imagen cabecera

El Che Guevara, Antonio Núñez Jiménez y Fidel Castro.

Política

Los tentáculos de Facua en Cuba

Comparte este artículo:

Mientras el pueblo cubano se echaba a las calles en masa el pasado mes de julio gritando por todas las avenidas, calles, plazas, pueblos y ciudades, reclamando vacunas, pan y libertad y, con ello, el fin de la dura dictadura del régimen comunista que gobierna la isla, existen aún en España partidos políticos y entes instrumentales que aun miran con envidia y hasta con cierta nostalgia al régimen totalitario instaurado en Cuba. Incluso hay quienes exigen al mundo el fin del embargo norteamericano que pesa sobre este país, sin apuntar ni señalar nunca al régimen dictatorial que lo soporta durante más de 60 años. Convendría recordarle al gobierno cubano y a todos sus defensores que, entre otras causas, una subida del precio del trigo y, con ello el precio del pan, en la Francia de 1789 desató una revolución que rompió los cimientos de la propia historia

El estallido social que se produjo el pasado 11 de julio en Cuba, es algo novedoso desde que se implantó la dictadura en 1959 y es consecuencia de la falta de alimentos y productos básicos, pero también lo es de la falta de libertades acumuladas durante décadas. Y es la consecuencia de mentir y de manipular a un pueblo que no ha tenido garantizados los derechos humanos básicos durante más de seis décadas, como son el derecho a manifestarse, asociarse, oponerse, expresarse y elegir libremente sobre su destino. A lo que se le une una falta de liderazgo político en la isla tras la salida de los Castro del poder, la mediocridad de una envejecida cúpula militar que pretende mantener los privilegios de los que goza a toda costa, y a un gobierno elegido a dedo por Raúl Castro que sigue sin adaptarse siquiera a las demandas de las nuevas generaciones que ya no se creen la falsa historia de la igualdad del socialismo cubano y de la llamada Justicia Revolucionaria.

El Gobierno de Cuba continúa calificando de delitos penales las actividades no violentas tales como las reuniones para debatir sobre la economía o las elecciones, las cartas al Gobierno, las informaciones periodísticas sobre acontecimientos políticos o económicos, hablar con reporteros internacionales, defender la puesta en libertad de presos políticos o usar canales de YouTube o Instagram para dar una opinión sobre lo que ocurre en Cuba. Aunque el número de juicios políticos ha disminuido en los últimos años, los tribunales cubanos siguen juzgando y encarcelando a activistas de los derechos humanos, periodistas, economistas, médicos, a otros profesionales independientes y a los youtubers, tanto famosos como anónimos, por la expresión pacífica de sus ideas.

Tras la caída de la URSS y la caída de la ayuda prestada por China y Venezuela, se creó un vació que aun nadie ha llenado. Pero el acontecimiento que ha hundido definitivamente la economía del país caribeño ha sido la caída del turismo tras el tsunami de la covid-19, porque volvió el hambre a Cuba. Por eso la gente de manera espontánea salió a las calles para protestar por su condiciones de vida mientras que la policía, los represores del gobierno cubano y los simpatizantes comunistas que han obtenido ventajas del sistema, salieron a acallar las protestas a base de palos, detenciones, encarcelamientos y desapariciones, una fotografía que recordaba cuando Ceaucescu mandó a los mineros armados con palos para hacer frente a la revolución que se iniciaba en Rumanía y que a la larga triunfaría.

Dice un refrán cubano que los tres verdaderos problemas del Gobierno son el desayuno, el almuerzo y la cena. En España, aún hay quienes apoyan una dictadura corrupta incapaz de darle de comer a sus ciudadanos. Y aún es más sorprendente ver a dirigentes políticos españoles decir que España no es una democracia plena mientras defienden la dictadura y la represión en Cuba, a la que definen como una “democracia popular participativa”. Y, como dijo Mijail Bakunin en su alegato contra Marx: «Ellos afirman que solamente la dictadura -la de ellos, evidentemente- puede crear la voluntad del pueblo. Nosotros les respondemos: ninguna dictadura puede tener otro objeto que el de perpetuarse; ninguna dictadura podría engendrar y desarrollar en el pueblo que la soporta otra cosa que la esclavitud. La libertad sólo puede ser creada por la libertad».

