estudiantes

Estudiantes universitarios, antes de empezar un examen.

Educación, Empleo

Las carreras con más salidas en Andalucía

Comparte este artículo:

El área con mejor nivel de empleabilidad al cuarto año de la finalización de la universidad -para el curso 2015-2016, el último que ha completado ese ciclo- son las Ciencias de la Salud y Servicios, con un porcentaje del 81,9%. Dentro de este bloque, esa cifra se eleva hasta el 90,4% en el caso de la titulación de Medicina o hasta el 86,4% para los graduados en Enfermería. Así se recoge en el estudio de Inserción de los Egresados en Universidades Públicas de Andalucía elaborado por el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía (IECA)

Atendiendo al análisis por materias, el informe clasifica las enseñanzas en 10 grandes ramas, en las que se agrupan las diversas titulaciones universitarias: Educación; Artes, Humanidades y Lenguas; Ciencias Sociales, Periodismo y Documentación; Negocios, Administración y Derecho; Ciencias Naturales, Químicas, Físicas y Matemáticas; Tecnologías de la Información las Comunicaciones (TIC), Mecánica, Electrónica, Industria y Construcción; Agricultura, Ganadería, Pesca, Silvicultura y Veterinaria; Salud y Servicios Sociales; y Servicios.

De entre todas ellas, el área con mejor nivel de empleabilidad al cuarto año de la finalización de la universidad -para el curso 2015-2016, el último que ha completado ese ciclo- son las Ciencias de la Salud y Servicios, con un porcentaje del 81,9%. Dentro de este bloque, esa cifra se eleva hasta el 90,4% en el caso de la titulación de Medicina o hasta el 86,4% para los graduados en Enfermería.

El siguiente ámbito con más oportunidades para encontrar empleo son las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC), con un 79,2%. En estas disciplinas relacionadas con las nuevas tecnologías, el Desarrollo y Análisis de Aplicaciones y de Software presenta un grado del 82,5%.

A continuación, se sitúan las ingenierías relacionadas con la mecánica, la electrónica, industria y construcción, que arrojan un índice del 71,7%; y las titulaciones relacionadas con la Agricultura, Ganadería, Pesca, Silvicultura y Veterinaria (71%).

En el extremo contrario, los ámbitos que cosecharon peor nivel de inserción al cuarto año del egreso son Artes, Humanidades y Lenguas (53,2%), Ciencias Sociales, Periodismo y Documentación (59,4%) y Negocios, Administración y Derecho (60,7%). Se sitúan en niveles medios Educación (67,7%) y Ciencias Naturales, Químicas, Físicas y Matemáticas (63,3%).

Recién egresados

El informe del IECA también evalúa las opciones de encontrar trabajo para los recién egresados al año de finalizar la carrera. En ese primer año de desembarco en el mercado laboral, las oportunidades se reducen con carácter general en casi todas las disciplinas con respecto al periodo de cuatro años, ya que, en ese plazo, los profesionales suelen especializarse para ser más competitivos y mejorar su contratación. Para medir este indicador, se ha tomado como referencia la promoción más reciente, la de 2018-2019, cuyo primer año de experiencia profesional ha sido 2020, ejercicio marcado por la pandemia, lo que ha hecho descender algo más las opciones para encontrar trabajo.

Para este parámetro, las TIC son las materias universitarias con más salidas laborales, con un 75,4%. En el año en el que estalló la crisis sanitaria de la COVID-19, resultan también muy significativas las opciones de encontrar empleo que presentan los egresados con estudios en el campo de la Salud y Servicios Sociales, que se sitúan en el 73,7%, disparándose en el caso de Enfermería (91,2%). Las oportunidades para los titulados del resto de materias arrojan un índice medio del 48,3%. Si se compara con las disciplinas con peores opciones de empleabilidad, entre las que se encuadran las Artes, Humanidades y Lenguas (31%), los profesionales de la salud multiplican por casi 2,5 sus opciones.

