Bolsa Única

La interfaz de la Bolsa Única.

Empleo

Casi 200.000 personas superan los obstáculos telemáticos para apuntarse a la Bolsa Única

Comparte este artículo:

A pesar del colapso continuo de la Web del Empleado Público, se han tramitado correctamente más de 500.000 solicitudes

La Bolsa Única Común de contratación de personal laboral temporal por categorías profesionales, en el ámbito de aplicación del VI Convenio Colectivo de la Junta de Andalucía, registró más de medio millón de solicitudes hasta el 7 de febrero, fecha de cierre del periodo de admisión. En concreto, y teniendo en cuenta que la convocatoria permitía participar y solicitar más de una categoría, el número total de solicitudes registradas asciende a 564.291 de un total de 178.801 personas diferentes (126.407 mujeres y 52.394 hombres), un número alto teniendo en cuenta el pesaroso proceso telemático repleto de sobrecargas en el sistema, que hacían que la Web del Empleado se bloquease a diario, sobre todo en horario de mañana. Se han presentado 5.495 solicitudes desde fuera de Andalucía (destacan las registradas desde Extremadura, Alicante, Ciudad Real, Madrid y Murcia) y 558.796 con domicilio en Andalucía.

Las inscripciones se han realizado telemáticamente, lo que ha supuesto un gran ahorro de papel (se ha evitado imprimir 7.459.217 documentos), pero, por otra parte, ha excluido de la Bolsa a muchas personas que no tienen formación en manejo de internet. Algunos centros Guadalinfo, ubicados en los pueblos más rurales de Andalucía, no dieron abasto durante el periodo de solicitud para atender a personas de todas las edades que no sabían ni podían tramitar telemáticamente la inscripción en la Bolsa debido a la dificultad del proceso. Dicha inscripción se realizó a través de la Web del Empleado Público de la Junta de Andalucía, desde fuera de la red corporativa de la Administración autonómica, con certificado digital.

«El sistema se caía continuamente»

«Ha habido que echarle mucha paciencia, porque el sistema se caía continuamente», reconoce una técnico de un centro Guadalinfo. «Es tan farragoso que decidí no echarlo«, comenta una mujer de mediana edad sin habilidades informáticas.

Se convocaron un total de 41 categorías divididas en cinco grupos. El Grupo I comprende a médicos, pedagogos, psicólogos y técnicos en Ciencias de la Información; el Grupo II a diplomados en Trabajo Social y Enfermería, educadores, educadores de Centros Sociales, educadores infantil, fisioterapeutas y monitores ocupacionales. El Grupo III encuadra a los analistas de laboratorio, conductores o mecánicos, correctores, directores de cocina, encargados de almacén, jefes de servicios técnicos y mantenimiento, monitores escolares, oficial primera oficios, personal de interpretación e información, personal de operador de protección civil y telecomunicaciones, personal técnico de servicios en centros, personal técnico en integración social, personal técnico en integración sociocultural, técnico superior en educación infantil y personal técnico en interpretación de lengua de signos.

El Grupo IV incluye a auxiliares de autopsia, de cocina, de enfermería, de instituciones culturales, de laboratorio y de servicio en centros; a conductores, monitores de deportes y oficial segunda de oficios. Y la última categoría, el Grupo V, engloba a los auxiliares sanitarios, al personal de limpieza y alojamiento, al personal asistente en restauración, personal de oficios y al personal de servicios generales.


Comparte este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*