saturacion hospitales

Un enfermo de Covid-19 atendido por varios sanitarios.

Opinión, Salud

Los médicos decimos: ¡Basta ya!

Comparte este artículo:

La tan repetida frase de la sanidad pública española es la mejor del mundo significaría algo magnífico para nuestro país… si fuera cierta. Y ustedes, señores -perdón, me ha traicionado la buena educación-políticos, saben que no lo es porque, si lo fuera ¿a qué viene su obsesión en acudir mayoritariamente a la sanidad privada ante cualquier enfermedad que padecen? En el colmo de los colmos, algunos políticos -¡pobres ignorantes!- la repiten pública y reiteradamente tras haber sido sus hijos tratados en un hospital público, como si no supiéramos todos cómo suele ser el comportamiento humano de muchos ante la gente importante, mucho más aún si ostenta un notable poder

Estamos hartos de escuchar frases como España es, por enésimo año, el mayor donante de órganos del mundo, o En España es el país del mundo donde mayor probabilidad tiene un enfermo de ser trasplantado, que ustedes han utilizado para hacer creer a los españoles que la realidad es distinta a la que es. Dichas frases son solo un señuelo que han usado para engañar durante años al pueblo español. Porque engañar es, según el diccionario de la RAE en su primera acepción Hacer creer a alguien que algo falso es verdadero. Y en el caso de que se las crean de verdad, es que no saben interpretar ni analizar los numerosos datos disponibles. Yo se lo explicaría aquí mismo si tuviéramos suficiente tiempo y espacio. Hasta la alta calidad científico-técnica actual de los médicos españoles -unánimemente reconocida en todo el mundo y mérito de la clarividencia de generaciones anteriores que diseñaron e implantaron el programa MIR, posteriormente copiado en muchos países- es usada por ustedes para confundir y engañar a la gente llana. Explíquenles de una vez que no es lo mismo la calidad de los médicos que la del sistema de salud. ¿O es que ustedes tampoco saben distinguir entre ambas?

Lo verdadero es que España ocupa el séptimo lugar en porcentaje del PIB invertido en sanidad y el 13ª en inversión per cápita en sanidad de la Unión Europea de los 28 -incluido el Reino Unido-. Y, en consecuencia, es el 7º en número de médicos, el 24º en número de enfermeros y el 25º en número de camas de los 28 países. No podía ser de otra manera. Y, no, reprímanse el pensamiento de que las competencias están transferidas a las comunidades autónomas, porque quienes elaboran los Presupuestos Generales del Estado son ustedes, el Gobierno, los sucesivos gobiernos que los españoles hemos padecido durante las últimas décadas.

Ustedes, políticos ¿les informan al pueblo llano de su política restrictiva en la convocatoria de plazas MIR, de la ausencia de sustituciones de los médicos de baja o en vacaciones, del cierre de camas en verano, del porqué de las enormes listas de espera, del maquillaje de las mismas, de la escasa, en definitiva, inversión en sanidad en relación con el resto de países europeos, de su politización de la gestión de la sanidad hasta extremos grotescos e irracionales, de la falta de perspectivas profesionales de los médicos y de la inestabilidad laboral que permite que algunos de nosotros hayamos sido contratados más de 100 veces en cinco o seis años? La respuesta es no, la conocemos todos.

Mal pagados

Algunas de las consecuencias de esto son que los médicos de la sanidad pública estamos muy mal pagados, resultamos insuficientes para la asistencia que se nos requiere, somos despreciados socialmente por ustedes mismos y hemos sido apartados desde hace años de cualquier decisión que afecte a las instituciones sanitarias, ya sean centros de salud u hospitales. Nos han convertido en un proletariado sanitario, sin voz ni voto, del que además presumen. Y, sorprendentemente, nosotros lo hemos aceptado. Han conseguido que, poco a poco, hayamos interiorizado genéticamente la servidumbre, en expresión de Foucault de hace 40 años.

Como consecuencia de esto, nuestros médicos especialistas, muy bien formados con nuestros presupuestos, emigran en busca de condiciones salariales y laborales mejores. El producto es la existencia de una insuficiencia asistencial crónica que los pacientes sufren en forma de listas de espera interminables -que les cuesta la vida a algunos de ellos-. Mientras, la intensa desmotivación de los que no nos hemos ido preside todas nuestras actuaciones, con los resultados previsibles.