Facua pide el levantamiento del embargo norteamericano

El 4 de abril de 2020, Facua emitió un comunicado en el que indicaba que «FacuaConsumidores en Acción se ha sumado a las organizaciones que instan a un levantamiento inmediato del bloqueo a Cuba por parte de Estados Unidos. La asociación considera inaceptable la violación de derechos humanos que supone mantener el bloqueo al país caribeño…». Es un comunicado que no entra a valorar ni a ejercer crítica alguna al gobierno comunista que rige en la isla de Cuba, a la dictadura que ejerce férreamente sobre su pueblo desde hace más de 60 años y tampoco lo es de apoyo siquiera a la libertad y a los derechos humanos del pueblo que la soporta y la sufre.

El pasado 12 de julio, Rubén Sánchez, secretario general de Facua e hijo de su fundador, lanzó un tuit desde su cuenta personal en el que decía: «Gente que siempre ha permanecido callada ante el bloqueo criminal de EEUU sale ahora a dársela de solidaria para denunciar que los problemas económicos y sanitarios de la isla son culpa de Díaz-Canel». Y el pasado 17 de julio, lanzó otro tuit sobre una manifestación en apoyo al gobierno comunista cubano cuando escribía: «Esto es el Malecón de la Habana. Manifestación masiva en apoyo a la revolución y contra el bloqueo criminal de EEUU«, cerrando el tuit con una imagen de miles de manifestantes en La Habana.

También el fundador de Facua y actual presidente de su fundación, Francisco Sánchez Legrán, el pasado 17 de julio lanzó un tuit en defensa del gobierno de Cuba preguntándose: «¿Informarán en los medios de comunicación de España de esta concentración de decenas de miles de cubanos/as que se está celebrando hoy, día 17, en el Malecón en La Habana, apoyando a su Gobierno y su propia soberanía?», acompañado de dos fotografías en la que, en una de ellas, aparecen miles de manifestantes del Partido Comunista y simpatizantes en apoyo al Gobierno cubano.

El desembarco de Facua en Cuba

Facua desembarca en Cuba a mediados de la década de los 90 del siglo pasado de la mano de Eugenio Rodríguez Balari, quien facilita la firma de convenios de colaboración entre Facua y la Fundación Cubana Antonio Núñez Jiménez de la Naturaleza y el Hombre (FANJ) desde el año 1996. Tras los convenios, la Fundación Facua -según indica la misma en su web con fecha 25 de febrero de 2.011- «promoverá la realización de las gestiones necesarias ante el Gobierno de España y de las comunidades autónomas, así como ante empresas e instituciones españolas, para lograr ayudas para el desarrollo de programas de cooperación que pudiera ejecutar la FANJ en Cuba».

Eugenio Rodríguez Balari, fallecido el pasado mes de febrero, era asesor internacional de la Fundación Facua para la Cooperación Internacional y el Consumo Sostenible. Asimismo, era el responsable de consumo de la Fundación Antonio Núñez Jiménez de la Naturaleza y el Hombre de Cuba (FANJ) y uno de los impulsores de la legislación de protección al consumidor en Cuba, algo paradójico en un país que carece de casi todo. Balari -como es conocido en la isla- se incorpora a la lucha revolucionaria muy joven, en 1955, en la insurrección que se libró en Cuba contra la dictadura de Fulgencio Batista apoyada por los Estados Unidos, entrando en sectores del Movimiento 26 de Julio y en el Directorio 13 de Marzo en La Habana. Balari ostentó, por ello, varias condecoraciones otorgadas por el Consejo de Estado de la República de Cuba.

