bebop

La fachada principal de la Residencia Joaquín Rosillo. / CANAL SUR

Empleo, Salud

Martín Casillas echa a la calle al oficial de mantenimiento de la Residencia Joaquín Rosillo «por motivos económicos»

Comparte este artículo:

Según ha podido saber EL LIBRE, Manuel Lorenzo ‘Nino’, responsable del mantenimiento del centro geriátrico (concertado con la Junta de Andalucía) desde 2010 y trabajador más antiguo, denunciará a la empresa, si no hay acuerdo previo en el Centro de Mediación, Arbitraje y Conciliación (CMAC) en la reunión de este viernes, porque considera que el despido es improcedente. Por su parte, la empresa argumenta que es un cese por las grandes pérdidas que está teniendo el centro: 131.764 euros en 2020 y un total de 23.639,86 euros en los primeros cuatro meses de 2021. Asimismo, Lorenzo denuncia graves irregularidades que se están cometiendo en la residencia

Las tareas de mantenimiento eran responsabilidad de Manuel Lorenzo, también conocido como Nino, «en horario pactado», según el propio cesado, con el director del centro, Enrique Rodríguez, de 7:00 a 15:00 horas, pero siempre acudió a las urgencias, a cualquier hora, de día o de noche. Según la empresa, también han dado servicio cinco compañías externas mediante seis contratos de prestación de servicios.

En la carta de despido rubricada por el apoderado de Asistencial Geriátrica San Juan de Aznalfarache (empresa del Grupo Martín Casillas que tiene otorgada la gestión de la residencia, que es propiedad del Ayuntamiento de San Juan, cuyo alcalde del PSOE, Fernando Zamora, nunca ha querido hacer declaraciones acerca de los graves problemas que hubo en el centro durante el confinamiento), Narciso Navarro, a la que ha tenido acceso EL LIBRE, la empresa incide en que la labor de mantenimiento, en el funcionamiento y estructura actual, está siendo «muy deficitaria, poniendo de manifiesto una inadecuada conservación del edificio que impide que podamos facilitar a los residentes un servicio adecuado».

Merma económica

La compañía tiene actualmente una situación de pérdidas, arrojando en el año 2020 unas pérdidas de 131.764 euros, según el documento elaborado por el Grupo Martín Casillas para echar a la calle a Manuel Lorenzo. En el texto expuesto en la carta de despido, Navarro añade, como argumento para el cese, que, a 30 de abril de 2021, la merma económica asciende a 23.639,86 euros. En solo cuatro meses. ¿Cómo puede ser eso culpa de un solo trabajador (de un total de 90), el cual siempre ha estado dispuesto a arreglar una avería de urgencia a cualquier hora? ¿Podría ser mala gestión? ¿Cómo están administrando los responsables de la Residencia Joaquín Rosillo -que sufrió uno de los brotes de coronavirus más grandes de los geriátricos en el ámbito nacional– las cuantiosas subvenciones de la Junta de Andalucía?

Los dirigentes del centro prosiguen su postulado encaminado a culpar a Lorenzo: «Esta organización de la labor de mantenimiento es notablemente deficitaria, ya que la empresa pierde la eficiencias, operatividad y control en esta partida de gasto tan importante en las cuentas de esta compañía, que, en el año 2020, fue de 42.184,10 euros«. En ese sentido, Narciso Navarro acusa directamente a Nino: «Esta labor de mantenimiento está perjudicando notablemente a los residentes que viven en su interior, a sus familiares, que ven con preocupación las instalaciones donde viven sus mayores, y a la propia residencia, porque su imagen se deteriora año tras año».

Así, Asistencial Geriátrica San Juan de Aznalfarache considera amortizado el puesto de trabajo de Manuel Lorenzo y los contratos de mantenimiento con las empresas externas (con la excepción del mantenimiento de ascensores y contraincendio). A partir de ahora, habrá un único contrato con la empresa Innova Te Cuida SL, «que supone un ahorro anual de 10.937,16 euros».