Ante todos estos problemas, la llegada de la pandemia ha provocado el estallido de las débiles costuras de la sanidad pública española, mostrándonos con toda su crudeza su potencial real, su auténtica calidad, lo que, junto a una pésima gestión por parte del Gobierno y sus asesores, nos ha llevado a donde estamos. Pero no es que la pandemia haya reventado el sistema, es solo que ha favorecido la aparición ante nuestra vista de todas sus debilidades, que mantenían ustedes ocultas. Algo que ya anteriormente era así, tanto en la Atención Primaria como en la Especializada. Y ustedes lo sabían. ¿O no? Porque en este caso sería aún más grave.

El Real Decreto permite que se intercambien especialistas entre unas especialidades y otras para ejercer como tales

Pero la gota que colma el vaso es la promulgación del Real Decreto 29/2020 del pasado día 29 de septiembre. Y lo han elaborado y promulgado apresuradamente, sin reflexión alguna sobre las trágicas consecuencias que tendrá. Y lo han colado de rondón, a traición, sin consensuarlo con nadie. Es decir, como siempre, tal como nos tienen acostumbrados. El Real Decreto permite que se intercambien especialistas entre unas especialidades y otras para ejercer como tales, que se puedan movilizar a discreción dentro de su provincia de destino, que se intercambien entre centros de salud y hospitales y viceversa, así como que se contraten médicos no especialistas para ejercer como tales -participantes en el último examen MIR que no hayan conseguido plaza- o especialistas formados en otros países sin conocimiento suficiente de su grado de competencia. A veces hasta sin conocer el idioma español.

Al presidente del Gobierno no le importará que le intube un traumatólogo o que un cirujano cardíaco le trate de una leucemia, porque él es fuerte, lo aguanta todo, pero no nos ocurre lo mismo al resto de los españoles, que somos, sencillamente, humanos. A mí, sin ir más lejos me espantaría. Como tampoco me tranquilizaría ser tratado por médicos no especialistas o por especialistas que no tengan acreditada una suficiente formación -al menos como la de los nuestros, formados en nuestro sistema de salud- que, incluso, puede que no hablen nuestro idioma.

Y todo ello porque ahora han constatado que faltan médicos. ¿No se habían dado cuenta antes? Pues es bien sabido que en los últimos ocho años han sido 25.000 especialistas -más del 17% de los mismos son mayores de 50 años- muy bien formados gracias a nuestros presupuestos los que han huido de España en busca de condiciones más dignas de trabajo, es decir, mejores sueldos, más estabilidad laboral -en España, créanme, hay médicos que se jubilan siendo interinos y otros que han firmado 300 contratos a lo largo de su vida laboral- y mejor gestión del sistema de salud donde trabajan.

Desde hace años, ustedes, políticos, han venido siendo un problema para el pueblo español. Hoy ya son su mayor enemigo.

Para nosotros, los médicos, ha llegado el momento de decir ¡BASTA YA! No estamos dispuestos a tolerar este disparate que tan grandes perjuicios causará al pueblo español y a su sistema de salud. Y, para ello, estamos dispuestos a adoptar tantas medidas de fuerza como podamos imaginar. Y este es un buen momento para decir que es urgente e imprescindible, de una vez, un Pacto de Estado sobre la Sanidad, donde los médicos tengamos la voz y el voto suficientes. ¿Pero hay algún político capaz de liderarlo?


Comparte este artículo:

10 comentarios

  1. Avatar Jose Ramón Talero Islán

    Mi más sincera felicitación….efectivamente es una infamia la situación que viven los médicos desde hace muchos años y la poca valía que se le ha dado a la labor encomiable que hacen en la sociedad… labor esencial. Basta ya a tanto atropello y como muy bien dices un Pacto de Estado en Sanidad urgente…