Tras la revolución en Cuba fue miembro del Buró Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas, donde estuvo de secretario de Relaciones Exteriores y ejerció de director del semanario Mella. También fue miembro de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana y de la Sociedad Económica de Amigos del País. Ejerció de profesor titular adjunto de la Universidad de La Habana, colaborador del Centro de Estudios de la Administración Pública e investigador titular de la Academia de Ciencias de Cuba. Balari dirigió la revista Opina hasta su desaparición en 1994. Dicha revista era el órgano oficial del Instituto Cubano de Investigación y Orientación de la Demanda Interna (Iciodi). Creado en abril de 1971, dicho instituto dependía directamente del Consejo de Ministros y se dedicaba a las investigaciones en el ámbito del consumo, el mercado doméstico y la demanda, además de su función de orientación del consumo.

Rodríguez Balari guardaba una fidelidad espartana con la Revolución y con el futuro de Cuba. Formó parte del gobierno cubano como ministro-presidente de la Demanda Interna. En el libro Cuba: ¿La revolución acosada?, en una de las entrevistas, indicaba Balari que «mientras haya imperialismo, no nos podemos dar el lujo de un sistema multipartidista, no podríamos competir con el dinero y la propaganda que Estados Unidos haría entrar a raudales aquí. No perderíamos sólo el socialismo, sino también nuestra soberanía nacional».

Balari, en su defensa del régimen cubano, tras la caída de la URSS de Gorbachov y el colapso del bloque el este, respecto al retraso de la llegada del petróleo a Cuba, llegó a decir: «Nosotros podemos parar el aire acondicionado, suprimir la programación matutina de la tele, desacelerar las actividades e incluso volver a la agricultura de tracción animal y humana. Todo es cuestión de grado». Esto que opinaba Balari es lo que Fidel Castro denominó Período Especial en Tiempos de Paz de la Economía en Cuba.

Fundación Antonio Núñez Jiménez de la Naturaleza y el Hombre (FANJ)

La Fundación Cubana Antonio Núñez Jiménez de la Naturaleza y el Hombre (FANJ), con quien Facua firma los convenios de colaboración para proyectos en Cuba, se debe a quien era el geógrafo de Fidel Castro y está considerado como el Jacques Cousteau de Cuba. Pero, tras esa fachada de explorador, geógrafo y espeleólogo -sustentada en sus indiscutibles aportes en esos campos, incluso antes de 1959-, participa en la revolución cubana y, en 1958, es nombrado capitán del Ejército Rebelde de la Columna 8, Ciro Redondo, participando en la liberación de los pueblos de Fomento, Cabaiguán, Placetas, Remedios, Caibarién, así como de la ciudad de Santa Clara, bajo las órdenes del comandante Ernesto Che Guevara. Más tarde fue el capitán ayudante de Guevara en la Fortaleza Militar de La Cabaña. Incluso escribió cuatro tomos sobre la revolución titulados En Marcha con Fidel 1959, 1960, 1961 y 1962.

Por orden de Fidel Castro, participa en la creación de la primera Milicia Campesina de Cuba, organizada especialmente para la captura de los contras revolucionarios que operaban en la Sierra de los Órganos. Entre 1960 y 1961, se le asigna la dirección de la Escuela de Artillería Camilo Cienfuegos, donde se formaron 10.000 milicianos en las armas antitanques y antiaéreas. Antonio Núñez le sirvió a Fidel Castro en sus propósitos de extender la influencia de la ideología comunista y la idea de las guerrillas por las universidades de América Latina y el Caribe. No en vano, fue unos de los fundadores del Partido Comunista de Cuba (PCC).

