sanchez jaula

En esta imagen de archivo, Pedro Sánchez visita la celda de Nelson Mandela en Sudáfrica. / FACEBOOK

Opinión, Política

Felices en las jaulas de Pedro Sánchez

Comparte este artículo:

Busque a los que se sienten felices confinados y habrá encontrado a los más cobardes. Ante los actuales rebrotes, hay muchos que, sorprendentemente, piden a gritos un nuevo confinamiento en España. Otros muchos quieren que el Estado aumente su poder y su tutela sobre nuestras vidas, nos mande con decisión y nos salve, Son aquellos que tienen miedo a la libertad y a tener que tomar decisiones arriesgadas, los que se sienten felices enjaulados

Esos cobardes, incapaces de luchar por nada, son millones en esta España actual, desconocida y desdibujada si se la compara con aquella España del pasado que hacía temblar al mundo con su bravura y coraje.

Nos hemos pasado muchas semanas encerrados en nuestros hogares por miedo al coronavirus, privados de derechos fundamentales como la libertad de movimiento, idiotizados por los medios de comunicación, víctimas de la mentira oficial e incumpliendo la esencia de la democracia que es la vigilancia y control del gobierno.

Como ciudadanos libres, deberíamos estar incómodos e indignados ante el encierro forzoso y el poder excesivo del Gobierno de España sobre nuestras vidas, sin trabas ni obstáculos, ejerciendo de hecho una tiranía consentida y acumulando más poder que el que tuvieron otros dictadores en el pasado, pero, de manera sorprendente y decepcionante, millones de españoles parecen sentirse a gusto en sus jaulas, que en realidad son cárceles más o menos blandas, con las libertades y derechos fundamentales secuestrados por el peor gobierno de nuestra historia moderna, autor de infinidad de errores, abusos, insensateces, tropelías y hasta muertes causadas por negligencia y torpeza. Desde nuestros hogares, como modernos esclavos, contemplamos sin hacer nada cómo España avanza hacia la ruina y el fracaso.

Los españoles somos cobardes

Una de las cientos de miles de imágenes críticas con el Gobierno de Sánchez que inundan las redes sociales en España. Los españoles somos cobardes no solo porque soportamos, al parecer con gusto, al inepto y mediocre gobierno de Pedro Sánchez sin sustituirlo urgentemente por otro más digno y eficaz, sino porque los datos lo demuestran: cuando se colapsaron los supermercados por el encierro forzoso, en Francia e Italia se agotaron los condones y en España lo que se acabó fue el papel higiénico.

¡Que vergüenza!

Es cierto que España está sufriendo la peor crisis de su etapa democrática y que ya ha perdido, de hecho, casi cuatro millones de empleos. El coronavirus nos tiene acorralados a todos sin excepción; a ti, a mí, a tus familiares, vecinos… a todos. Pero se ceba especialmente con nuestros mayores y enfermos, llevándolos en muchos casos a la muerte.

Pero nuestra reacción ante ese terrible drama no está siendo la de la gente brava que se revuelve contra los culpables, en nuestro caso contra un gobierno que con sus decisiones torpes y estúpidas ha causado demasiado dolor y muerte, sino una reacción de cobardía, como si todos tuviéramos alma esclava.

Las encuestas, sorprendentemente, reflejan que el peor gobierno de nuestra historia moderna no se está desgastando ni hundiendo a pesar de los errores gravísimos que ha cometido y comete.

Aunque Julio César afirmó aquello de que “los hombres, por naturaleza, se esfuerzan por conseguir la libertad y aborrecen ser esclavos”, en España eso no está tan claro

En realidad, estamos permitiendo libertad plena a un gobierno tan pésimo que está fracasando en todos los campos, creando problemas a nuestras exportaciones, perdiendo contratos internacionales, siendo rescatado por Europa, sin prestigio internacional, asistiendo impotente al hundimiento del turismo, permitiendo que la inseguridad suba y logrando que, después de haber sido el país del mundo con más muertos por coronavirus en relación con el número de habitantes, seamos ahora también campeón en rebrotes y en daños a nuestra economía. Es un gobierno tan ineficaz y torpe que puede llevarnos a la destrucción como nación.

Aunque Julio César afirmó aquello de que “los hombres, por naturaleza, se esfuerzan por conseguir la libertad y aborrecen ser esclavos”, en España eso no está tan claro.