    • Totalmente de acuerdo con el articulo. Soy graduada en enfermería, formada en una de las mejores escuelas de Barcelona y nuestra situación es exactamente la misma a los médicos.
      Si estas en un hospital contratada eventual, puedes estar en una unidad de trasplantes, al dia siguiente en Reanimación, al otro Urgencias, al otro Neumología… porque la falta de personal es tan importante que te mueven como les da la gana, y para más i dignación siempre cambiándonos en lavabos públicos, porque no tienes ni taquilla.
      Los políticos, da igual el partido, desde hace décadas se han aprovechado de la vocación que tenemos para ningunearnos. Yo trabajo en la Sanidad Publica y con 50 años llevo más de 70 contratos en los ultimos 6 años y creo que bastante mal pagada, pero te regalan los oídos diciendo que las enfermeras de este pais son muy cotizadas en el extranjero por su formación, que nuestro trabajo es imprescindible, que delante de un estado de alarma somos los que estan en primera línia … Y con tanta palabrería nos tienen engañados tanto a los médicos como a las enfermeras, dando caramelitos como DPO o la famosa paga del Covid.
      Nuestra sanidad se está resquebrajando desde hace años y ahora es cuando se ve más.
      En Atención Primaria, estamos agotados, frustrados por la falta de personal y medios.
      Vas a trabajar sabiendo que tienes a pacientes crónicos sin controles desde hace 8 meses y muchas veces son una bomba de relojería.
      Pero el Gobierno sabe que es muy difícil que hagamos una huelga y paremos el país, que digamos BASTA YA!! porque son más astutos que nosotros (no más inteligentes) y saben que la salud y los cuidados de nuestros pacientes está en primer lugar para nosotros y somos los colectivos que menos secundamos las huelgas, precisamente por la vocación de Servicio que nos han inyectado en vena.
      Nos han engañado durante décadas con la frase de que tenemos una Sanidad que otros países quieren copiar, eso no es cierto, hay muchos países, que se aprovechan de nuestra Formación para ofrecernos mejoras laborales y tentarnos para dejar nuestra tierra y familia, sabiendo, que en España no pasará nada, porque se contrataran a médicos y enfermeras de otros países con una formación muy diferente a la nuestra pero que tapará un hueco y todos contentos.

      • Suscribo todas sus palabras de la a A la Z. Esto es así, tal como usted dice. Si no se trata su problemática en el artículo, no es porque no lo conozca ni porque no tenga gravedad, que la tiene, tanto como la nuestra. Ambas profesiones hemos llegado a aceptar la mayor indignidad en todos los órdenes. Muchas gracias por su comentario, Carmen. Saludos afectuosos.

    • Efectivamente, Jose Ramón. La mejor forma que los politicos tienen para demostrar que les importan los intereses del pueblo español es acometer ese gran Pacto de Estado, pero no te preocupes, no lo harán. Estan ocupados en subirse el sueldo y en insultarse todos los días. Gracias por tu comentario. Un fuerte abrazo.

  2. Avatar Javier Esquivias Lopez-Cuervo

    Por desgracia sin movilizacion de la sociedad de forma seria y contundente no se van a tonar medidas. Una verdadera pena. Muy lucido el articulo

    • Efectivamente, Javier. La gente de la calle no tiene ni idea de nuestra realidad ni de la de la Sanidad Pública. Gracias por tu comentario. Un fuerte abrazo.

  3. Avatar J. Luis Rodriguez Ramos

    Gracias doctor Manuel Calleja, por poner en papel, la realidad, que algunos conocemos, pero que todos padecemos.

  4. Avatar Miguel Ángel del Arco Torres

    Después de 43 años al servicio de la administración de justicia, de investigar posibles imprudencias médicas, de vivir trasplantes de órganos a pie de hospital, levantar cadáveres, acompañar intervenciones quirúrgicas conflictivas que salvaron vidas, autorizar matrimonio en uvi, intervenir en servicios de urgencias para amparar al personal sanitario (¡les pegan como a los maestros y policías!) y dar charlas sobre aspectos jurídico-médicos (siento no estar en activo en esta pandemia) he de manifestar:
    Estoy de acuerdo con todo lo que dice el Dr. Calleja. Es razonable y objetivo dentro de su indignación porque él y todos sus compañeros y compañeras desde el primero al último, desde el último al primero se están jugando la vida y sienten insatisfacción por la falta de medios para atender a los enfermos.
    ¡Urge la unión en sociedad civil de los sanitarios!
    Ánimo porque, tras cinco años de jubilación, hago la siguiente confesión: si los hospitales funcionasen igual de mal que los juzgados (sin medios materiales) los enfermos morirían como chinches.
    Todo lo arreglará un parlamento con seis meses de asueto cobrando.
    Mi agradecimiento a todos los sanitarios y a los que se dejan el pellejo por los demás.

    • Avatar Manuel Calleja

      Muchas gracias por su empático y cariñoso comentario, estimado Juez del Arco. Saludos afectuosos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*