Antonio Núñez fue, tras el triunfo de la revolución, entre otros cargos, director del Instituto Nacional de Reforma Agraria entre 1959 y 1962; presidente fundador de la Academia de Ciencias de Cuba (1962-1972); viceministro de Cultura entre 1978 y 1989, igual período en que su esposa Lupe Velis se encargó del departamento de Relaciones Internacionales del mismo ministerio. Fue embajador en Perú (1972-1978), fundador de la Comisión Nacional Cubana de la Unesco, miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y diputado de la Asamblea Nacional desde 1976 a 1989. Fue también presidente del Banco Nacional de Cuba después que el Che Guevara dejó de serlo y pasó a ministro de Industrias. En 1994, cuando Núñez Jiménez enfermó y decidió jubilarse, recibió el permiso de Fidel Castro para crear y presidir en su propia casa de Miramar la Fundación de la Naturaleza y el Hombre. Fundación que lleva su nombre y que hoy preside una de sus hijas. La fundación tiene delegaciones en casi todas las provincias del país, siendo alguno de sus representantes provinciales cargos del Gobierno comunista de Cuba..

Los sucesos de La Cabaña

El 3 de enero de 1959, Fidel Castro nombró al Che Guevara comandante de la fortaleza de La Cabaña y juez supremo de los Tribunales Revolucionarios, teniendo de capitán ayudante a Antonio Núñez Jiménez. El recinto, que entonces se convirtió en prisión y en tribunal, tenía capacidad para 300 internos, pero llegó a acoger a entre 800 y 1.000 reclusos, algunos de ellos eran mujeres, entre ellos presos del régimen corrupto del dictador Batista, más tarde acogió a los opositores anticastristas y a los críticos comunistas de Fidel Castro. Muchos de ellos no llegaban a los 30 años. En la Fortaleza Militar de La Cabaña se produjeron fusilamientos tras la Revolución. Se recreó en la isla de Cuba y en la prisión una época que se parecía a la del Terror en la Francia revolucionaria de 1793.

Guevara asesinó personalmente en su oficina al capitán José Castaño, Jefe del BRAC (Buró Represivo de Actividades Comunistas), condenado a muerte en la Causa Nº 75 de 1959, dándole él mismo el tiro de gracia. En la parodia de juicio que lo condenó, entre otros, declaró contra él Antonio Núñez Jiménez. Por otra parte, historiadores han calculado que se produjeron bajo su mando en La Cabaña centenares de fusilamientos. El propio Ernesto Che Guevara reconoció a la comunidad internacional la existencia de los fusilamientos. En Naciones Unidas, en Nueva York, donde pronunció un discurso el 11 de diciembre de 1964, respondió a las insistentes preguntas sobre las ejecuciones con su famosa declaración: «Fusilamientos, sí, hemos fusilado, fusilamos y seguiremos fusilando mientras sea necesario». Negando que fueran asesinatos.

Para darle legalidad a las condenas se celebraban juicios sumarísimos, donde el derecho penal fue un mero instrumento de represión política y donde, desgraciadamente, se hicieron famosos los fiscales del Tribunal Revolucionario de La Cabaña, Fernando Flores Ibarra, apodado Charco de Sangre, que se ganó este apodo a raíz de la severidad con que juzgó a decenas de acusados en juicios sumarios a partir de 1961, tras la fracasada invasión de Bahía de Cochinos; Pelayo Fernández Rubio, al que llamaban Pelayito Paredón, y Tony Suárez de la Fuente al que apodaban El Chacal. Posteriormente, Fernando Flores Ibarra fue designado como embajador en Polonia, Yugoslavia, Ecuador, Francia y Suecia. En su época de fiscal fue un hombre temido que acostumbraba a insultar incluso a familiares de los enjuiciados y los amenazaba con enviarlos al banquillo de los acusados, de acuerdo con un reporte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de 1963.

Las ejecuciones de La Cabaña se realizaban en el famoso Foso de los Laureles, unas ejecuciones de las que la viuda del Che ha dicho que eran un «acto legítimo de Justicia Revolucionaria». El propio Guevara presidía el Tribunal de Apelaciones. Nunca anuló ninguna condena, recuerdan quienes trabajaron con él. Han transcurrido más de 60 años de aquellos hechos, pero los miles de cubanos que estuvieron presos en La Cabaña todavía recuerdan con horror cómo en el silencio de la noche podían escuchar la orden dada a los pelotones de fusilamiento: «¡¡Preparen, apunten, fuego!!». Muchos de los juicios con condena a muerte y los posteriores fusilamientos eran transmitidos en directo por la televisión y proyectados luego como documentales por los cines de todo el país.

