okupas

Una cerradura abierta a la fuerza por unos okupas.

Opinión

Inadmisible y vergonzosa la ocupación de nuestras viviendas

Comparte este artículo:

Es inadmisible, vergonzoso e inaceptable que seamos el único país que tengamos una legislación que se permita que nos asalten nuestras casas, que nos cambien cerraduras y que se ocupen  

El  Tribunal Constitucional considera que la ley del desahucio exprés no va en contra del derecho a una vivienda digna (art. 47 de la CE), ya que estima que el legislador cuenta con un amplio margen para adoptar disposiciones en materia social y económica. 

Ciertamente, esta ley  no ha  conseguido frenar a los salteadores de domicilios y el conflicto de la ocupación  organizada sigue aumentando. Los ciudadanos honestos, honrados que pagan  sus tributos para que se les proteja, se ven desamparados porque la ley supuestamente hace distingos o no está lo suficientemente clara para que, de forma contundente, proteja la propiedad  privada.

Cuántos casos más han surgido por la pandemia, donde personas que han estado hospitalizadas o en casas de familiares, al volver, han visto sus domicilios ocupados por estos sujetos. Estas actuaciones tienen que ser cortadas de raíz, la ley no puede proteger nunca la fechoría. Otra cosa distinta es que haya personas que necesiten ayuda y se les facilite por medio de las instituciones correspondientes una residencia u hogar digno. Nuestros impuestos están para beneficiar al bien común. Hay que proteger a todos los ciudadanos por igual. Es inaceptable que las personas que están bien protegidas por su condición social o económica tengan diferencias, y a la hora de desocupar sus casas parece que se hace de forma rápida y eficaz, actuando las autoridades judiciales y policiales de forma concluyente.

A continuación, señalo algunos países de nuestro entorno y la forma de atajar esta cuestión con su legislación. La información que detallo a continuación procede de la página web stmseguridad.com:

Francia: la ocupación puede ser castigada con un año de prisión y 15.000 euros de multa. La policía puede desalojar a los okupas durante las primeras 48 horas sin necesidad de permiso de un juez. Si han pasado más de 48 horas, el propietario puede presentar una denuncia ante el juzgado para que el juez autorice su desalojo. 

Alemania: el dueño de la vivienda ocupada puede denunciarlo a la policía y debe ser desalojada en un plazo de 24 horas. La ocupación se castiga con una multa o con una pena máxima de un año de prisión. Si quien ocupa la vivienda es un grupo organizado de personas la pena puede alcanzar los dos años. 

Italia: ante la denuncia de un propietario que han ocupado su vivienda, se procede a un juicio rápido. El juez puede dar orden a la policía para que proceda al desalojo inmediato de la vivienda. Además, los ocupantes deberán hacerse cargo de la reparación de los daños que se hayan podido efectuar. La ocupación ilegal se castiga con una prisión máxima de un año y de una multa que puede ser de hasta 1.100 euros.  

Inglaterra: la policía puede en cualquier momento entrar en una casa o un edificio sin necesidad de autorización judicial siempre que tenga la sospecha que está siendo ocupada. Las penas máximas que se establecen para la ocupación ilegal de viviendas son de una multa de 5.000 libras y 51 semanas de cárcel. 

Dinamarca: si el propietario de una vivienda demuestra que está siendo ocupada será suficiente que acuda a la policía con el título de propiedad para que el piso o casa sea inmediatamente desalojada. Los ocupantes pueden ser castigados con una multa. 

La manera de afrontar y decidir el derecho esencial a la propiedad privada y a la vivienda sería modificando la legislación actual para proteger al propietario o al ciudadano ahorrador, que invierte para conseguir unos recursos complementarios para su familia o disfrutar de un descanso vacacional o de fin de semana donde tenga su vivienda.

Por favor, señores gobernantes y representantes de todos los ciudadanos, actúen rápido, eviten tanto sufrimiento en infinidad de familias que se ven afectadas e impotentes y hagan que la democracia sea real para todos.


Comparte este artículo:

6 Comentarios

  1. Avatar Juan pedro Cobos

    Estoy totalmente de acuerdo con la situación actual descrita y considero inaceptable que alguien ocupe tu propiedad por la cara

  2. Avatar joaquin

    Distinguido Profesor Talero:

