nino porno

Un niño, viendo imágenes que no debería ver bajo ningún concepto.

Educación, Opinión

Protección integral a la infancia y a la adolescencia frente a la violencia

Comparte este artículo:

Hace unos días, la organización independiente Save the Children, líder en la defensa de los derechos de los niños en todo el planeta, anunciaba lo siguiente:

«Los adolescentes ven pornografía por primera vez a los 12 años y casi 7 de cada 10 (el 68,2%) consumen estos contenidos sexuales de forma frecuente. Más de la mitad de los adolescentes que ven contenidos pornográficos se inspiran en ellos para sus propias experiencias y el 30% reconoce que es su única fuente de información sobre sexualidad».

Según Save the Children, «este consumo se produce en la intimidad (93,9%), a través del teléfono móvil, y se centra en contenidos gratuitos on line (98,5%), basados de manera mayoritaria en la violencia y la desigualdad». 

Esta organización recuerda la importancia de que el Congreso de los Diputados tramite cuanto antes la Ley Orgánica de Protección Integral a la Infancia y la Adolescencia frente a la Violencia. La ley tiene una orientación protectora y contiene la educación afectivo-sexual como principio transversal en la enseñanza reglada, con el fin de que los alumnos aprendan en el aula, ajustada a su etapa educativa, con nociones necesarias con el fin de que puedan detectar la violencia y el abuso.

La ley también contiene propaganda de concienciación para evitar la agresión y conceder poder a la infancia y adolescencia en asuntos de educación afectivo-sexual y de educación en igualdad de género. Save the Children demanda la cooperación entre la Administración y plataformas de internet para realizar medidas de acceso a contenido pornográfico, con el objetivo de que los menores no puedan acceder a esas páginas. Hay que resaltar que esta ley intenta promover contenidos positivos en internet con el propósito de salvaguardar a la infancia de contenidos nocivos

La pornografía como profesora

Catalina Perazzo, directora de Políticas de Infancia y Sensibilización de Save the Children, decía: «Sin una educación afectivo-sexual incluida en el currículo y ante un mundo tecnológico lleno de posibilidades, la pornografía se ha convertido en profesora y consultorio de sexualidad para los adolescentes. El peligro no es que vean pornografía, sino que su deseo sexual se esté construyendo sobre unos cimientos irreales, violentos y desiguales propios de la ficción. También es peligroso que crean que su consentimiento, sus deseos y preferencias, o los del resto, no tienen por qué ser tenidos en consideración».

Esperemos que tanto el gobierno como los distintos grupos parlamentarios tomen la máxima conciencia de este gravísimo problema social que atenta contra nuestra infancia y juventud. Hay que  sensibilizar de manera insistente a las familias, profesionales de la educación, de la salud y a los mismos adolescentes para que esta cuestión acabe definitivamente y no produzca el daño que está ocasionando.


Comparte este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*