Los diarios y las revistas no se quedaban a la zaga. Las fotos, a veces secuencias fotográficas completas, ocupaban las portadas y la casi totalidad de las publicaciones. El diario Revolución (hoy conocido como Granma), órgano del Movimiento 26 de Julio de Fidel Castro, se hizo eco cotidiano de esos fusilamientos, anunciándolos y recabando numerosos pronunciamientos a favor de ellos e incluso dando la lista de los fusilados del día. Para justificar los fusilamientos, el argumento principal usado por los medios era siempre el mismo: su objetivo sería evitar la venganza por parte de las masas. Los cubanos recuerdan todavía cómo, mientras el capitán Antonio Núñez Jiménez declaró el año de 1961 como el Año de la Educación, ellos lo llamaron el Año del Paredón.

La fundación en la actualidad

La Fundación Antonio Núñez Jiménez la dirige actualmente Liliana Núñez, hija del todopoderoso exguerrillero, amigo personal del Che Guevara y de Fidel Castro, que es la encargada de recaudar fondos internacionales para la fundación. La fundación está situada en una fabulosa mansión, que fue la vivienda de Antonio Núñez. El exguerrillero dejó una magnífica herencia a sus cuatro hijas en forma de varias mansiones que se alquilan en Airbnb y en la plataforma Booking. Una de ellas, Villa Palmera, propiedad de Lupe Núñez se alquilaba por 585 euros la noche. La otra, propiedad de Liliana Núñez por 500 euros la noche, explotando así los palacetes que poseían los comandantes revolucionarios cubanos que están vedados y prohibidos para el resto de la población.

Las hijas aún mantienen en Cuba enormes privilegios heredados de su apellido. El gobierno cubano apoya las actividades empresariales de las hijas del exguerrillero. El pasado 7 de mayo, el presidente de Cuba Miguel Díaz-Canel y varios ministros visitaron la sede de la Fundación FANJ como parte de un recorrido oficial por algunos emprendimientos del municipio habanero de Playa. El Partido Comunista de Cuba se hizo eco de la visita, publicando la noticia en su Facebook y en el diario del Partido Comunista de Cuba Granma, también fue recogida la visita en el Twitter personal de Díaz-Canel, indicando en el hilo que «cada aporte, aunque pequeño, cuenta para el país. Lo confirman emprendedores que visitamos: el proyecto Filifiore Habana, de jabones artesanales; VidaBum, dedicado a las producciones acuapónicas, y un centro de abonos orgánicos». Hecho que también recogió la web La Juventud Rebelde, diario de la juventud cubana.

En el reportaje, Liliana Núñez Velis les explicó en detalle en qué consistía su nuevo y prometedor emprendimiento naturista, la línea de productos de limpieza corporal y cosméticos Filifiore-Habana, negocio que comparte con su hermana residente en México, Patricia Núñez Velis. Esta línea de productos cosméticos constituye un negocio familiar de producción y venta desde una fundación humanitaria, vinculada a los ministerios de Cultura y de Ciencias (Citma), que recibe apoyo y financiación de organismos internacionales: Núñez Velis cuenta para esto con una licencia de cuentapropista.