    Después de leer su artículo y constatar su indignación con el asunto de las ocupaciones de viviendas, me ha venido a la memoria una de las citas más utilizadas en Francia estos últimos años, en los debates sobre este y otros candentes asuntos políticos del país vecino (muy parecidos a los nuestros), por quiénes intentan rebatir los argumentos de aquellos que defienden que es posible obtener el todo y su contrario, sin aceptar que en el caso de que eso fuese posible, deberán pagar un peaje, o dicho en castizo, que no se puede estar repicando y en misa. La cita a la que me refiero es de Jacques-Bénigne Lignel Bossuet, ilustre predicador francés que vivió entre los siglos XVII y XVIII y cuyos sermones eran muy apreciados por la calidad de su retórica. Le paso dos versiones de la cita, en primer lugar, la apócrifa, de largo la más socorrida en el país galo por lo breve de la misma, y en segundo, la real, algo más extensa y contundente si cabe que la primera.
    1ª – “Dios se ríe de los hombres que deploran los efectos de las causas que admiran”-.
    2ª – “Dios se ríe de las oraciones que le dirigimos para evitar las desgracias públicas, sin oponernos a aquello que se hace para atraerlas, ¡es más! incluso lo aprobamos y suscribimos, aunque sea de mala gana” -.
    El asunto de la ocupación de viviendas es una referencia más de un catálogo de pócimas mortales al que todos los partidos políticos, y los 350 diputados que los representan, acaban recurriendo cuando la ocasión lo precisa, y de las que conocen las dosis exactas que hay que aplicar, para seguir manteniendo enfrentados a los ciudadanos sin que estos lleguen a despedazarse, impidiendo por esa vía que estos fijen su atención en las verdaderas causas del origen de ese, y otros problemas igualmente transcendentales, que asedian a España desde hace años y que no tienen viso de ser resueltos.

    Su análisis sobre esta y otras cuestiones legislativas relacionadas con la gobernanza de nuestro país sigue obviando una cuestión capital, España es país miembro de la Unión Europea, y cómo en tiempos del Imperio Romano, esa pertenencia a una entidad supranacional convierte a nuestro gobierno, sea cual sea su signo político, en un Procónsul de quita y pon, y no soy yo quien se lo dice: le presento a Herr Walter Hallstein, jurista y ciudadano alemán que tuvo el honor de ser el primer presidente de la Comisión Europea…

    “Los estados miembros transfieren definitivamente ciertas prerrogativas a la colectividad […] Y no podrán retractarse unilateralmente adoptando medidas incompatibles con el concepto de comunidad […] Digamos esto para finalizar: Ni el Derecho procesal nacional ni los dictámenes básicos de las Constituciones nacionales pueden constreñir la vigencia del derecho Comunitario”.
    Walter Hallstein, primer presidente de la Comision europea, de su libro La Europa inacabada, pág. 43-44, Plaza y Janés,1971. Editado en Alemania en 1969 con el título -Der unvollendeter Bun desstaat- (El estado federal inacabado).

    También existen versiones patrias sobre la misma cuestión, le paso dos…

    Uno de los primeros análisis sobre la CECA fue la tesis doctoral del profesor Juan Antonio Carrillo Salcedo. A su juicio la novedad esencial del Tratado radica en que no supone simplemente una limitación de la soberanía de los Estados miembros, sino que se opera una cesión o transferencia de poderes soberanos de los Estados integrantes en favor de la Organización.
    Los orígenes de la Unión Europea y el concepto de Europa Federal. Pliegos de Yuste nº 16, 2015

    En el Congreso de Europa, celebrado en La Haya en 1948, se pergeñó la idea de constituir una asamblea representativa a la espera de que los Estados estuvieran dispuestos a transferir a una autoridad supranacional una parte de su soberanía.
    La ciudadanía europea y la cohesión social en el tratado por el que se establece una constitución europea. Memorias de Clío, Josefina Cuesta, pág. 66 – Pliegos de Yuste nº 3 – mayo, 2005

    Afirma usted que es “Inadmisible y vergonzosa la ocupación de nuestras viviendas” sin embargo, en algunos de sus artículos usted propone que hay que educar “en libertad, sin engaños ni prohibiciones” y mantener “el respeto a todas las idiosincrasias, a todas las manifestaciones y representaciones”, quizás, algunos de esos a los que usted acusa de cambiar cerraduras, fueron unos niños cuyos padres tampoco consideraron oportuno, como usted, aplicarles la pedagogía de la prohibición para que comprendieran que, lo que no es tuyo no se coge sin pedir permiso: o que el significado de libertad, palabra que forma parte de una divisa tan conocida como malinterpretada, no es hacer lo que te dé la gana cuando te da la gana, si no pensar en lo que te da la gana cuando te dé la gana. Tengo la impresión que usted, como tantos otros de nuestros compatriotas, manifiesta cierta simpatía por el Todismo, esa nueva corriente de pensamiento social que aceptaría sin pestañear su propuesta de que “hay que respetar todas las idiosincrasias”, a mi entender, ese tipo de afirmaciones le sitúa a usted y a esa parte de compatriotas nuestros, en el papel de protagonistas de la cita de Bossuet.

    Lamentándolo mucho, todas las idiosincrasias no son respetables, es más, algunas incluso acaban convirtiéndose en una seria amenaza para ese bien común del que habla, pero no seré yo quien le haga la lista de los numerosos ejemplos históricos al respecto, para eso ya está la abundante bibliografía sobre esta cuestión.

