mathias corman

El secretario general de la OCDE, Mathias Cormann. / EMBAJADA DE AUSTRALIA

Medio Ambiente, Política

Las subvenciones a los combustibles fósiles casi se duplicaron en 2021, ralentizando el progreso hacia los objetivos climáticos internacionales

Comparte este artículo:

Las principales economías mundiales aumentaron drásticamente el apoyo a la producción y el consumo de carbón, petróleo y gas natural, y muchos países luchan por equilibrar las promesas de eliminar gradualmente los subsidios ineficientes a los combustibles fósiles con los esfuerzos para proteger a los hogares del aumento de los precios de la energía, según un análisis publicado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y la Agencia Internacional de Energía (AIE)

Los nuevos datos de la OCDE y la AIE muestran que el apoyo monetario de los gobiernos a los combustibles fósiles en 51 países de todo el mundo casi se duplicó a 697.200 millones de dólares en 2021 (fueron 362.400 millones de dólares en 2020), ya que los precios de la energía aumentaron con el repunte de la economía mundial. Además, se prevé que los subsidios al consumo aumenten aún más en 2022 debido al aumento de los precios del combustible y el uso de energía.

«La guerra de Rusia contra Ucrania ha causado fuertes aumentos en los precios de la energía y ha socavado la seguridad energética. Sin embargo, los aumentos significativos en los subsidios a los combustibles fósiles fomentan el consumo derrochador, aunque no necesariamente llegan a los hogares de bajos ingresos», dijo el secretario general de la OCDE, Mathias Cormann. «Necesitamos adoptar medidas que protejan a los consumidores de los impactos extremos de los cambios en el mercado y las fuerzas geopolíticas de una manera que nos ayude a mantenernos en el camino hacia la neutralidad de carbono, así como la seguridad energética», añadió.

«Los subsidios a los combustibles fósiles son un obstáculo para un futuro más sostenible, pero la dificultad a la que se enfrentan los gobiernos para eliminarlos se subraya en momentos de precios altos y volátiles de los combustibles. Un aumento en la inversión en tecnología e infraestructura de energía limpia es la única solución duradera a la crisis energética mundial actual y la mejor manera de reducir la exposición de los consumidores a los altos costos del combustible», dijo el director ejecutivo de la AIE, Fatih Birol.

Estimaciones combinadas

La OCDE y la AIE producen bases de datos complementarias que proporcionan estimaciones de diferentes formas de apoyo gubernamental a los combustibles fósiles. Las estimaciones combinadas actuales de la OCDE y la AIE cubren 51 economías principales, que abarcan la OCDE, el G20 y otras 33 economías importantes productoras y consumidoras de energía que representan alrededor del 85% del suministro total de energía del mundo.

El análisis de la OCDE de las transferencias presupuestarias y las exenciones fiscales relacionadas con la producción y el uso de carbón, petróleo, gas y otros productos derivados del petróleo en las economías del G20 mostró que el apoyo total a los combustibles fósiles aumentó a 190.000 millones de dólares en 2021 (147.000 millones en 2020). El apoyo a los productores alcanzó niveles no vistos anteriormente en los esfuerzos de seguimiento de la OCDE, 64.000 millones en 2021, un aumento de casi el 50% interanual y un 17% por encima de los niveles de 2019.

Esos subsidios han compensado en parte las pérdidas de los productores por los controles de precios internos a medida que los precios mundiales de la energía aumentaron a fines de 2021. La estimación de apoyo al consumidor alcanzó los 115.000 millones de dólares en 2021, frente a los 93.000 millones en 2020.

La AIE produce estimaciones de las subvenciones a los combustibles fósiles comparando los precios en los mercados internacionales y los precios pagados por los consumidores nacionales que se mantienen artificialmente bajos utilizando medidas como la regulación directa de precios, fórmulas de precios, controles o impuestos fronterizos y mandatos nacionales de compra o suministro. Cubriendo 42 economías, la AIE encuentra que el apoyo al consumidor aumentó a 531.000 millones de dólares en 2021, más del triple de su nivel de 2020, impulsado por el aumento en los precios de la energía.

La OCDE y la AIE han pedido constantemente la eliminación gradual del apoyo ineficiente a los combustibles fósiles y la reorientación de la financiación pública hacia el desarrollo de alternativas bajas en carbono junto con mejoras en la seguridad energética y la eficiencia energética. Los subsidios destinados a apoyar a los hogares de bajos ingresos a menudo tienden a favorecer a los hogares más ricos que usan más combustible y energía y, por lo tanto, deben reemplazarse con formas de apoyo más específicas.


Comparte este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*