vigilantes playa 06

El consejero de la Presidencia, Elías Bendodo, habla hoy con vigilantes de la playa en Almería.

Empleo

Manuel, auxiliar de playa: «Con respecto al sueldo, nos están tomando el pelo»

Comparte este artículo:

Un trabajador del proceso de selección más opaco que ha vivido la Junta de Andalucía en los últimos años asegura a EL LIBRE que «aún no nos aclaran lo que vamos a cobrar» y espeta: «Seguramente cuando se desvele todo este montaje de derechas para hacer política con el virus, van a salir 3.000 auxiliares bastante enfadados a manifestarse»

Manuel es uno de esos auxiliares de playa contratados por la Consejería de Presidencia de la Junta de Andalucía para controlar la nueva normalidad provocada por la pandemia en un proceso muy criticado por sindicatos, partidos políticos y ciudadanía por su carácter opaco y su falta de criterio en cuanto al mérito, la capacidad y la igualdad.

Este trabajador quiere destacar que el supuesto enchufismo que hay detrás de estas contrataciones exprés por correo electrónico, denunciado reiteradamente por sindicatos y por lectores de EL LIBRE, no va con él: «No nos han metido a dedo. Yo vengo de un barrio pobre y no tengo a nadie que me enchufe, por lo tanto no ha sido a dedo».

Otra crítica que están recibiendo estos vigilantes de la playa es la falta de formación (Grupo 5 de la Junta), pero Manuel deja clara su postura: «No es necesario tener una titulación de socorrista para hacer el trabajo que hacemos, ya que nuestra labor es informar, por lo tanto solo es necesario ser una persona educada y que sepa expresarse bien».

El presidente de la Asociación Profesional de Técnicos en Andalucía de Salvamento Acuático y Socorrismo (Atasas), Rafael Lucas Gómez, expresa que estos 3.000 auxiliares de vigilancia no perjudican a los socorristas que trabajan en las playas: «Creo que no hay intrusismo profesional. El decreto sanitario de las instalaciones de baño recomienda que, en la playa, haya un socorrista vigilando cada 200 metros, algo que desgraciadamente no se cumple. Estos auxiliares regulan el uso de la arena, del área de descanso, mientras que el técnico de salvamento vigila el área de baño».

El ninguneo del sueldo

Ahora bien, Manuel asegura que todavía desconoce cuál será su sueldo (Juan Marín dijo en un principio 1.900 euros netos y luego rectificó y dijo que eran brutos, pero se acercará más a los 1.400 brutos). «Con respecto al sueldo nos están tomando el pelo. Hoy, a día 20 de julio, aún no nos aclaran lo que vamos a cobrar«, confiesa Manuel.

Este auxiliar de vigilancia de playas tampoco entiende que se reivindique contar con parados de las localidades costeras para este trabajo: «No entiendo a las personas que dicen que debería de ser gente de la localidad, ya que en mi ciudad la mayoría de personas que trabajan en el centro comercial son de otros pueblos y me parece genial. Todo el mundo tiene necesidad de trabajar y, si alguien no lo entiende, no está preparado para este trabajo ya que el factor mas importante para este puesto es la empatía«.

Con respecto a la territorialidad, la Ley 9/2017, de 8 de noviembre, de Contratos del Sector Público, por la que se transponen al ordenamiento jurídico español las Directivas del Parlamento Europeo y del Consejo 2014/23/UE y 2014/24/UE, de 26 de febrero de 2014, dictamina la libre concurrencia en las contrataciones de cualquier administración sin restricciones territoriales.

Asimismo, Manuel critica duramente el sistema de contratación que ha perpetrado la Junta de Andalucía: «Seguramente cuando se desvele todo este montaje de derechas para hacer política con el virus, van a salir 3.000 auxiliares bastante enfadados a manifestarse y, lo mínimo que pedimos después de estar expuestos al virus en primera línea, es respeto y apoyo«.

Este auxiliar de observación quiere aclarar que le gusta el trabajo y se siente realizado al «ayudar a acabar con esta pesadilla». También hace hincapié en que no dispone de sombra en toda la jornada, que la gente se le acerca sin mascarilla y tiene que estar pendiente de distanciarse para no contagiarse.

«La mayoría de personas no entienden que esto es una pandemia y te tratan mal, te dan malas contestaciones y uno debe de mantenerse firme sin entran en discusiones, que ya han agredido a un compañero, que nos han insultado y ninguneado. Esto ultimo va para aquellas personas que, por tener un titulito, se creen más preparadas», apostilla Manuel.

Buen comportamiento

Otro vigilante de la playa de la zona costera de Huelva disiente de Manuel y asegura que «el 95% de las personas son educadas y dejan de cometer la infracción cuando se les llama la atención».

«El problema es ese 5% de energúmenos que enseguida se encaran y se ponen violentos», añade este observador, que tampoco ha cobrado ni un céntimo a día de hoy tras más de un mes trabajado (los auxiliares empezaron su labor el pasado 15 de junio). Y EL LIBRE ha podido constatar más casos de impago en otras zonas costeras de Andalucía.

Otro tema preocupante es que varios vigilantes de la playa se han quejado de que no han podido hacer el curso de formación específica a través de la página web de la Escuela de Seguridad Pública de Andalucía (ESPA) «por fallos informáticos». Por lo tanto, siguen trabajando con esa carencia formativa.


Comparte este artículo:

Comenta la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*