También obtienen peores grados de inserción las Ciencias Sociales, Periodismo y Documentación (34,9%), Ciencias Naturales, Químicas, Físicas y Matemáticas (36,1%) y Educación (44,5%).

La importancia de los másteres

Casi un 68% de los universitarios con estudios de máster estaban afiliados a la Seguridad Social cuatro años después de terminar ese nivel formativo de posgrado, lo que significa que casi siete de cada 10 titulados con ese perfil estaban insertados en el mercado laboral. Asimismo, este análisis del IECA aporta información detallada sobre esa transición de la educación universitaria al trabajo desde el curso académico 2011-2012 hasta el 2018-2019 –ocho promociones– y durante un periodo de seguimiento que abarca desde el primer año tras culminar los estudios hasta los cuatro posteriores a la finalización de las titulaciones (grado, máster y doctorado). Se ha tomado como referencia ese periodo de cuatro años porque, a partir de dicho plazo, se considera que se alcanza la estabilidad laboral en las carreras profesionales.

Ese grado de inserción laboral para las enseñanzas de máster a los cuatro años se ha obtenido seleccionando a la promoción de titulados que finalizó este tipo de estudios en 2015-2016. Si se compara con las oportunidades que tuvieron los egresados que terminaron el grado en el mismo periodo, el porcentaje desciende hasta el 66,1%. Tomando como ejemplo el curso de máster de 2018-2019 y el primer año de experiencia laboral, en 2020 los titulados de máster alcanzaron un nivel de contratación del 51,6%, frente al 46,4% de los graduados.

La salvedad de la pandemia

Por tanto, del estudio se extrae que, conforme mayor es el nivel académico de los estudios cursados, mayor también es la tasa de inserción –a un año o a cuatro– después de egresar. Por otro lado, se observa que el nivel de inserción laboral es mayor para las promociones que han terminado sus estudios en los años más recientes, con la salvedad de 2020, en el que la pandemia ha influido en la contratación de los egresados con estudios tanto de grado como de máster.

Atendiendo a la tipología de enseñanzas, los másteres con mayor nivel de empleabilidad a los cuatro años de su finalización -para el curso 2015-2016- en Andalucía son los que ofrecen especialización en Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC), con un 80,5%. Siguiendo los mismos parámetros de promoción y periodo de inserción laboral, para los egresados con título de grado en esta materia, las oportunidades para encontrar empleo se sitúan en un 79,2%. Les siguen, los másteres en Educación (75,3%) frente a los grados en la misma disciplina (63,4%); y en Servicios (74,7%) frente al 59% de opciones que ofrecen los grados de la misma rama.

Las letras tienen peor inserción laboral

En el extremo contrario, los ámbitos que cosecharon peor nivel de inserción al cuarto año de concluir los estudios de máster son las Artes, Humanidades y Lenguas (55% frente al 51,1% del grado).

El mapa de másteres ha experimentado una transformación muy relevante en los últimos años, debido a la reforma educativa que supuso la implantación del Plan Bolonia. Desde su aplicación, que se completó realmente en 2010, la oferta se ha ido incrementando tanto en calidad como en cantidad para poder cubrir las necesidades del mercado laboral y las demandas de los alumnos.

En la actualidad, se ofrecen casi 580 títulos de másteres en Andalucía. Hace 13 años, en el curso 2008-2009, los alumnos matriculados en estos estudios alcanzaron los 6.210 entre las nueve universidades públicas y la UNIA. En el curso 2020-2021, se ha contado con 26.156 matriculados, sumando las universidades públicas, privadas y la UNIA, lo que supone multiplicar por más de cuatro los estudiantes con esta formación. Si se atiende a la demanda, los másteres de Ciencias Sociales y Jurídicas son los que más alumnos atraen actualmente, seguidos de los de Ingeniería y Arquitectura, Ciencias de la Salud, Arte y Humanidades y Ciencias.

Se puede consultar el informe pinchando aquí.


Comparte este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*