moreno bonilla sin mascarilla

Moreno Bonilla, sin mascarilla en una boda y rodeado de gente. / TWITTER

Opinión, Política

El «descuido» de Moreno Bonilla, totalmente opuesto a su manido discurso de prudencia y responsabilidad

Comparte este artículo:

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ha atribuido este lunes a un «descuido» su foto sin mascarilla en una boda (difundida este fin de semana en redes sociales) y ha asegurado que, «si sirve para concienciar, bienvenido sea». «Es muy complicado cumplir con la mascarilla, que se acabó rompiendo de cambiarla tantas veces, en espacios abiertos y en acontecimientos sociales como una boda», agregó Moreno Bonilla, cuyo «descuido» no se corresponde con lo que lleva predicando un año y cuatro meses: prudencia y responsabilidad

Moreno se ha pronunciado de este modo al ser preguntado al respecto por los periodistas en Algeciras (Cádiz), donde ha inaugurado las nuevas instalaciones del Hospital Punta Europa. Durante su comparecencia, y en relación a su foto sin mascarilla durante un evento del pasado fin de semana, Moreno lo ha calificado como «un descuido» y ha confesado que si su descuido «si sirve para concienciar, bienvenido sea«. Con la quinta ola del coronavirus expandiéndose por toda Andalucía, no parece oportuno ese «descuido». Porque, por un «descuido» como ese en un sitio cerrado o en un lugar abierto donde no se pueda mantener la distancia de seguridad, pueden ponerle una sanción económica a cualquiera.

El presidente andaluz ha recordado que es «un ciudadano más, estaba en una boda y cuando uno consume, evidentemente, no se pone mascarilla«, y en ese «momento de descuido» le realizaron la fotografía que ha circulado por redes sociales. Tampoco la consejera de Cultura, Patricia del Pozo, llevaba cubrebocas en la foto.

«Me piden fotos todos los días»

Así, ha explicado que «afortunadamente» le piden «fotos todos los días» y ha relatado que «estaba tomando una cerveza» cuando le pidieron «la foto», aunque ha matizado que «lo que hacen con la foto ya es incontrolable de las miles de fotos» que se hace al día. Esta declaración no parece hecha por un político, sino por un cantante de reguetón o por un futbolista portugués.

Por último, ha afirmado que si su «descuido» sirve «para que se tome conciencia de ello, bienvenido sea», porque «es muy complicado en espacios abiertos y en acontecimientos sociales como una boda» cumplir con «la mascarilla, que se acabó rompiendo de cambiarla tantas veces». Esto lo dice un presidente que lleva un año y cuatro meses pidiendo prudencia y responsabilidad a los jóvenes. Para predicar, hay que dar ejemplo.


Comparte este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*