El Facebook de la Fundación Antonio Núñez Jiménez apoya sin fisuras el actual régimen comunista de Cuba. El pasado 18 de julio publica un post que aún cuelga en el muro de Facebook de la fundación. Es un comunicado de Black Lives Matter que empieza condenando «el trato inhumano que se da a los cubanos por parte del Gobierno Federal de Estados Unidos y lo insta a levantar de inmediato el embargo económico. Esta política cruel e inhumana, instituida con la intención explícita de desestabilizar el país y socavar el derecho de los cubanos a elegir su propio gobierno, está en el corazón de la actual crisis de Cuba. Desde 1962, los Estados Unidos han impuesto dolor y sufrimiento al pueblo de Cuba al cortar alimentos, medicinas y suministros, lo que le ha costado a la pequeña nación insular un estimado de 130 mil millones de dólares». Pero omite el post del comunicado de Facebook de la fundación cualquier referencia de crítica a la férrea dictadura ejercida por el Gobierno cubano contra su propio pueblo desde hace más de 60 años.

Convenios de colaboración entre Facua y la Fundación Antonio Núñez Jiménez

Facua comienza, en 1995, a desarrollar sus primeros contactos y colaboraciones en Cuba con una institución dependiente del Ministerio de Comercio Interior de Cuba denominada Grupo de Orientación a la Familia y Permacultura (GOFP) mediante la ayuda económica y técnica para financiar una parte de la publicación de la revista Se Puede, cuya directora era Liliana Núñez, hija de Antonio Núñez Jiménez, editada por dicho grupo y dedicada al fomento de pequeños huertos urbanos familiares y a temas de alimentación y salud.

El 12 de agosto de 1996, se firmó el primer convenio de colaboración, que se ha ido prorrogando, entre Facua y la fundación que presidía Antonio Núñez Jiménez y en la que colaboraba como asesor Eugenio Rodríguez Balari, antiguo director del Iciodi. A partir de dicha fecha se abrieron las puertas para desarrollar una importante cooperación desde Facua donde se impulsa la edición de una publicación periódica con el nombre de Medio Ambiente y Consumo, cuyo primer número se edita en septiembre de 1995, y su número 85 y último sale publicado en junio de 2010, un periodo de 15 años de cooperación en el que fue el primer programa de cooperación de la FANJ apoyado por Facua.

Otro de los impulsos de la asociación en Cuba fue la creación de una corresponsalía para América Latina y El Caribe con sede en Cuba para la revista Consumerismo que edita Facua. Los seis corresponsales eran miembros del área de Consumo y Medio Ambiente de la Fundación Antonio Núñez Jiménez, y redactores de su revista Medio Ambiente y Consumo. El equipo estaba coordinado por Eugenio Rodríguez Balari y donde estaban integrados Andrés Rodríguez Torres, administrador de FANJ, y Waldo Argüelles Mariño, secretario de la Fundación Antonio Núñez.

Los proyectos de Facua desarrollados en Cuba

Según informa la propia Fundación Facua, los proyectos y programas de actividades formativas que se han realizado en Cuba todos estos últimos 25 años han sido muchos, y van desde cursos de posgrado, diplomados, a seminarios, cursos específicos, conferencias, talleres en las provincias de La Habana, Camagüey, Santiago de Cuba, Pinar del Río, Matanzas, Villa Clara y Cienfuegos; en colaboración con la Dirección de Protección al Consumidor, la FANJ, Cimex, Cubalse, el CEAP, Etecsa y Cidci. O proyectos como la concienciación del uso del agua o el de eliminación de salideros de agua en viviendas de la provincia de La Habana, este último en colaboración con la empresa Bogaris Retail.

Los programas desarrollados por Facua y su fundación en el período 1996-2019 dieron lugar a la publicación de ocho libros: La cuenca del Río Almendares, de Antonio Núñez Jiménez; Población, educación ambiental y consumo y desarrollo, de Gilberto J. Cabrera Trimiño; Crónica de una experiencia solidaria con los consumidores cubanos, de Francisco Sánchez Legrán; Manual de Educación sobre Consumo Sustentable y Consumo y movimiento de consumidores, de Eugenio Rodríguez Balari; Cómo alimentar al bebé, de Ileana Valmaña Montalves; así como Una experiencia de cooperación solidaria: Programa de eliminación de salideros en Ciudad de La Habana y La protección de los consumidores en Cuba: Historia de una cooperación, estos dos últimos vinculados a proyectos desarrollados por Facua en colaboración con la FANJ y diversas instituciones cubanas.

