El pasado 2 de junio muchas oficinas del BBVA cerraron por la huelga de los trabajadores, a muchos de los cuales la dirección ha terminado por echar a la calle, deteriorando aún más la atención al cliente.

Opinión, Sociedad, Solidaridad

Plataformas de reivindicación social en todos los ámbitos para salvar nuestra democracia

Comparte este artículo:

Insólito, inhumano y demencial que las grandes empresas de servicios y bancos sigan empecinados en ganar más, sacando los mismos beneficios que antaño, a expensas como ha sido siempre de los ciudadanos o proveedores, con el agravante de que ahora no dan los servicios mínimos y te cobran por todo, aunque lo haga personalmente el cliente de forma digital

Ya es hora de que todos los ciudadanos de orden se movilicen y pongan en jaque a nuestros políticos, como lo ha hecho D. Carlos San Juan recogiendo firmas en la plataforma Change.org, para conseguir que se atendiera como es debido a ese colectivo de la tercera edad, de la digitalización financiera impuesta por estas entidades financieras. 

Todos los días, desde que uno abre los ojos, te encuentras que aparecen por doquier problemas que afectan a nuestra libertad y qué impasibles lo aceptamos. 

Los bancos hacen la vida más difícil a sus clientes

Todos estos problemas originados por las corruptelas e intereses de muchos, que siempre se aprovechan de la debilidad y desamparo del ciudadano que se ve cercado y ahogado por actuaciones viles e injustas, y que, de forma desesperante, se arrodilla y claudica ante las imposiciones y burocracias que provocan el desaliento y la retirada. 

Las empresas financieras también coartan libertades

Pues no, no y no. Debemos luchar juntos por nuestras libertades, que tanto costó conseguir a nuestros padres y abuelos y que de ninguna manera nos la pueden arrebatar, manipulando y engañando en las campañas electorales de nuestros supuestos representantes políticos, que deberían estar siempre a nuestro servicio, al servicio del pueblo. 


Comparte este artículo:

Un comentario

  1. Avatar Alberto

    Si todos pusiéramos reclamaciones por escrito cada vez que vemos coartadas nuestras libertades, nos iría mejor en todos los ámbitos, no sólo en el bancario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*