Un indigente durmiendo en plena calle. / EFE

Opinión, Solidaridad

Falta de albergues para personas sin hogar

Comparte este artículo:

Es inaceptable, observar cómo vagabundean por todas las ciudades de nuestra España miles de personas, y en este momento de pandemia muchas más

Son diversas las circunstancias, ahora principalmente por falta de trabajo. Las contemplamos en el suelo de las calles, en los bancos de los parques etc, durmiendo en el exterior por falta de medios. Sin lugar a dudas que, de estas miles de personas, hay una minoría ínfima que, por problemas psicológicos o porque quieren esta vida, no se les puede obligar a acogerse a esta ayuda.

Precisamos de personas que nos asistan delicadamente. El aislamiento en la multitud es descomunalla esencia radica en ese brío interno que suscita esas transformaciones en las personas. Transmitiendo afecto se consigue una reflexión profunda en contextos  hostiles. Valorar y conocer a las personas por lo que son y como son sería un triunfo que gozaríamos si lo tuviéramos presente en cada momento.

Vivimos en una colectividad repleta de formalidades, carentes de  cuidado y cariño. Si estos se pusieran en práctica, la coexistencia y armonía con nuestros semejantes sería más humana.

Egoísmo y falta de solidaridad

La penuria material sobrecoge al prójimo. La escasez de resplandor en la población, con un consumismo y exclusivismo completo hasta ahora, perpetró más las tinieblas en nuestra sociedad.

El Estado, junto con las administraciones de todas las comunidades autónomas, no atajan de forma contundente ni realizan con empeño esta tarea, para terminar con esta lacra que nos desuela.

¿No es posible invertir en albergues para mitigar la angustia y desolación de tantas personas?

Los gobernantes deberían administrar nuestro dinero, por cierto de todos los españoles, de forma justa reduciendo gastos innecesarios, socorriendo a tantas personas que, por distintas situaciones, se han visto y se ven actualmente sin resguardo y con necesidad de recursos.


Comparte este artículo:

3 Comentarios

  1. Muy bien explicado, me parece que es demasiado tanta gente en la calle que pena de país.

  2. Avatar Angeles Suárez Pozo

    Hay mucha gente que está sin atención,la mayoría de ellos ha caído en la droga o el alcohol, yo conocí a una mujer que se quedaba a dormir en el parque era alcohólica y un día villeron para ayudarla lo llevaron con un centro pero se cansó del centro y volvió de nuevo a la calle al poco tiempo murió.

    No se le puede obligar a una persona que se cure pero también hay que entender que cuando una persona es drogadicta o es alcohólica no tiene ningún tipo de voluntad ni está tampoco bien psicológicamente, a mí me parece que aún depresión de alcohol de alcoholismo o dependiente drogas se le tendría que ingresar quiera o no quiera y tenerlos hasta que hagan las terapias y se rehabiliten.

    Es muy triste que una familia tenga a un miembro alcohólico y no lo puedo ayudar y como estos tienen que ir por su propia voluntad y como no tienen voluntad viven una vida de infierno, es una verdadera pena.

  3. Buen artículo D. José Ramón y una verdad como un templo!

Comenta la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*