Imbrodaaa

El consejero de Educación, Javier Imbroda. / EFE

Educación

Imbroda anuncia que se intensificarán las inspecciones de los centros educativos

Comparte este artículo:

«Vamos a acentuar más ese acompañamiento en la toma de decisiones», admite el consejero de Educación con respecto a la figura del inspector

Entre protocolos anda el juego. Hay un protocolo marco fijado por la Consejería de Educación, cuyas especificidades serán implantadas con el sello de autor de cada equipo directivo de cada centro en función de sus limitaciones.

Andalucía no es Corea del Norte, donde posiblemente todos los colegios sean iguales (como los hipermercados, las calles, la ropa de los ciudadanos…). Cada centro de cada pueblo tiene su idiosincrasia y eso hay que vigilarlo. Tampoco todos los directores de centros son igual de diligentes y responsables con su trabajo. De hecho hay colegios, a menos de 48 horas de que 800.000 alumnos de segundo ciclo de Infantil y Primaria vuelvan a las aulas, en los que todavía no se ha producido la reunión informativa de los tutores con los padres para explicarles detalladamente el Protocolo Anti-Covid. ¿Será la pachorra andaluza?

Entonces, el consejero de Educación, Javier Imbroda, ha anunciado hoy que se intensificarán las inspecciones por parte de todos los inspectores de las ocho delegaciones provinciales en este curso 2020/21: «Vamos a acentuar más ese acompañamiento en la toma de decisiones: asesoramiento, ayuda y colaboración«.

El inspector de educación cumple un papel fundamental en toda comunidad educativa, con sus funciones reguladas en la Ley Orgánica 2/2006 de Educación. Su paso gradual por cada institución educativa garantiza en cierto modo un equilibrio entre las buenas prácticas educativas y los efectos de calidad que se deben de generar en tales entornos. Es por tanto, un agente de supervisión, que controla, evalúa, asesora e informa a la administración educativa sobre el cumplimiento de la normativa y la actuación docente en las organizaciones escolares. Y en un marco de escolaridad con pandemia, su trabajo debe multiplicarse y ser más activo.

El titular de Educación expresó que esta crisis nos ha enseñado «a ir adaptándonos a cada momento como, por ejemplo, a que ahora, a partir de 2º de Primaria, es obligatorio llevar la mascarilla en clase«.

Cuatro positivos en las guarderías

Tras una semana de clase en el primer ciclo de Infantil, ha habido cuatro positivos en el mismo número de guarderías. Imbroda quiso poner este dato en positivo recordando que hay 2.313 escuelas infantiles en Andalucía, por lo que solo hay Covid en el 0,17% del total. Ya dijo que no había riesgo cero, pero ese número puede subir, ya que queda muchísimo curso por delante.

Los colegios de Infantil y Primaria tienen cuatro días extra a partir del próximo jueves para ir incorporando a los distintos grupos-clase de los diferentes cursos. Regreso escalonado para adaptarse mejor a una anomalía educativa que se espera dure todo un curso lectivo… si no hay demasiados contagios.

Con la previsión, unos dirán que pesimista y otros realista, de que el curso presencial dure la risa de un loco por mor del excesivo número de positivos, la Junta ha comprado 150.000 dispositivos electrónicos para que ningún maestro pueda decir que no tiene ordenador en casa para poner en práctica la enseñanza telemática, como ocurrió durante el confinamiento.

A las aulas

De los 87.911 test realizados a los docentes, han dado positivo un total de 135. También hay que recordar que, actualmente, se están celebrando los exámenes de septiembre y las pruebas de acceso para los cursos de Formación Profesional. Además, 20.000 alumnos van a empezar de forma inminente sus respectivas enseñanzas en las 52 escuelas oficiales de idiomas de la Junta, algunas de ellas con limitaciones de espacio parecidas a las de los colegios más pequeños de Andalucía.

Imbroda quiso colocar un dato como argumentación fantástica de que todo va a ir bien, como aquella canción de Bob Marley, que este año habrá 20.000 alumnos de Infantil y Primaria menos matriculados en los centros de la comunidad autónoma andaluza «debido a una bajada demográfica».

Además, 6.700 coordinadores Covid han recibido «la formación necesaria» que, por otro lado, ha sido muy criticada por ser «una obviedad tras otra«, según un coordinador, y «muy floja de contenido», según otro.

Más y más test

En enero, tras las vacaciones de Navidad, se volverá a hacer los test a todo el personal docente y no docente de la comunidad educativa.

Por otra parte, habrá 10.000 plazas más para FP con 82 nuevas ofertas formativas y 6.500 empresas vinculadas a este tipo de enseñanza. Y se pondrá en marcha el Bachillerato Internacional en las ocho provincias.

Para Educación Especial, habrá 130 unidades públicas más para este curso 2020/21, que será impartido por 6.500 docentes en esta categoría educativa.

Por último, ha habido hasta el momento 110.000 usuarios del cheque-libro y se han licitado más de 300 obras, además de haber 291 en adjudicación y 195 en construcción.

Con todo esto sobre el tapete, faltan poco más de 24 horas para que cerca de 1 millón de niños se lancen al ruedo para lidiar el toro más avieso: un aprendizaje diario con la ruleta rusa del coronavirus pululando por las aulas.


Comparte este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*