precio gasolina

El precio de la gasolina sigue alto.

Opinión, Política

El gobierno sanchista de las mentiras y engaños se está derrumbando

Comparte este artículo:

La última gran estafa del sanchismo se ha perpetrado hoy mismo, cuando los ciudadanos se han acercado a las gasolineras para llenar sus depósitos y han comprobado que el descuento de 20 céntimos ordenado por el gobierno apenas se nota en el precio del combustible, que previamente ha sido elevado artificialmente en miles de surtidores, sin que el gobierno haya hecho nada por impedirlo

Muchas gasolineras han subido los precios, invalidando parcialmente el descuento de 20 céntimos decretado por el gobierno para aliviar el precio de los combustibles. Se trata de otro de los muchos engaños del sanchismo a su pueblo, hastiado ya de mentiras y manipulaciones. Al final, el descenso gubernamental apenas lo notarán los consumidores porque el gobierno se ha negado en redondo a bajar impuestos, que habría sido la única medida eficaz.

Las mentiras, que han sido la base y el sostén del gobierno de Pedro Sánchez, ya no cuelan y la confabulación de corruptos y falsos progresistas que sostenían el sanchismo pierde eficacia y se derrumba. Ni siquiera la enorme cantidad de medios progres y perros del poder subvencionados y comprados son ya capaces de salvar la imagen de un gobierno ineficaz, falso, desprestigiado en todo el mundo y brutalmente dañino para España, su economía, su convivencia y su futuro como nación.

El sanchismo, al perder eficacia en sus columnas vertebrales, que han sido el engaño, la falsa propaganda la ocultación de la verdad y el atentado permanente contra las libertades y derechos ciudadanos. se muere, no sin dejar como herencia una España maltrecha, poco fiable en el mundo, debilitada y cercana a la quiebra, tanto de dinero como de valores y fuerza moral.

¿Los últimos días del sanchismo?

Algunos, quizás con demasiado optimismo, dicen que estamos viviendo los últimos días del sanchismo. Lo dicen porque muchos colectivos, como los camioneros, agricultores, ganaderos y otros, entre ellos los demócratas y ciudadanos decentes, ya no aguantan más y han decidido lanzarse a la calle para acabar con el maltrato y la ruina que trae el sanchismo a España. Otros dicen que el final se acerca porque la situación de España es desesperada y se encuentra muy cerca de la quiebra. Hay quien cree estar viviendo el fin porque al país le faltan casi todas las vigas maestras: ilusiones, esperanzas, alegría, fuerza, cohesión, orgullo, valor, honor, etcétera.

No sabemos si este será el final o no del maldito sanchismo, pero sí sabemos que estamos en su agonía, porque un país no puede vivir tanto tiempo en la ignominia, el error continuo y la corrupción más intensa y galopante en los últimos dos siglos.

Otro dato de gran significado que refleja el fin de los miserables es que el pueblo apoya con fervor a los huelguistas y a los que se lanzan contra el oprobio que representa el gobierno. Los ciudadanos aplauden por las calles a los camioneros en huelga, a pesar de las molestias y carencias que esa huelga trae consigo. Y lo mismo ocurre con los líderes de las protestas y críticas, a los que empieza a considerar héroes, como ocurrió en la Rusia soviética, en vísperas de su caída, cuando ser disidente era el máximo honor y gloria para un ciudadano decente.

Los españoles empiezan a aprender que la corrupción no es sólo robar dinero público

Hechos como que el Ministerio de Trabajo de la ministra comunista Yolanda Díaz gaste la friolera de 824.395 de euros en alimentación y bebidas, destacando partidas como 4.000 botellas de vino de Rioja, 200 Kg de langostinos, 4.800 latas de cerveza con alcohol, 1.490 Kg de merluza o 120 Kg de gambas, se convierten en escándalos insoportables para un pueblo al que el maldito gobierno ha empujado hasta la pobreza y la escasez, donde millones de personas pasan frío y hambre, dentro de la próspera Europa, sólo porque está gobernada por una pandilla de crueles y corrupto ineptos.

Los españoles empiezan a aprender que la corrupción no es sólo robar dinero público y que repartir las subvenciones entre los amigos, tener casi medio millón de políticos, tener el gobierno más caro de Europa, endeudarse sin ahorrar, despilfarrar, beneficiar a los amigos y asfixiar a los adversarios, mentir a diario, traficar con los contratos públicos y otros muchos suciedades y canalladas del poder son tipos de corrupción más graves que el robo de las arcas públicas.