La libertad requiere esfuerzo

Muchos autores clásicos nos cuentan que la mayoría de los esclavos se sentían felices en el Imperio Romano, en Egipto, en las plantaciones del sur de Estados Unidos y en otros muchos pueblos. Eran siempre gente cobarde y con miedo a la libertad porque la libertad requiere esfuerzo y lucha por mantenerla. El lugar de aquellos esclavos vocacionales del pasado, ahora que no existe la esclavitud, lo ocupan los que prefieren un Estado fuerte que les solucione la vida, los que aman el comunismo y cualquier tiranía que los esclavice a cambio de comida y poco esfuerzo.

La España de Sánchez e Iglesias, junto con China, Venezuela y otras tiranías donde el Estado opera como si fuera un dios, se está convirtiendo en el nuevo paraíso mundial de los esclavos modernos.

España, que es el país con más comunistas de Europa y el único donde los discípulos de Lenin y Stalin se sientan en el gobierno, está plagada de esclavos. Los que han votado y tienen intención de volver a votar a a Sánchez e Iglesias, los que se sienten felices en sus jaulas recibiendo pagas y subvenciones públicas de miseria, sin luchar por la prosperidad y el éxito, son el verdadero problema de la nación, más incluso que nuestra deplorable y deleznable clase dirigente.


Comparte este artículo:

2 comentarios

  1. ?????????
    Lo ha bordado usted. Ha puesto el dedo en la llaga: en la cobardía y mansedumbre del pueblo español.
    Miguel Hernández se equivocaba cuando afirmaba «No soy de un pueblo de bueyes…»

  2. Avatar joaquin

    Distinguido Sr. Rubiales:

    De nuevo me tiene usted desconcertado, me explico, sigo leyendo su serie de artículos sobre la EXPO 92 y es por ese motivo que no alcanzo a comprender, al igual que le dije en mi comentario sobre su artículo acerca de la juventud española, publicado en El libre el 20/07/2020, que esa persona sea la misma, insisto de nuevo, que escribe sobre Pedro Sánchez y sus jaulas.
    Quiero pensar que usted no es miembro del Club de los Dedistas, evocando con esta palabreja que me acabo de sacar de la manga, el conocido proverbio de Confucio.
    Pretender que Pedro y Pablo, o Pablo y Pedro, si lo prefiere, tienen algo que decir al respecto de como gobernar este país, es cómo otorgarle a un grupo de peces que se dedican a saltar sobre el agua, la capacidad de volar.
    Le adjunto los comentarios de algunas personas, mejor informadas que yo, sobre los magros poderes que están en manos de nuestro actual gobierno, o del próximo, independientemente del color
    que identifique el partido al cual pertenezcan los ministros de dicho gobierno….

    «Nada podría sernos más agradable que recibir la noticia de que los estados de la Europa occidental han decidido reunir en una ciudad europea, digamos Luxemburgo, a delegados responsables con el encargo de redactar el acta constitucional de Europa, designar su capital, etc. Y qué a partir del 1 de enero, esa Europa occidental funcionase como una federación. Ninguna otra decisión podría ayudarnos mejor en el objetivo que nosotros perseguimos.»
    Dwight D. Eisenhower, Paris-Match nº 136, 27/10/1951, p. 18.

    «fue en América donde Monnet comenzó a reflexionar, a partir de 1940, sobre el futuro de Europa y siguió de cerca las opiniones que le llegaban […] algunos eran partidarios de un orden universal y una economía internacional en la que los Estados Unidos jugasen un papel predominante»
    Los orígenes de la Unión Europea y el concepto de Europa Federal. Marcelino Oreja Aguirre. Pliegos de Yuste, nº 16, 2015

    «Fundación Ford. Oficina del tesorero, 8 enero 1965.
    Apreciado Sr. Monnet. Hoy le hemos enviado nuestro cheque de 150.000 dólares a la Chase Manhattan Bank para que sea depositado en la cuenta número 8060656 del Centro de Documentación del Comité de Acción para los Estados Unidos de Europa. Esta remesa representa el pago de nuestra donación para un periodo de dos años, al centro de documentación del Comité de Acción para los Estados Unidos de Europa, para continuar apoyando el programa de investigación política sobre la unificación europea y el partenariado atlántico. Los términos de esta donación se establecieron en la carta que el señor McDainel le envió a usted el 15 de diciembre de 1964. Agradeceríamos recibir un acuse de recibo de este pago cuando reciba la notificación del banco. Muy atentamente, Norman W. MacLeod, asistente del tesorero.»
    Facsímil del documento original incorporado en el libro, Tiré del hilo de la mentira y lo demás vino después, ed. Fayard, 06/03/2019, de Philippe de Villiers, político francés.

