rodaje

Un momento de un rodaje de una producción independiente.

Cultura, Política

Los productores independientes de cine y del audiovisual muestran su rechazo ante una ley que «propicia un desequilibrio letal para la industria»

Comparte este artículo:

La Plataforma Audiovisual de Productores Independientes (PAP), que conforman el tejido base de la industria cinematográfica y audiovisual de nuestro país, apoyados por una amplia mayoría de asociaciones del sector, se han manifestado ante el Ministerio de Asuntos Económicos para mostrar su profunda decepción ante el camino emprendido por el Gobierno con la reciente aprobación del texto de la Ley General de Comunicación Audiovisual en el Congreso

Es un texto que cuenta con el rechazo en pleno del sector (como se recoge en el manifiesto firmado por centenares de profesionales de todos los campos de la industria) y que «pone en serio peligro la supervivencia de un ecosistema cultural diverso y equilibrado».

«Los productores independientes nos sentimos menospreciados por el Ministerio de Cultura que, en teoría, nos representa. Su máximo representante, el ministro Miquel Iceta, lejos de apoyarnos, tacha de «exagerado» el clamor de la industria contra esta ley. Si bien el Ministerio de Asuntos Económicos ha abierto una puerta al diálogo, gesto que reconocemos, la visión estratégica de ambas partes se haya aún muy lejos de converger y las diferencias se hacen difíciles de conciliar», subrayan desde la PAP.

Tras el vuelco dado en el texto en un concepto tan esencial como la definición de productor independiente, describiéndola en función de para quién preste el servicio en lugar de atender a la propia composición de la empresa productora, «nos planteamos seriamente qué modelo audiovisual y cultural nos proponen para España». Desde luego, las productoras independientes «creemos firmemente que solo la convivencia en igualdad de los distintos tipos de producción puede garantizar la diversidad cultural».

La enmienda 790

Para los productores, resulta «singularmente grave» la enmienda 790 que, con la justificación de una «mejora técnica», modifica así el art. 110.1: «Se considera productor independiente a efectos de este capítulo a la persona física o jurídica que no está vinculada de forma estable en una estrategia empresarial común con un prestador del servicio de comunicación audiovisual obligado a cumplir con lo establecido en los artículos 115 a 117 y que asume la iniciativa, la coordinación y el riesgo económico de la producción de programas o contenidos audiovisuales, por iniciativa propia o por encargo, y a cambio de una contraprestación los pone a disposición de dicho prestador del servicio de comunicación audiovisual».

Según han advertido, las productoras vinculadas a un proveedor de servicios de comunicación (por ejemplo, un canal de TV como Canal Sur), tendrán la consideración de independientes cuando produzcan para otros proveedores de servicios de comunicación, «compitiendo de forma desleal y con injusta ventaja con los verdaderos productores independientes».

«Una ley que nace desde el desequilibrio está lejos de ser una ley justa»

La PAP es clara: «Se nos pide un voto de confianza en medio de una negociación cuyas reglas han cambiado sobre la marcha, inclinando la balanza a favor de intereses ajenos a los de la producción independiente y propiciando una ley que genera el desequilibrio, cuando debería buscar el bien común. Y una ley que nace desde el desequilibrio está lejos de ser una ley justa«.

Llegados a este punto, abiertos a colaborar pero cansados de que nuestras peticiones sean sistemáticamente desestimadas sin argumentación de fondo, «apelamos a la sensatez de nuestros políticos y pedimos encarecidamente la revisión del texto en el Senado«. Sin grandes esperanzas de que esto ocurra, solo cabe esperar que el Gobierno reconsidere la situación «aplicando factores correctivos tanto en otras leyes que se encuentran aún en desarrollo como en la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado, dando así a la producción independiente una vía de salida para poder afrontar el duro invierno empresarial al que se ve abocada en este momento».

«El futuro dirá quién tiene la razón pero, si no se pone remedio ya, quizás para nosotros sea tarde«, apostillan.

Sobre la PAP

La Plataforma Audiovisual de Productores Independientes (PAP) engloba a las entidades Aecine, Diboos, Mapa, Piaf, Proa y Profilm. En su conjunto, representan alrededor de 600 productoras audiovisuales independientes, lo que equivale al 90% de las empresas de este tipo en todo el Estado. Creada en 2021, la PAP tiene como finalidad trabajar y unir fuerzas en aquellos aspectos que afectan al sector de la producción independiente.


Comparte este artículo:

Un comentario

  1. Avatar Lucía Ramos

    KULTURKRITIK
    Tú puedes esperar, pero la vida- y la
    inteligencia de la vida-no.
    La condición de muestra naturaleza
    nos inclina a una ley estricta y a límites
    muy estrechos.
    Sólo encontramos descripciones superfluas
    con diálogos plagados de cháchara y de
    personajes secundarios innecesarios;
    Resultan demasiado extensos y, por lo tanto, demasiado poco interesantes,
    demasiado poco dinámicos.
    «Sim-phático-, pero cargante».
    Parálisis Cultural. Parada Cardiaca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*