noemi

La presidenta del Cacoa, Noemí Sanchís, con ancianos de la residencia del Hospital de la Caridad, la más antigua del mundo.

Solidaridad

Los arquitectos andaluces proponen «valores humanos e innovadores» para el rediseño de las residencias de ancianos

Comparte este artículo:

El Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Arquitectos (Cacoa) reclama a las administraciones y a los gestores privados “un cambio drástico en la forma de diseñar y concebir las residencias de mayores que sea capaz de adaptarse a las demandas reales de los nuevos tipos de población sénior y de asumir los retos añadidos de una asistencia y convivencia seguras ante nuevas enfermedades como la Covid-19”, ha destacado la presidenta de la entidad, Noemí Sanchís

Por esta preocupación, el Consejo Andaluz, que representa a más de 7.000 colegiados en Andalucía, ha elegido este año como lema para celebrar el 5 de octubre el Día Internacional de la Arquitectura: Arquitectura para nuestros mayores. “Los arquitectos están a disposición para incluir las innovaciones que servirán para adaptar estos espacios a las nuevas dificultades de habitabilidad y salud que se presentan”, comenta Sanchís.

Las residencias del futuro

El director general de Personas Mayores de la Consejería de Igualdad, Juan Carlos Durán, ha destacado que hoy hay tres tipos de mayores, “los que siguen siendo capaces y están sanos, los que están ya frágiles y necesitan ayuda a domicilio o estar en centros residenciales y los que son ya plenamente dependientes”. Por eso, en función de estas diferentes necesidades hay que “ir pensando la residencia del futuro que habrá de ser más metida en el entorno de cada persona, con unidades de convivencia menores, seguramente con más habitaciones individuales y con toda una serie de medidas que se centren en la persona”.

El Consejo Andaluz de Colegios de Arquitectos tiene por finalidad la mejor realización de la arquitectura y el urbanismo, por ello, su presidenta resalta: “Seguiremos exigiendo que, al igual que pedimos una contratación pública y privada justa y de calidad, que esta incorpore los valores del diseño arquitectónico más innovador y humano, desde el punto de vista tecnológico y social, que piense en las personas y sepa protegerlas”.

En este sentido, el secretario del Cacoa y profesor de la Escuela de Arquitectura de Sevilla, José Carlos Babiano, destacó las iniciativas que, “además de los profesionales, se desarrollan desde el ámbito de la Universidad, donde hay mucha preocupación e investigación al respecto con el fin de conseguir que los espacios en general, y en este caso el de los mayores en particular, sean más seguros”.

Pensar a largo plazo en una sociedad más inclusiva

La portavoz de los Arquitectos de Andalucía, pide ser más “ambiciosos en la forma de pensar y valorar estos espacios y no conformarse con una aparente accesibilidad universal, sino convertirla en una accesibilidad universal real, que incluya todo el conjunto de elementos del diseño arquitectónico y urbanístico que sirve y protege a nuestros mayores y a los profesionales que trabajan con ellos”.

“Se trata de medidas sencillas y baratas, con conceptos básicos como el de la ventilación cruzada, la aplicación de tecnología, el ahorro energético, el transporte, la redimensión de las zonas comunes y de esparcimiento, los comedores, los niveles de iluminación, los colores, los brillos y los contrastes», detalló Sanchís, al destacar que “todos tenemos que ponernos a pensar en el largo plazo, porque todos estos factores inciden también en la salud mental de nuestros mayores, que es un problema creciente”.

Estamos hablando de “cambios drásticos en las formas de convivencia que nos obligan a extremar el cuidado y la manera en que los espacios públicos cumplen su función, pero también contribuyen a prevenir enfermedades, a mejorar y alargar la propia vida de los residentes y no se limiten a ser meros lugares donde recoger a nuestros mayores, dejándolos expuestos o indefensos”, aclara Noemí Sanchís.

En esta misma línea, la decana del Colegio de Sevilla, Cristina Murillo, valoró: “Tenemos que cambiar la forma de ver a los mayores como un problema para la sociedad, cuando todavía tienen mucho que aportar a ella”. “Hay que impedir que los mayores se conviertan en grupos que están completamente fuera de la sociedad, como si fueran un desecho de la misma, sólo así se conseguirá una sociedad más justa y cohesionada. Para conseguir esta finalidad hace falta, además de la implicación de las Consejería de Igualdad, también desde la de Fomento de la Junta de Andalucía, desde los ayuntamientos y desde todas las administraciones”, añadió.

Los protocolos y cuidados comienzan en el diseño y la ley

Al debate pendiente sobre el envejecimiento de la población y cómo integrar a esas personas, que en muchos casos siguen estando plenamente activas y con facultades, se suma el “horizonte de incertidumbre que se nos presenta si no sabemos adaptar los tipos de residencias que necesitan los mayores”, explica Sanchís en referencia a la gran variedad de tipologías actuales: “Las de carácter público o privado, las residencias con apartamentos o cohousing sénior, etcétera, en todas ellas habrá que hacer importantes remodelaciones, pero también este cambio de mentalidad se tiene que plasmar de forma rigurosa en los pliegos administrativos y en la normativa con tiempo suficiente para que los arquitectos tengamos capacidad de incluirlo en nuestros diseños”.

No pueden abordarse los protocolos de seguridad por la Covid-19 únicamente desde el control estricto de procedimientos que “hay que elaborar por parte de los arquitectos en escasos 15 días y no tienen en cuenta los propios espacios, muchas veces obsoletos o mal adaptados a los nuevos tiempos, de residencias que no cumplen con los criterios que hoy demandan las personas mayores y que, en muy pocos años, serán el mayor porcentaje de la población y requerirán cantidades ingentes de dinero y dedicación en su cuidado y atención”, concluye la presidenta del Cacoa.


Comparte este artículo:

One Comment

  1. Avatar M Reyes Fdz Loaysa

    Una necesidad del pueblo, de los ciudadanos, que reclama, exige, que quienes ostenten el poder político para legislar, lo haga conforme a lo que la sociedad, el ciudadano, en este caso verdaderos expertos en su profesión, arquitectos que piensan en las necesidades de la población, reclaman. Les damos a los legisladores ese poder, para que lo pongan a nuestro servicio, y legislen para nuestro bien.
    ¿Continuarán legislando por ideología y el beneficio de los partidos?
    Las reglas del juego partidocrático les otorga esa corrupta posibilidad, sin que el ciudadano pueda chistar: solo cabe aguantarse, o… LUCHAR por una #democraciaFormal y #libertadcolectiva

Comenta la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*