    Atentamente
    Joaquín

  3. Avatar Jose Ramón Talero Islán

    Sr.Joaquín,le agradezco sus palabras como siempre y a continuación le contestaré lo más conciso posible.Aprovecho para felicitarle por su sabiduría y a la vez animarle para que escriba en prensa,yo lo hago desde hace más de venticinco años,es usted un gran comunicador.
    Le pediría por favor que cuando haga algún comentario,sea más breve,pues como decia D.Baltazar Gracian » Lo bueno si breve dos veces bueno»
    En cuanto a su opinión,le comunico que seguiré transmitiendo con respeto y diálogo ese bien tan preciado al que usted se refiere,La Libertad.
    «.Sin libertad no hay progreso,ni crecimiento,ni riqueza…es básico,ya lo decía Hayek «Camino de servidumbre»
    Joaquín seria muy bueno que expusiera sus ideas en los medios,haría mucho bien.
    Saludos cordiales y perdone pues no había
    visto su comentario…Buenas tardes.

    • Avatar joaquin

      Distinguido Profesor Talero.

      De nuevo, agradezco que se tome un tiempo para responderme. Con respecto a su respuesta a mi comentario, intentaré responderle manteniendo el mismo orden de sus apreciaciones.

      No me creo poseedor de esas cualidades que usted me atribuye, así que de momento prefiero situarme en el lugar del contradictor, figura sin la cual corremos el peligro de pensar que todo el monte es orégano, pero le agradezco en lo que vale su sugerencia de que escriba en prensa.

      Trataré de ser breve, aunque, sinceramente, opino que hay uso y abuso de la frase de Gracián, y a veces se recurre a ella con el único objetivo de bloquear al contrario y evitar así la obligación de responder a sus preguntas, pero lo dicho, deme algo de tiempo para satisfacer su demanda, no sé si lo lograré pero prometo esforzarme.

      La libertad no es tan fácil de aplicar como usted da a entender si, previamente, no se responde a estas preguntas: ¿libertad para qué y con respecto a qué?, de lo contrario existe el riesgo de que esa palabra acabe siendo un elemento decorativo más en el frontispicio de un monumento a los héroes de la patria. Tampoco sé si Hayek es la figura más adecuada para hablar de libertad, al parecer, este economista, sociólogo y otras muchas cosas más, tenía un concepto mucho más elástico que usted sobre esa cuestión de la libertad, claro que después de pasar por la Escuela Austríaca, los fabianos de la London School of Economics, los Chicago Boys y otros sitios del estilo, sorprenderse de ese carácter acomodaticio de Hayek sería de hipócritas…

      “Yo diría que estoy totalmente en contra de las dictaduras, como instituciones a largo plazo. Pero una dictadura puede ser un sistema necesario para un período de transición. A veces es necesario que un país tenga, por un tiempo, una u otra forma de poder dictatorial. Como usted comprenderá, es posible que un dictador pueda gobernar de manera liberal. Y también es posible para una democracia el gobernar con una falta total de liberalismo. Mi preferencia personal se inclina a una dictadura liberal y no a un gobierno democrático donde todo liberalismo esté ausente. Mi impresión personal –y esto es válido para América del Sur- es qué en Chile, por ejemplo, seremos testigos de una transición de un gobierno dictatorial a un gobierno liberal. Y durante esta transición puede ser necesario mantener ciertos poderes dictatoriales, no como algo permanente, sino como un arreglo temporal”.
      Friedrich Hayek, entrevista en el diario chileno El Mercurio, 12 abril 1981.

      Atentamente, Joaquín

      P.D.
      Para un primer intento de adaptación a la máxima de Gracián no lo he hecho mal del todo ¿no le parece?

  4. Avatar llucià pou

    Muy bien!

    • Avatar joaquin

      Hola lluciá pou

      Soy Joaquín:
      Con tu, «Muy bien¡» ¿a que te estás refiriendo? ¿al articulo del profesor Talero, a mi comentario sobre su artículo, a la respuesta del profesor Talero a mi comentario? deduzco que es esto último, si no es así, te presento mis disculpas anticipadamente por este comentario.

      No tengo inconveniente en aceptar que quizás me extiendo demasiado en mis comentarios, pero en todo caso eso es una cuestión entre el profesor Talero y yo y, como has comprobado, él ya es mayor para responderme por sí solo. Jalear es una actitud legítima, yo prefiero subir al cuadrilátero a riesgo de que me noqueen, tu puedes seguir aplaudiendo, que por cierto, también es una actividad legítima, o mojarte un poco más.

      Atentamente, Joaquín

      P.D.
      ¡Uf! he logrado ser un poco más breve.

Comenta la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*