abascal efe

El líder de Vox, Santiago Abascal, el pasado miércoles en la Plaza Nueva de Sevilla.

Comunicación, Política

La Subdelegación del Gobierno de Sevilla abre un expediente sancionador contra Adrián Trashorras (Vox) por el mitin-rueda de prensa en la Plaza Nueva

Comparte este artículo:

Carlos Toscano asegura que Trashorras no solicitó el acto público de concentración en tiempo y forma, mientras que Vox presenta una querella porque hubo una restricción de la «libertad fundamental de circulación» de las personas que acudían al acto, en concurso con otros delitos de «coacciones, abuso de poder y prevaricación»

La Subdelegación del Gobierno en Sevilla ha informado hoy de que ha recibido sendos informes por parte de la Comisaría Provincial de la Policía Nacional en Sevilla y de la Delegación de Gobernación y Fiestas Mayores del Ayuntamiento hispalense. En ambos se pone de manifiesto que la rueda de prensa comunicada por el promotor de la misma, el policía local que ahora es concejal Adrián Trashorras Álvarez (Vox), para el pasado día 17 de marzo en la Plaza Nueva de Sevilla, «devino en una acumulación de más de 100 personas».

Este hecho, «sin duda, supone una concentración, según la Ley Orgánica 9/1983, de 15 de julio, reguladora del Derecho de Reunión y, en consecuencia, se debió de comunicar conforme a dicha ley, y no como una rueda de prensa, por lo que se ha decidido instruir expediente sancionador contra dicho promotor a la vista de los hechos acaecidos por no haber comunicado en tiempo y forma dicha concentración», según el comunicado de la Subdelegación del Gobierno de Sevilla.

El mitin disfrazado de rueda de prensa del pasado miércoles provocó situaciones de tensión, ya que una periodista recibió insultos por parte de los seguidores de Santiago Abascal cuando preguntó, precisamente, por qué había convocado a los medios de comunicación cuando lo que había venido a hacer era un mitin. Aquí está el video:

El acto de Vox provocó que, en las zonas adyacentes al Ayuntamiento de Sevilla, se congregaran muchas personas, con mascarilla pero sin respetar en la mayoría de los casos la distancia de seguridad. La Delegación del Gobierno de Andalucía y el Ayuntamiento de Sevilla explicaron que el evento no contaba con permiso alguno para su celebración, según confirmaron a Europa Press.

Fuentes de la Delegación del Gobierno indicaron que Vox no había pedido la tramitación de la solicitud para permitir este acto por derecho de reunión, algo que está “muy reglado” y que cuenta con un plazo mínimo de 10 días para su presentación en la Subdelegación del Gobierno antes de la celebración. Esos 10 días mínimos serían, además, necesarios para recabar el informe favorable o las recomendaciones pertinentes ante la pandemia de la autoridad sanitaria, la Junta de Andalucía.

Expediente sancionador versus querella

Vox informó el miércoles de que su Vicesecretaría Jurídica presentó una querella en los Juzgados de Instrucción de Sevilla contra la delegada del Gobierno en Andalucía, Sandra García, y el subdelegado del Gobierno en Sevilla, Carlos Toscano, considerando que el dispositivo de la Policía Nacional desplegado en el entorno de la Plaza Nueva con motivo de la convocatoria de prensa celebrada por el presidente del partido, Santiago Abascal, ha supuesto una restricción de la «libertad fundamental de circulación» de las personas que acudían al acto, en concurso con otros delitos de «coacciones, abuso de poder y prevaricación», mientras la Delegación del Gobierno señala que el partido había comunicado «fuera de plazo y del mecanismo formal» que iba a celebrar una rueda de prensa, en la que podría haber afluencia de personas.

En los próximos días, según ha anunciado Vox en una nota de prensa, la formación presentará una querella por los mismos hechos contra el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, al que se considera «responsable máximo de estas órdenes».

Según Vox, quienes han acudido a la mencionada convocatoria de prensa (mitin disfrazado para muchos) sin estar acreditados como profesionales de los medios de comunicación «han visto restringida su libertad de circulación al impedirle un amplio dispositivo el acceso a la Plaza Nueva desde las 12:00 horas del mediodía«, una hora antes de la celebración de la convocatoria de prensa de Santiago Abascal de las 13:00 horas que, según Vox, «había llamado la atención de centenares de ciudadanos interesados por la presencia del presidente de Vox».

La APS considera «inaceptable» la situación

La Asociación de la Prensa de Sevilla rechaza y considera inaceptable que Vox haya usado a los medios de comunicación y a los periodistas de Sevilla para «enmascarar la celebración de un acto público en el que, además, se han incumplido todas las normas de seguridad en materia del covid19″.

La APS también «condena y repudia enérgicamente el comportamiento de numerosos participantes en el citado acto que han insultado gravemente a los profesionales del periodismo y, en particular, a varias periodistas, en especial a Marta Maldonado de La Razón, por el simple hecho de cuestionar, en su turno de preguntas, si aquello era una rueda de prensa o un mitin político, sin las debidas medidas de seguridad contra la pandemia».

Hay que recordar que Vox es una formación política que ha vetado y veta la entrada de determinados periodistas y medios de comunicación a sus actos, cuando estos se desarrollan en espacios privados (como su sede) y otras veces en lugares públicos, reservados para mítines de campaña electoral.

Bajo el título de Declaración de prensa, Vox había convocado a los medios de comunicación de Sevilla a un encuentro con su líder nacional, Santiago Abascal. A la vez, desde sus cuentas en redes sociales, hacía una convocatoria abierta al público en general, precisando lugar y hora. En el ámbito municipal había registrado un escrito para celebrar un encuentro con la prensa para unas 300 personas, una cifra de periodistas, lógicamente, impensable. La APS reitera que «nada ni nadie puede utilizar al periodismo como pretexto o disfraz de sus actuaciones».

La APS, igualmente, «condena y rechaza los intolerables y graves insultos y hostigamientos que han sufrido algunos periodistas durante ese acto». La APS pide a los grupos políticos, administraciones públicas, entidades privadas y a la ciudadanía en su conjunto, «respeto a los periodistas y al periodismo, y que nos dejen hacer nuestro trabajo en libertad por una información siempre veraz». La APS también hace un nuevo llamamiento a los directores y a los responsables de los medios de comunicación para que no manden a periodistas, cámaras y fotógrafos a falsas ruedas de prensa en las que, además, en este tiempo de pandemia, se incumplen las mínimas medidas de seguridad.

Trashorras, el señalado

El convocante del acto de la polémica y señalado por la Subdelegación del Gobierno con la apertura de un expediente sancionador, Adrián Trashorras, de 34 años de edad, está Graduado en Derecho por la Universidad de Sevilla y es funcionario de carrera de Administración Local por oposición (policía local) desde hace casi 15 años, habiendo ostentado diversas responsabilidades en los ayuntamientos a los que ha servido (en la actualidad se encuentra en situación de servicios especiales por haber resultado elegido concejal para el mandato 2019-2023).

Trashorras ejerce la portavocía del grupo municipal de Vox en el Ayuntamiento de Dos Hermanas junto a la concejal adjunta Teresa de Terry y es el coordinador local de la agrupación, equipo que conforma junto a quienes fueran candidatos a los comicios pasados, entre otros Cristóbal Márquez, Eloy García o Graciela Conforto. Además, Trashorras es asesor del Grupo Provincial de Vox en la Diputación Provincial de Sevilla.


Comparte este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*