reforma laboral psoe podemos

El Gobierno aprobó ayer la reforma laboral por un solo voto en un procedimiento envuelto en la polémica. / EP

Opinión, Política

Mire que se lo dije…

Comparte este artículo:

A nadie le gusta emplear la expresión «te lo dije», o al menos eso es lo que cuentan. Pero no es cierto. Y no lo es, porque no puede serlo. Cuando a las advertencias acogidas con indiferencia se le sucede la realidad implacable y confirmatoria, el sujeto, otrora ignorado, responde como un resorte con un «te lo dije» inevitable. En el fondo es favor que le hace, porque podría ser peor, podría decir: «¿Ves lo que te pasa por no escucharme? Ahora te chinchas»

Así que aceptemos el «te lo dije» como animal de compañía. Por cierto, ¿ha visto usted la que se ha liado en el Congreso con lo de la reforma laboral? Es una pregunta retórica, claro que lo ha visto. Y lo que le queda por ver, porque este amenaza con ser el nuevo tema estrella de las próximas semanas en tertulias y noticieros. Ya tenemos donde entretenernos otro ratico mientras todo sigue igual. Las conclusiones, inevitablemente, van al encuentro de lo que unos cuantos venimos denunciando a veces con humor, a veces con vehemencia, desde hace ya algún tiempo: nuestro sistema de partidos y nuestras instituciones hacen aguas.

Señores, a los que se les paga muy bien para decidir si pulsan un botón rojo o uno verde, se equivocan de botón; presidentas de la sala que, cuando deben decir «la ley queda aprobada», dicen «la ley queda derogada»; supuestos procedimientos de control que no se siguen; partidos que obligan a votar a diputados contra su voluntad; y diputados que mienten a sus partidos para votar en nombre de ya no se sabe bien quién. Leyes que se aprueban sin el apoyo de la mayoría… suma y sigue. Durante la votación de la reforma laboral, solo eché en falta en el Congreso camareros sirviendo copas y unos buenos bafles bombeando tecno del bueno. Vaya chirigota. Y ahora viene lo de siempre, el debate en busca de quién hizo el mayor ridículo, las discusiones prefabricadas, los argumentos de marca blanca y la casa sin barrer.

Un circo viejo

El Parlamento es algo así como un circo viejo que ya no hay quien aguante, como los coches de choque que cada año montan en la feria, que tanto nos divirtieron cuando fuimos niños pero que, un día, por cualquier extraño motivo, nos aburren. Hace tiempo que vengo diciendo -y como yo, mucha más gente- que el sistema de partidos está obsoleto y que hay que llevar las instituciones a pasar la revisión, o la ITV, o las dos. Al motor de la democracia no se le ha cambiado el aceite hace demasiado tiempo y empieza a dar ya pistonazos cada vez mayores. En esta ocasión, con la votación de la reforma de la ley laboral y todo lo que vendrá después en forma de declaraciones y discursillos, queda patente la ineficiencia de nuestros representantes e instituciones.

Uno de los muchos memes que se hicieron ayer sobre la votación errónea del diputado Alberto Casero (PP).

Antes de que la inoperancia de políticos abastados acabe por enfrentar a quienes pasamos los días trabajando para sustentarles y que no somos responsables de sus limitaciones, lo suyo sería invitarles amablemente a abandonar la sala por la puerta de atrás. Esto solo ocurrirá si manifestamos este deseo saliendo a la calle. La alternativa puede ser siempre quedarse en casa a ver qué pasa, que es un poco más de lo mismo, y contemplar la polarización creciente de las gentes. Antes de que el mal sea mayor, pongámosle remedio. Que nadie nos diga «mire que se lo dije».


Comparte este artículo:

2 comentarios

  1. Avatar Lucía Ramos

    Desgraciada~mente…
    parece ser
    el castigo al humano
    más que el premio
    le dá placer.

  2. Avatar Salvador

    Miren sus facturas de la electricidad y en la última página viene reflejado el origen de la electricidad que se genera aquí en España. Un 43,6% la originan las renovables. La nuclear genera un 22,8%. Ciclo combinado: Gas Natural 17,9%, el resto de porcentajes viene desglosado en dicha factura.
    La otra noche mirando el noticiero de Canal Sur el cuentacosas de turno comentó que los altos precios de las harinas (pan, etcétera) estaban ocasionados por el conflicto de Ucrania. Según el individuo, España compra el 60% de harina a Ucrania y de ahí la subida del precio de parte de las cosas de comer.
    Mirando las compras que hace España en temas de agricultura en la página oficial del Ministerio de Agricultura año 2019( no encontré otra) saco las compras de harina de trigo duro como blando que hacen las empresas españolas. Francia y Bulgaria se llevan la palma y al resto de países a quiénes compramos también harinas, lo pueden. mirar. Por cierto, también exportamos grandes cantidades de productos elaborados de las harinas.
    El tema petróleo, lo dejo a parte.

    Otro día, me llamó la atención ver a empresarios italianos por video conferencia hablando directamente con Vladimir Putin.
    Me puse a indagar y según parece gran parte de empresarios italianos ( no son los únicos) hablan directamente con las autoridades rusas para hacer sus negocios al margen de sus gobernantes políticos de turnos. Parece ser que entre las sanciones del Tío Sam y la poca o nula credibilidad que merecen( algunos políticos) se buscan sus tejes y manejes directamente con quiénes creen conveniente.
    Otro día, escuché a un empresario español que tiene negocios en Rusia decir lo siguiente: es patética la política española cuando vienen aquí a Rusia a dialogar con alguno de éstos mandatarios,soy testigo de lo que les escucho decir y de como éstos ( los rusos) pasan completamente de todos ellos.
    Las últimas elecciones generales de España tuvo un índice de participación de un 70% creo recordar, ya veremos en las próximas y en las autonómicas.

    Volviendo al conflicto de Ucrania: sabéis lo fácil que es originar una guerra civil cuando dos potencias extranjeras en sus luchas por el poder se enfrentan la una a la otra?.
    Los secesionismo ,los factores del pasado y las mentiras de tantísimos golfos que hubo y que hay, siempre tienen unas consecuencias terribles para los pueblos y algún día la realidad lo muestra.
    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*