También se publicaron dos libros donde se incluyen las acciones de Facua y de la Fundación Facua en varios países sudamericanos y en Cuba titulados: Cooperación internacional de FACUA y La Fundación FACUA en América Latina y el Caribe. Periodos 1996-2015 y 2016-2020. En ellos, se describen las acciones realizadas en Cuba durante esos períodos. Otros libros publicados son: La protección de los consumidores en Cuba. Historia de una cooperación, prologado por Liliana Núñez y escrito por Francisco Sánchez Legrand, Eugenio Rodríguez Balari, Arturo Kautzman o Iris Consuelo, entre otros. Asimismo, se publicó el libro La protección de los derechos de los consumidores. Una necesidad real para Cuba hoy. Todas estas publicaciones se pueden encontrar en la web de la Fundación Facua.

Fundación Facua y Bogaris Retail en Cuba

En julio de 2008, firman un convenio de concertación entre ambas organizaciones entre cuyos objetivos estaba «desarrollar proyectos de cooperación para el desarrollo en países de América Latina y el Caribe que vayan dirigidos a beneficiar a los ciudadanos en su calidad de consumidores y usuarios o a mejorar el funcionamiento de las actividades comerciales. Asimismo, se realizarán estudios, asesoramiento mutuo e intercambios de información en cuestiones relacionadas con el consumo y la distribución comercial».

En octubre de 2008, se desarrolló un curso de formación sobre la modernización del comercio minorista en Cuba y la protección de los derechos de los consumidores. El curso estaba organizado por Facua Andalucía por parte española y por las corporaciones de comercio minorista de Cuba Cimex y Cubalse. Dicho curso contaba con la colaboración de Bogaris Retail (Grupo Bogaris) por la parte española y de la Fundación Antonio Núñez Jiménez de la Naturaleza y el Hombre por la parte cubana. El curso estaba dirigido a los cuadros directivos que las dos corporaciones cubanas tienen por todo el país.

En mayo de 2010, se rubricó otro convenio entre Facua y Bogaris cuya finalidad era articular la colaboración entre ambas entidades para implementar diversas actividades. Entre otras cosas, el convenio contenía que, ese mismo año, la Fundación Facua y Bogaris desarrollarían un proyecto específico en Cuba cumpliendo el espíritu de este acuerdo. La finalidad de esta acción era instalar un número determinado de tanques de agua en edificios del consejo popular Plaza Vieja del municipio Habana Vieja con el objetivo de garantizar que los vecinos de esta zona dispusieran de un remanente de agua los días que no hubiera suministro.

Más tarde, se editó un libro por parte de Facua titulado Una Experiencia Solidaria: Programa de Eliminación de Salideros de Agua en la Ciudad de La Habana. En el mismo se indica que Bogaris Retail SL de España, desde 2010, asumió el compromiso de ayudar anualmente en la financiación del proyecto para la eliminación de salideros de agua en La Habana. El mismo incluye un artículo firmado por Gonzalo Gómez Ríos, director de Departamento de Explotación de Bogaris Retail titulado: El agua es un bien común mucho más valioso que como simple recurso para usos económicos.

En dicho artículo se indica que en 2010 se desarrolló un programa comunitario para el fomento del consumo sostenible del agua a través de la reparación de las instalaciones de suministro de agua y la colocación de depósitos de agua en edificios de La Habana Vieja (Cuba). Señalando que, gracias al programa de eliminación de salideros de agua que se efectuó entre los años 2004 y 2011 en viviendas de los municipios de Habana Vieja, Plaza de la Revolución y Cerro, se consiguió actuar sobre 2.651 viviendas de los citados municipios, estimándose que 11.214 personas fueron beneficiadas por dicho programa.