La «dictadura» de Enrique Rodríguez

«A los pocos días de que Enrique Rodríguez asumiese el cargo de director del centro, empezó una dictadura. Ha puesto siempre los derechos de los trabajadores a los pies de los caballos», revela Nino, que, durante 11 años, ha sido el hombre orquesta del mantenimiento de la residencia: arreglar una silla de ruedas; desatascar un inodoro; arreglar una cisterna; revisar las barandillas de las camas una vez por semana; desatascar las duchas; revisar los llamadores de emergencia; estudiar los libros de mantenimiento; atender a las empresas externas… Todas las tareas que, según convenio, debe hacer un oficial de mantenimiento. Y más: «Me he llevado todos estos años yendo a trabajar fuera de mi horario. Si pasaba algo, ahí estaba Supernino. Y, religiosamente, la empresa me pagaba las horas extra, pero ya sentía frustración, porque no daba abasto con tanto trabajo con cerca de 140 residentes». El exempleado también tuvo que hacer un curso sobre prevención de la legionella.

Asimismo, Manuel Lorenzo asevera que Enrique Rodríguez no acepta que le lleven la contraria, por lo que se produjo un distanciamiento entre ambos. «Nunca me ha firmado un parte de trabajo y yo le insistía en que me lo firmase y sellase. Nada, nunca lo conseguí», añade.

«Nunca he tenido un parte de conducta. Y tengo un correo de Rodríguez, en el que me da las gracias por haberle ahorrado a la empresa 300 euros»

Manuel Lorenzo, exoficial de mantenimiento de la Residencia Joaquín Rosillo

Hace tres meses, el oficial de mantenimiento se negó a ir a trabajar fuera de su horario laboral tras años haciéndolo, incluso en sus propias vacaciones. «A partir de ese momento, Enrique Rodríguez tomó represalias. El 31 de mayo me llamaron al despacho y me dijeron que me despedían de forma objetiva, porque se negaban a contratar a empresas externas para cubrir las horas en las que yo estaba fuera de la residencia», agrega Nino.

«Nunca he tenido un parte de conducta. Y tengo un correo de Rodríguez, en el que me da las gracias por haberle ahorrado a la empresa 300 euros. ¿Cómo he podido ahorrarle al centro 300 euros y ahora usted me despide por motivos económicos? ¿La empresa se hunde por mi culpa?», clama el extrabajador de la Joaquín Rosillo.

Otra posible razón del despido es que Manuel Lorenzo quería crear un comité de empresa con Comisiones Obreras. A los dos días de empezar a tramitar los papeles, fue despedido fulminantemente. ¿Casualidad? Actualmente y ya con Nino fuera del geriátrico, se ha creado el comité de empresa, pero con UGT.

«Es un manitas, hacía de todo»

«Es un manitas, hacía de todo: fontanería, electricidad… lo que hubiese que hacer. Es decir, es una persona competente», comenta a EL LIBRE un usuario de la Residencia Joaquín Rosillo sobre Nino. Y no es el único que echa de menos a Supernino, como le llamaban algunos.

El suegro de Enrique Rodríguez también trabajó en el centro

«Hace años, el suegro del director trabajó durante seis meses como auxiliar de mantenimiento«, confiesa Manuel Lorenzo. Con este, ya son tres los familiares de Enrique Rodríguez que han trabajado en la Joaquín Rosillo (su mujer y su cuñado siguen trabajando allí).

El enfermero que ejerce de responsable del centro tiene a su mujer, S. C., colocada en la residencia como supervisora de Auxiliares de Geriatría. Todo el staff directivo muestra su rostro en la página web del geriátrico… menos el propio Enrique, que ha borrado su fotoTambién está colocado su cuñado, A. C., en la Recepción del centro.

