué mal escribes. Háztelo ver porque no cuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*