Gonzalo Gómez Ríos, director del Departamento de Explotación de Bogaris Retail, forma parte del Patronato de la Fundación Facua como vocal. Dentro de Bogaris, según indica la web de la fundación, es el responsable de la creación, organización y estructuración de este departamento, cuyo objetivo principal es la gestión, conservación y mantenimiento en propiedad de los proyectos comerciales y de ocio promovidos por el área Retail de Bogaris. Mientras que, en el Consejo Asesor de la Fundación Facua, está Javier Marín Rodríguez, director general de Bogaris Retail,

Bogaris

Bogaris es una empresa que saltó a la prensa cuando El Confidencial destapó sus relaciones con Iván Chaves, hijo del expresidente de la Junta de Andalucía Manuel Chaves, y también por su proyecto de construir un campo de golf en Barbate, el Següesal Golf Resort, que fue el primer campo de golf declarado en 2011 por la Junta de Andalucía de Interés Turístico Regional, un campo de golf que fue tremendamente criticado por los ecologistas, entrando a continuación en una maraña administrativa. El proyecto estaba realizado a través de Bogaris Residential 7 SL, que cambió de nombre a Bogaris Barbate SL. En su consejo de administración, según los datos del registro mercantil, estuvo de consejero de ésta, así como de consejero delegado mancomunado, José Joly Martínez de Salazar desde el 5 de noviembre de 2010 hasta su cese, el 29 de julio de 2014. El Grupo Joly es el segundo grupo de prensa en Andalucía y cuenta entre sus cabeceras con el histórico Diario de Cádiz.

El pasado 9 de junio, el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía del PP y Cs asignó a la Unidad Aceleradora de Proyectos de Interés Estratégico en Andalucía el proyecto de campo de golf El Següesal Golf Resort. El acuerdo facultaba a la Secretaría General para la Administración Pública a realizar cuantas actuaciones sean necesarias en el desarrollo y ejecución de esta iniciativa. Y tal como indica la Junta de Andalucía: «Con la asignación de este proyecto a la Unidad Aceleradora de Proyectos de Interés Estratégico en Andalucía, se trata de promover la agilización de todas las actuaciones y procedimientos de la Administración Pública andaluza que sean necesarios para su puesta en marcha, a partir de una labor de seguimiento de todas las tramitaciones, autorizaciones e informes de los distintos departamentos».

El proyecto del Següesal Golf realizado por Bogaris Barbate SL, según la web de Ecologistas en Acción, «sería una macrourbanización que incluye 635 apartamentos turísticos, 235 habitaciones hoteleras, 450 viviendas, centros comerciales, colegio de alto standing y un campo de golf de 18 hoyos. Una ciudad de lujo segregada del pueblo de Barbate y a medio camino de Vejer de la Frontera, con las que competirá y perjudicará en oferta turística».


Comparte este artículo:

3 comentarios

  1. Avatar Francisco Ferrete Alcobet

    Enhorabuena por el artículo, desenmascara a los cómplices de la dictadura.

  2. Avatar Embrujo

    Golfos, golfos y golfos. ¿Se premiará alguna vez a los que cumplen con su obligación y siempre están en su sitio?

  3. Avatar Ángeles Suárez Pozo

    Me voy a centrar en dos puntos que me ha llamado la atención del artículo.
    Uno de los puntos es que en España hay simpatizantes del comunismo.
    El otro punto es el embargo de Estados Unidos a Cuba.

    Estados Unidos ha derramado sangre para ir contra los países que no se identifican con él y que no se somete a sus intereses económicos.

    Todo el avasallamiento que hace Estados Unidos con los demás países, sea Cuba, Irak, Afganistán, y todos los países hispanoamericanos, lo recrimino.

    Se juzga el comportamiento de Cuba porque no deja hablar a sus ciudadanos y porque no les da libertad.
    Pero me gustaría saber si le gusta la libertad que tiene Estados Unidos para atacar y enviar bombas dónde le da la gana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*