Según las fuentes consultadas, S. C. se dio de baja por embarazo justo antes del estado de alarma y cubrió su plaza una de las coordinadoras. Es decir, no se contrató a nadie con experiencia en el puesto para cubrir su baja. Y ya había falta de personal de antes, desde siempre. Y eso ocurrió justo antes de «la catástrofe» de la covid, como el propio Enrique dice en un audio de WhatsApp al que accedió EL LIBRE en su día.

Lorenzo acusa a Rodríguez de mala gestión y enchufismo

El extrabajador de la Joaquín Rosillo revela: «Cuando la residencia albergaba a 170 abuelos, Rodríguez se dedicó a meter a su gente (hay un psicólogo de más; un fisioterapeuta de más; una persona de confianza de su mujer…) en lugar de haber contratado al personal adecuado en el departamento que lo necesitara, como por ejemplo camareras de piso y auxiliares de enfermería. Entonces, cuando vino la desgracia de la covid, había más jefes que indios. Y se dio la situación siguiente: camareras de piso obligadas a dar pastillas a los ancianos y psicólogos y terapeutas dando de comer».

«Si voy a juicio y le pregunto a mis compañeros que quién viene de testigo de mi parte, nadie querrá, porque hay mucha necesidad y, si Enrique ha sido capaz de echar al trabajador más antiguo, a quién no va a echar. Cuando los abuelos se enteren de que ya no estoy allí, me echarán de menos, porque yo lo mismo te freía una camisa que te planchaba un huevo. Estaba solo en el departamento de mantenimiento y, con cerca de 140 residentes, no podía realizar tanto trabajo en unas instalaciones tan grandes, y eso siempre me llevaba a la frustración por no poder llevar a cabo todo mi trabajo», añade Nino, que conoció a su pareja en la residencia, ya que es trabajadora del centro.

Más de 1.500 euros la habitación doble

Los residentes en la Joaquín Rosillo pagan al mes 1.575 al mes por una habitación doble, aunque 100 de ellos cuentan con la cofinanciación de la Junta de Andalucía, que paga 948 euros de esos 1.575. Por ese precio, poner sopa agria, colchones de mala calidad y ordenar baños de madrugada a pacientes con demencia y alzheimer que no pueden protestar, como denunció EL LIBRE el 28 de abril de 2020, clama al cielo.

«Indispensable la reducción de costes»

En la carta de despido firmada por Narciso Navarro en presencia del director del centro, Enrique Rodríguez, Asistencial Geriátrica reconoce que la residencia se encuentra en una situación en la que «es indispensable proceder a la reducción de costes y a la mejora del servicio de mantenimiento», acusando a Lorenzo de cometer «innumerables fallos» en una labor de mantenimiento «totalmente inapropiada», una versión que se contrapone a los usuarios que, tras casi 11 años de servicio, echan de menos la labor de Nino.

Este periódico contactó con Enrique Rodríguez, pero éste se negó rotundamente a hacer declaraciones.


Comparte este artículo:

4 comentarios

  1. Avatar Anónimo

    «Supernino» como él mismo se llama (un poco ególatra), ya que habla de enchufes, tiene colocada a su mujer en la residencia, vamos que sigue en ella, no decidió irse cuando despidieron a su marido, ya que son tan malos en la empresa.
    Que triste que después de 10 u 11 años en la empresa, la trates así y diciendo tantas mentiras, que muchos podemos demostrar, pero mi pregunta es: ¿todo lo que denuncias ahora, pasaba en los 10 u 11 años en los que has estado dado de alta en la empresa? O ¿ha sido en este mes que no estás en ella? Por que denunciar ahora y no cuando estabas dentro y podías hacer algo más, te hace cómplice, ahí lo dejo…
    Que pena que como tu dices limpiadoras, terapeutas, psicólogos y TODOS los trabajadores que nos quedamos durante la pandemia hiciéramos funciones que no nos correspondían, pero es que hubo mucha gente que se dio de baja sin tener pcr POSITIVA, como fue su caso Supernino. Gracias a trabajadores como tú, los demás que dimos la cara por nuestros residentes y por nuestra casa tuvimos que hacer de todo y no por obligación si no por que nos salió del corazón, por que nos gusta nuestro trabajo y nos importa.
    Te reconozco que el centro es muy grande para el mantenimiento de una sola persona, pero aún es más grande cuando estas 8 horas pegado al móvil. Incidencias normales que salían y se tardaban más de 1 semana en reparar, eso es trabajar duro y bajo presión.
    Supernino el único trabajador que tenía el beneplácito para desayunar fuera del centro en horario laboral y no usar epis (solo PPF2).
    Podría contar mil historias más pero al final me da hasta pena… si crees que tu despido no ha sido correcto vete a los juzgados pero no juegues con el trabajo y la pasión de los demás, incluida la de tu mujer.

