ebro

El río Ebro a su paso por Tudela (Navarra).

Agricultura, Medio Ambiente, Opinión, Política

La inepta y corrupta política del agua en España

Comparte este artículo:

En España sobra agua, pero al estar mal distribuida por gobiernos injustos y cobardes, la mitad sur padece sequías terribles y pasa sed, mientras que el norte arroja cientos de hectómetros cúbicos al mar

La política del agua en España refleja como ninguna otra la bajeza, corrupción e ineficacia de los partidos que han gobernado, sobre todo ese trío del desastre que integran el PSOE, el PP y los nacionalistas independentistas, culpable de la decadencia, corrupción y pobreza que padece España.

La solución de la escasez y sequía es sencilla: un plan hidrológico equilibrado y justo que lleve hasta el sediento sur y sudeste los excedentes de agua del norte, pero los políticos nacionalistas, del PP y del PSOE no lo hacen por miserables.

El agua es un caos en España que refleja la bajeza y falta de eficacia de los gobiernos: los cauces de los ríos están sucios porque no se limpian y se desbordan fácilmente. Los pantanos embalsan menos agua de la que se declara porque sus fondos están llenos de barro y suciedad, lo que merma su capacidad. Las canalizaciones son viejas y pierden agua y falta inteligencia y planificación en los regadíos y consumos de agua en todo el país.

Baja calidad de los gobiernos

No hay otro capítulo en la vida española que refleje con más fidelidad que el agua la baja calidad de los gobiernos que han destrozado el país en las últimas décadas. Las estadísticas dicen que más de un cuarto de las aguas existentes en España se desperdicia.

El político liberal Juan Álvarez Mendizábal exclamaba ya en el siglo XIX que «España no será grande mientras los ríos desemboquen en el mar», refiriéndose a que sus aguas debían aprovecharse al máximo. Hoy, siglo y medio después, todo sigue igual porque los ríos siguen desperdiciando cientos de hectómetros cúbicos en el mar, mientras los políticos se niegan con egoísmo y torpeza, a distribuir ese agua a la España sedienta, en lugar de desperdiciarla.

Entre los ríos que más agua desperdician destaca el Ebro, que atraviesa, por desgracia, los terrenos de la España más desleal, egoísta y sucia, sobre todo Vascongadas y Cataluña.

Limpieza y drenaje

Los terribles daños que causan los desbordamientos, como el reciente que ha afectado al Ebro, se evitarían si el cauce estuviera limpio, si los pantanos estuvieran drenados y si el agua sobrante pudiera desviarse del cauce a través de canales que la dirijan hacia el sediento Sudeste y Sur.

Pero nuestro drama es que el nacionalismo, atiborrado de egoísmo, odio y rencores, se niega a los trasvases y los gobiernos, que necesitan los votos nacionalistas para gobernar, no son capaces de hacer lo que deben en beneficio de España.

Una buena política del agua en España tendría efectos muy positivos en ámbitos como la energía, la agricultura y el consumo humano. Pero España está castrada y maldita por tener que soportar a una de las peores clases políticas del planeta Tierra.


Comparte este artículo:

Un comentario

  1. Avatar Angeles Suarez

    Me parece que el problema del agua que usted presenta es político (bajar agua donde las haya a las zonas más afectadas por sequia)

    Yo creo que el principal problema es la contaminación atmosférica y el cambio climático.

    ¿Qué soluciones se le han dado hasta ahora?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*