    «El servicio secreto norteamericano, la CIA, financió en los años 40 y 50 la propaganda del movimiento en favor de la unidad europea y los padres de la idea, el primer ministro británico Winston Churchill y el canciller alemán Konrad Adenauer, se beneficiaron de alguna de esas aportaciones. Así lo publica una breve información del semanario alemán Der Spiegel, que aparece mañana, basada en investigaciones en los archivos del Reino Unido y de EE UU. Según el semanario, en 1948 Churchill, entonces jefe de la oposición, pidió dinero a EE UU para apoyar el Movimiento Europeo, la entidad que servía de techo a las diferentes organizaciones europeas que tenían como objetivo hacer propaganda favorable a EE UU en Europa.»
    La CIA financió los inicios del movimiento europeo, José Comas, Bonn. El País, 10 agosto 1997.

    «En Maastricht hemos sentado las bases para la finalización de la Unión Europea. El Tratado de la Unión Europea marcará el comienzo de una nueva etapa, y de la decisiva integración europea, que en pocos años nos llevará a lo que los padres fundadores de la Europa moderna soñaron después de la última guerra: los Estados Unidos de Europa.»
    Helmut Khol, discurso en la conferencia del Foro Internacional Bertelsmann, Objetivos y oportunidades para el futuro de Europa, Gran Hotel Petersberg, Königswinter, Alemania, 3 de abril de 1992.

    «Después de una madura reflexión, creo que la expresión “Estados Unidos de Europa” es la que mejor se presta a ser ampliamente aceptada y la que mejor describe el estado final al que la Unión europea debe acceder.»
    Los Estados Unidos de Europa: ¿por qué es ahora que son necesarios? Conferencia de Viviane Reding, vicepresidenta de la Comisión europea, Universidad de Passau, Alemania, 8 de Noviembre de 2012.

    «Esta Constitución es, a pesar de todas las enmiendas de regulaciones adicionales, un hito. Sí, es más que eso. La Constitución de la UE es el certificado de nacimiento de los Estados Unidos de Europa. La Constitución no es el punto final de la integración sino el marco para, como se dice en el preámbulo, una unión cada vez más estrecha.»
    Hans Martin Bury, ministro alemán para asuntos europeos, debate sobre la Constitución europea (tratado de Lisboa) en el Bundestag. Die Welt, 25-2-2005.

    «Al lanzar un llamamiento para convencer a los líderes europeos de que demuestren «que una Europa más fuerte y cohesiva es la única solución para resolver los problemas de nuestro tiempo», el Sr. Renzi dijo: «Para el futuro de mis hijos, sueño, pienso y trabajo para los Estados Unidos Europa.»
    Italia presionará por unos “Estados Unidos de Europa” cuando tenga la presidencia de la UE – Telegraph, 22 junio 2014.

    «Uno de los primeros análisis sobre la CECA fue la tesis doctoral del profesor Juan Antonio Carrillo Salcedo. A su juicio la novedad esencial del Tratado radica en que no supone simplemente una limitación de la soberanía de los Estados miembros, sino que se opera una cesión o transferencia de poderes soberanos de los Estados integrantes en favor de la Organización.»
    Los orígenes de la Unión Europea y el concepto de Europa Federal. Pliegos de Yuste nº 16, 2015

    «En el Congreso de Europa, celebrado en La Haya en 1948, se pergeñó la idea de constituir una asamblea representativa a la espera de que los Estados estuvieran dispuestos a transferir a una autoridad supranacional una parte de su soberanía.»
    La ciudadanía europea y la cohesión social en el tratado por el que se establece una constitución europea. Memorias de Clío, Josefina Cuesta, pág. 66 – Pliegos de Yuste nº 3 – mayo, 2005

    «Mariano Rajoy vio claramente que las decisiones se toman aquí»
    Carlos Iturgaiz, eurodiputado por el PP, entrevista sobre cuestiones europeas: Los europarlamentarios reclaman un mejor sistema de representación democrática. El País, 14 de didiembre 2012.

    P:D. Un ruego, sería de agradecer que redujera, aunque solo fuese mínimamente, el número y la intensidad de improperios que nos dedica a los ciudadanos españoles en sus artículos, o bien por urbanidad, o si lo prefiere, por caridad cristiana.

    Atentamente, Joaquín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*