  2. Avatar Manuel Lorenzo Ibañez

    Buenos días Sr/Srta:

    Aunque sé quién escribe, pero voy a reservarme de decir su nombre, ya que te presentas como Anónimo. Yo soy Manuel Lorenzo (Nino), la persona qua han despedido por despido improcedente en la residencia de Martín Casillas, reconociendo hoy la improcedencia con la cantidad de mejora por despido de 7.000€ mas 9.616,71€ por despido objetivo hoy, 2 de Julio 2021 a las 09:30h en CMAC (Centro de mediación, arbitraje y conciliación).

    Le voy a responder a usted a todas sus descalificaciones: le recuerdo que no tengo el poder de enchufar a nadie, ya que no soy el jefe. El jefe sí puede enchufar. De eso puede dar usted fe. A mi pareja la conocí allí, en el puesto de trabajo. ¿Por qué tiene que irse? Podría haber denunciado más cosas y las puedo denunciar, y con pruebas. ¿Sabe usted que tengo correos, mensajes y audios de la persona que le enchufó? ¿Usted tiene prueba de que miento? ¿Por qué usted me califica de mentiroso?

    Desgraciadamente, mi pareja cogió covid en la residencia por dar el corazón, como usted dice. Yo también me exponía, entrando en las habitaciones con positivos para colgar, por ejemplo, los EPI de los compañeros que entraban para atender a los abuelos. Pero, por protocolos, tuve que estar aislado en casa. Tengo audios de quien le enchufó a usted diciendo que me quedara en casa, terminando la obra de mi casa. Pregúntale, que quizás no se acuerde, maldita mediateca.

    Respecto al móvil, le recuerdo a usted que es el mío personal y, como jefe de mantenimiento, atendía a todas las empresas externas por teléfono y por correo electrónico. Le recuerdo a usted también que tengo registrada la llamada del recepcionista de las 11 de la noche para que recogiera una muestra de covid del foso del ascensor.

    Del tema de las incidencias, ahí están, las puedes usted leer. Y, si quiere, le mando un correo de su jefe agradeciendo mis trabajos y el ahorro de cantidades a la empresa. Quizás la ignorancia es su mejor virtud. El beneplácito del que usted habla es el que me dio su jefe en las reuniones matinales que se hacen con los encargados de Centro y departamentos. Como yo era la persona que se desplazaba en mi propio coche a hacer las compras de mi departamento y a por los pañales al centro de salud, por el módico precio de 35€ mensuales de complemento, no hay que ser muy lista para denegar mi salida. Teniendo que ir también, fuera de mi horario laboral, a solucionar cualquier incidencia sin pagar una disponibilidad. También le puedo enviar las llamadas, si usted quiere.

    Yo usaba mascarilla FFP2, correcto, no PPF2.

    Si usted cree que no usaba los EPI, ¿por qué no tuve nunca un parte de conducta? Le recuerdo a usted también que fui nombrado delegado de Riesgos Laborales. Si quiere, le mando el curso, un Comité que creó su jefe. Efectivamente como no ha sido el correcto, de donde cree usted que vengo, si quieres le mando el acta. Le invito a usted a contar mil historias y a denunciarme por injurias o calumnias. Está usted en su derecho.

