explotacion

La explotación sexual, una de las grandes lacras que sigue padeciendo la mujer en pleno siglo XXI.

Cosas de Europa, Opinión

La igualdad, esa utopía

Comparte este artículo:

Según las cifras oficiales de ONU Mujeres, ningún país en el mundo ha logrado la igualdad real de género

Este año 2020 se cumplen 25 años de la aprobación de la Declaración de Beijing, Declaración que surgió tras la celebración de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer y que supuso un hito sin precedentes en la lucha por la igualdad de género y el empoderamiento femenino en todo el mundo y que estableció el plan más progresista que nunca se había visto para promover los derechos de la mujer a nivel internacional.

Pues, a pesar de estas bonitas intenciones elaboradas por representantes de 189 gobiernos de todo el mundo y con la Unión Europea como socio prioritario para la implementación de estas medidas aprobadas, nos encontramos con que la misma ONU ha realizado un informe que saca los colores a los gobernantes a nivel mundial. 25 años después, el acceso de las mujeres al trabajo remunerado, el derecho a la educación (32 millones de niñas sin escolarizar son las cifras oficiales), la erradicación de la violencia contra las mujeres y niñas y la explotación sexual son algunos de los problemas que no solo no se han solucionado sino que no tienen visos de solucionar los políticos en los próximos años.

Señala el informe entre las luces de este 25 aniversario lo que viene observando en las organizaciones sociales en todo el mundo; el cambio hacia la igualdad real comienza por las propias mujeres tal y como se está viendo con las manifestaciones llevadas a cabo en la India, México, Nicaragua y Honduras, manifestaciones que buscan la denuncia social de abusos contra las mujeres y niñas y que suponen un punto de partida para la denuncia social de los más de 3.000 feminicidios acaecidos sólo en México en 2019. 

La erradicación de la violencia contra la mujer, acabar con la explotación sexual, trabajar por menos salario, acabar con el rol de cuidadoras por ser mujer, erradicar los estereotipos para que las mujeres accedan a las carreras científicas, romper los techos de cristal de una puñetera vez…queda tarea para rato, aunque nuestros políticos miren para otro lado.


Comparte este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*