baile coronavirus

Esta imagen ya no podrá verse en Andalucía, porque habrá mesas en las pistas de baile.

Salud

Contención de contagios en Andalucía, pero…

Comparte este artículo:

Los hospitales andaluces siguen manteniendo contenida la presión asistencial por el coronavirus Covid-19 pese a los 38 brotes registrados en la comunidad a día de hoy: 56 pacientes ingresados este martes, siete más en 24 horas, de los que siete se encuentran en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), dos más que el lunes. Por su parte, el Gobierno prohíbe los botellones, pero deja abiertos los discopub

Estos datos figuran en un gráfico difundido en redes sociales por la Junta de Andalucía que refleja la evolución diaria de los ingresos hospitalarios por Covid-19 en la comunidad autónoma.

La cifra de hospitalizados en Andalucía ha registrado un incremento de siete pacientes más en esta jornada después subir en tres el lunes y de que el domingo y el sábado aumentara en un ingresado cada día tras descensos en las dos jornadas previas. Los 56 hospitalizados contabilizados este martes son 11 más que los 45 registrados hace siete días.

Por su parte, la cifra de pacientes en UCI aumenta en dos ingresados después de subir en uno el lunes y descender en uno el domingo tras permanecer estable cuatro días consecutivos. Los siete pacientes en UCI contabilizados este martes son dos más que los cinco hospitalizados en esta Unidad hace una semana.

En cualquier caso, el descenso sigue siendo especialmente significativo si se compara con los datos del 30 de marzo, cuando se registró el pico de la pandemia en Andalucía con 2.708 hospitalizados -2.652 más que este domingo-, de los que 438 se encontraban en una UCI -431 más-.

Nuevas medidas

El Gobierno andaluz ha prohibido los botellones, aunque ya existía una ley de 2016 que servía para ello. Elías Bendodo y los suyos quieren acordonar al virus en pleno verano a costa de que los jóvenes no puedan vivir su fiebre del sábado noche particular en lo que queda hasta los exámenes de septiembre. Quizá han reaccionado tarde, habida cuenta de que muchos contagios han venido por el ocio nocturno. La sanción económica más grave por un delito contra la salud pública en Andalucía es de 600.000 euros.

Pero llama la atención que las terrazas-discoteca no se cierran. Solo limitan su aforo. A partir de ahora, habrá mesas distanciadas en las zonas de baile. No habrá nadie que pueda erigirse en el rey de la pista a lo Tony Manero. Se puede inferir que la presión de los empresarios nocturnos ha hecho mella en Moreno Bonilla y compañía, porque en lugares como Mallorca o Barcelona los discopub sí están cerrados.

Actualmente, hay 38 brotes activos repartidos por Andalucía y, aunque el consejero de Salud, Jesús Aguirre, hable de «labor eficaz de rastreo» en la comparativa con los números de la pandemia en el ámbito nacional, la sociedad andaluza está preocupada por el ocio nocturno, las reuniones familiares, la laxitud de algunos establecimientos y el turismo extranjero. «Está aumentando el volumen de hospitalizados«, reconoce el consejero de Salud. Y, mientras tanto, la Atención Primaria sigue enojando a los pacientes porque los médicos no atienden presencialmente.

La mala actitud de los británicos

Los británicos representan el 20% del turismo en España. Pero los británicos no están tomando las medidas de seguridad e higiene de otros países (o más bien las toman nunca, mal y tarde) a pesar de que Boris Johnson llegó a estar en la UCI por el coronavirus. A burro viejo no le cambies el canino.

Es una realidad diaria que no parece real. La nueva normalidad es la vieja sensación de inseguridad que recorre el cuerpo de la persona que espera el resultado de un examen, de un juicio o de un proceso laboral.

Estudiar unas oposiciones requiere preparación y mentalidad. Pero luego aprobar o suspender no depende de ti al cien por cien, porque luego sale la bolita que no te sabes y ese detalle infecta todo el examen. Con el Sars-Cov-2 pasa lo mismo. Un núcleo familiar puede extremar todas las precauciones, pero solo hace falta un resquicio, un descuido momentáneo, para que lo positivo de tu actitud se torne en positivo clínico.

Y luego la gente hablará de que seguro que lo has cogido por irresponsable y se produce ese rechazo social que tanto daño está haciendo a algunas personas. El momento histórico negativo de España y la humanidad debe servir para revertir la epidemia de reproches, como los que se hacen los líderes políticos continuamente. La democracia real, en su esencia, es mirar siempre por el ciudadano por encima del partidismo.

Una línea, no curva, de la esperanza para acabar: mañana sale el último barco que termina de llevar a las 7.180 temporeras que estaban atrapadas en Huelva al Puerto de Tánger. Todas han salido con el PCR negativo. Un hálito de luz dentro de la vorágine indefinible del virus coronado como principal enemigo del mundo.


Comparte este artículo:

One Comment

  1. Avatar Angeles Suárez Pozo

    Parece que los rebrotes que está viendo en Andalucía está animando al gobierno a tomar medidas.

    Pero este gobierno es muy simple y no tiene la suficiente capacidad como para dar respuesta a problemas serios.
    Las medidas que se piensan de tomar no creo que contenga el avance del coronavirus, se está viendo que la vuelta a la normalidad trae también la vuelta a la irresponsabilidad que los más jóvenes se toman su juerga y no piensan en nada.

    Entonces,que cierre a las 3 de la mañana y que baje el personal no creo que sea efectivo.

    Esa medida me parece insuficiente y me parece una tomadura de pelo , cuando estemos con los médicos sin poder atendernos y los hospitales llenos a ver qué es lo que hace.

Comenta la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*