    Quizás yo tenga más pasión que usted después de ser la persona más longeva de la empresa y aguantar lo inaguantable. ¿Usted ha vivido en esta empresa que le deban 4 nóminas? Y mire si juego con el trabajo de los compañeros, que he sido la persona que ha defendido los derechos del trabajador junto a mis compañeras que van en las listas, creando un Comité de Empresa con CCOO. Y esa es la razón de mi despido, por defender tus derechos, pero claro, como usted va en la lista de UGT creada por la empresa, qué derechos va a defender. Ojalá mi despido sea la causa de que los trabajadores de la Joaquín Rosillo tengan sus derechos.

  3. Avatar Javier

    Después de leer los comentarios de esta señora sobre uno de los mejores profesionales que conozco me veo en la obligación de contestarle.Me puede usted explicar en una residencia de tantas personas que potestad tiene el encargado de mantenimiento al que además desde hace varios meses se quieren cargar de enchufar a nadie?yo sin ser muy listo me doy cuenta que los hay peores que yo.Sobre porque no habla el señor nino antes está clara la respuesta y no hay que ser un séneca por miedo a perder su puesto de trabajo como asi a ocurrido. Usted estoy seguro que escribe lo que escribe por la misma razón y mas viendola que va en las listas de ugt con la empresa. Se ve que tiene usted muchos favores que pagar y así los paga.Si el señor nino era tan malo y solo se preocupaba por el teléfono le hago la misma pregunta a usted como ha tardado 12 años en darse cuenta que no vale para el cargo?un director que tarda 12 años en darse cuenta que un trabajador no le vale me deja más que claro que el que no vale para el cargo es el
    Con dios muy buenas y reze para que no gane las elecciones sindicales comisiones obreras y se os acabe el chollo que tenéis montado unos cuantos

  4. Avatar Anónimo

    Buenas tardes, señorita. Soy una antigua trabajadora que luchó mucho por su trabajo, del que tuve que salir por las amenazas del señor director. Tuve el placer de conocer a Supernino, como usted lo llama. ¿Sabe usted de todo lo que habla o se lo redactó el señor director? Que de señor no tiene nada, ya que no aporta mucho a sus trabajadores. No se sienta con sus trabajadores, no los escucha, no le da los días que le pertenecen… En resumen, luchará por la residencia, pero no por sus trabajadores…

    ¿Cuántos trabajadores fijos se le fueron, señorita? ¿Por qué? ¿Casualidad de la vida? ¿O porque también eran malos como Supernino? Trabajadores a los que les prometió sus papeles del paro y se fueron con la manos vacías. ¿Me podría usted explicar por qué su mujer no se fue? ¿Por qué irse su mujer, señorita? No tuve el gusto de conocerla, señorita, pero sí que me hablan de usted. ¿Por qué está usted fija allí? Ahhh, la mejor amiga de la mujer del director, ¿no? Eso sí es enchufe, señorita, no el de Supernino con su mujer, ya que no es fija. ¿Por qué no es fija? ¿Porque es mujer de Nino o porque el señor director no quiere? Porque, hasta donde yo sé, hicieron a muchas personas fijas y ella no entró. Es una pena que gente tan buena como tiene la tenga en la calle, ya que no la valora.

    Señorita, ¿me podría también decir qué hace una trabajadora como tú, con tu título, en una residencia? ¿A qué se dedica usted en la residencia? ¿A hacer cuadrantes? Cuadrantes que ni se los estudia… Tanto que usted sabe, parece que no sabe usted que está prohibido trabajar de tarde y, al otro día, de mañana. O trabajar 2 días y descansar 1 y después 4 y descansar 2 o que los cuadrantes se tienen que entregar antes, no a último de mes. Pues por ese motivo, y por muchos más, Supernino iba a luchar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*