iglesias y sanchez

Pablo Iglesias y Pedro Sánchez.

Opinión, Política

¿Habrá elecciones en la España de Pedro Sánchez?

Comparte este artículo:

Ante el espectáculo inquietante de las elecciones en Estados Unidos, donde ha quedado demostrado que las sorpresas y los fraudes son posibles y que los partidos y dirigentes no soportan fácilmente las derrotas, millones de españoles se preguntan si en España se celebrarán o no las próximas elecciones generales, que constituyen el mecanismo más importante del sistema democrático

La orientación autoritaria y dictatorial del Gobierno de Pedro Sánchez y su forma de gobernar, escasamente democrática, convierten en razonable la duda sobre si los gobernantes actuales de España están dispuestos a someterse al criterio de los ciudadanos en las urnas, como es preceptivo en democracia.

A finales de septiembre, Pablo Iglesias amenazó en el Congreso al Partido Popular (PP) diciéndole a su líder, Pablo Casado, que «no volverá a sentarse nunca más en el Consejo de Gobierno«, causando escándalo y sorpresa en todo el país y planteando una seria y preocupante incógnita: ¿significa eso que nunca más habrá elecciones libres en España?

Por lo pronto hay muchos españoles que empiezan a plantearse en serio esa posibilidad, al igual que son ya millones los que sospechan que en las últimas elecciones pudo haber fraude. La confianza en la decencia y democracia del Gobierno de Sánchez se resquebraja por todas partes.

Las sospechas se basan en análisis razonables sobre la mentalidad y el comportamiento de los comunistas en aquellos países donde alcanzan el poder, como Cuba, Venezuela, Bielorrusia y otros. En esos países siempre se amañan y prostituyen los procesos electorales para que el Gobierno nunca pierda el poder.

¿Habrá elecciones en la España de Pedro Sánchez?
Una urna para votar con los colores de la bandera española.

Durante mis años en Centroamérica como director de la agencia EFE (1977-1980), conocí a un norteamericano brillante como analista y fascinante como estratega y experto en geopolítica. Residía en Panamá y decían que era agente de la CIA, pero nunca tuve pruebas al respecto. Lo cierto es que yo le utilizaba como fuente de información y como inspiración para mis análisis y crónicas.

Recuerdo que un día me dijo que la mejor manera de vencer a los comunistas es dejarlos gobernar, porque ellos mismos fracasan y decepcionan a sus seguidores y los pueblos quedan vacunados de marxismo-leninismo, al menos por un largo tiempo. Me citó los ejemplos de Allende en Chile y Goulart en Brasil, entre otros. Me dijo también que Cuba había servido como «modelo» disuasorio en todo el mundo frente al comunismo, demostrando que, cuando toma el poder, llega siempre acompañado de pobreza y desgracia. Su tesis quedaba completa cuando argumentaba que «por eso nunca hay elecciones libres en los países comunistas, porque las perderían seguro, lo que les lleva a convocar siempre procesos electorales amañados».

Cuando me destinaron a Roma y abandoné Centroamérica, dejé de verle y nunca más logré localizarle, lo que reforzó mi creencia de que en realidad era un agente activo de los Estados Unidos.

Los comunistas han cambiado su estrategia

No sé que me diría ahora, cuando los comunistas se han dado cuenta de que el pueblo siempre termina rechazándoles y han cambiado su estrategia, cambiando las reglas y blindándose en el poder para ocuparlo siempre.

¿Qué diría el agente Richard sobre los comunistas españoles, capitaneados por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias? ¿También van a quemarse ejerciendo el poder o evitarán que haya elecciones para gobernar siempre?

Esa es la gran incógnita de la España actual: ¿Habrá elecciones o los tiranos comunistas, conscientes de que serían derrotados, las suprimirán o amañarán, organizando un inmenso fraude, que les permita ganar con trampas?

Si Sánchez e Iglesias respetan las elecciones y son limpias, no me cabe duda de que serán aplastados

Si respetan las elecciones y son limpias, no me cabe duda de que serán aplastados. Al ritmo que vamos, la España que acuda a votar dentro de unos años será un país en ruinas y hecho trizas por el comunismo, retrocediendo, empobrecido y quizás hasta pasando hambre.

Sin duda, España quedaría vacunada contra la izquierda totalitaria por muchos años, pero ¿permitirán los dictadores comunistas que eso ocurra?

La gran incógnita de la España actual, atribulada y que se retuerce de dolor y angustia bajo las garras de un Gobierno cercano al neocomunismo, es si se abrirán o no las urnas o si las elecciones serán limpias o dominadas por el fraude.

Fidel Castro, a quien conocí y con quien también conversé cuando era corresponsal en La Habana, pensaba que entregar el poder después de haberlo conquistado era de “huevones” y así se lo dijo al venezolano Hugo Chaves, que siguió su consejo y su régimen sigue gobernando Venezuela, pero celebrando elecciones trucadas y construyendo por la fuerza un nuevo país sobre la pobreza y la represión.

Es un hecho constatado que los totalitarios odian la democracia y que, si la soportan, es porque no tienen otro remedio. Ante la forma de comportarse del Gobierno de Sánchez e Iglesias y su afición a legislar y decretar de manera autoritaria, en contra de la voluntad popular, arremetiendo sin piedad contra la España que surgió de la Constitución de 1978, es completamente lícito dudar sobre si las urnas se abrirán o si el próximo proceso electoral estará garantizado por la limpieza.


Comparte este artículo:

Un comentario

  1. Avatar Irene Polo Sànchez

    Hasta ahora no se me había ocurrido pensar que esto pudiera ocurrir, pero ahora pienso que al igual que en esos países, muy bien puede pasarnos a nosotros.
    Que Dios nos coja confesados !!!!
    Además conociendo el » percal » que tenemos por Gobierno, tenemos muchas posibilidades de que esto nos ocurra
    Yo que estaba esperanzada en que como mucho esta situación la soportaríamos cuatro años, y me quedo chafada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*