La fotografía de un fracaso

El sanchismo ha acabado con el escaso prestigio y respeto que disfrutaba la clase política en España, ha destrozado la imagen de España en el mundo, ha acuchillado la democracia, ha convertido la mentira en doctrina del Estado y ha provocado la huida en masa de millones de españoles hacia partidos más radicales, como VOX y, en menor medida, Podemos, y hacia la abstención y la decepción profunda.

La fotografía del fracaso sanchista es demoledora: los agricultores manifestándose llevando a cabo tractoradas justas, los pescadores con las flotas amarradas en los puertos, los ganaderos sacrificando ganado al no poder alimentarlo por los precios de los piensos o tirando la leche al no poder ser recogida por transportistas que no pueden seguir trabajando a perdidas. Cuatro millones de parados reales, de los cuales 596.500 lo son desde hace más de tres años teniendo en cuenta que en uno de los cuatro, lo están todos los miembros de la unidad familiar en edad de trabajar. El IPC, al 9,8% castigando a todos y los precios industriales a niveles de récord.

La situación de España es tan grave que vacunarse contra el sanchismo es ya mucho más necesario que contra la pandemia.


Comparte este artículo:

2 comentarios

  1. Avatar Salvador

    Toda la pantomima se transformará en más deuda pública. Una deuda pública que aumenta ( los datos reales no se corresponden con los que dan) y seguirá pagándose con más impuestos a través de una mayor inflación y con más recortes públicos. Los tipos de interés ya están subiendo y eso también se trasladará a mayores pagos de intereses tanto en deuda pública como privada. Menor gasto privado supondrá mayores caídas de producción y más desempleo .
    Sabéis cómo se arreglan las gravísimas crisis económicas?
    Un saludo.

  2. Avatar Angeles Suarez

    Yo creo que el fallo de usted es que ama la derecha. Y no lo digo como insulto, lo digo como testigo de lo que está escribiendo. En principio llama a la ministra, ministra comunista, el mismo tono que usa el partido xenófobo de la ultra derecha.
    Eso es lo primero que me llama la atención. Lo segundo es cómo analiza usted el mundo. Yo creo que en un mundo globalizado en el que estamos metido en una guerra, y en el que esa guerra es más económica que otra cosa, no es de extrañar que nos queremos sin gasolina, porque veremos a ver si no nos va a tocar de cerca este conflicto bélico.

    Sánchez, no sabe para dónde tirar, porque al igual que hace Putin tiene que defender a España de los vecinos.
    Ya sabe quiénes son nuestros vecinos. Creo que también tiene que saber que esos vecinos dos son amigos de los que nos venden el petróleo. Por otra parte Estados Unidos es amigo del que nos deja pasar por la frontera a toda la trupe.

    Por otra parte, Estados Unidos le ha vendido a Marruecos 800 millones en armamentos…

    Y como nosotros hemos querido hacer la paz con Marruecos y poner contento a nuestro socio, hemos ido hablar con Hassan para aceptar las condiciones sobre el Sáhara.

    Nuestro suministrador de gas y de petróleo se ha enfadado y ya no nos lo vende.

    Ahora nos lo trae Estados Unidos.

    Esto se llama geopolítica.

    Usted no puede decir cómo está España si no estudia un poco de esta materia, le recomiendo que lea el libro del coronel Baños, Así se domina el mundo, le recomiendo también que lea el libro de Judith Butler Marcos de guerra, se lo recomiendo leer de todo corazón, porque tanto usted como yo somos españoles y nos interesa vivir.

    Yo creo que no podemos dividirnos con ideologías de izquierda ni de derecha.

    Tenemos que aprovechar que los tiempos no corren ni a favor de uno ni a favor de otro, para crear puntos de encuentro.

    Y le voy a decir otra cosa: la ultraderecha está subiendo como la espuma en Europa. Son los árabes los que nos venden el petróleo, los que desde el Gobierno se les llama asesinos y se les acusa de todo lo más malo, sin que el periodismo saque a la luz ninguna crítica en contra.

    Cuando no nos quieran vender el petróleo por xenofobos , o por seguir lo que nos impone el imperialismo americano , no se queje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*