deppheard

Johnny Depp y Amber Heard, durante el juicio. / REUTERS

Opinión

La vida pirata es la vida peor

Comparte este artículo:

Y si no, que se lo digan a Johnny Depp protagonista de Piratas del Caribe, que no es ahora famoso por su memorable papel como Jack Sparrow en la serie de películas de Disney, sino por su sonrojante juicio, en el que acusa a su exmujer Amber Heard por difamación

Ella escribió un artículo en Washington Post en 2018 en la que se declara «victima de violencia doméstica» y, aunque no se refiere a él directamente, Johnny piensa que es el motivo por el que Disney decidió prescindir de él, cuando incluso iba a participar en la escritura del guión de la última película de Piratas del Caribe.

Debió sentirse tan dolido como Jack Sparrow cuando su tripulación lo traiciona y lo abandona a su suerte en una isla… De hecho, dice que el personaje tiene mucho de sí mismo. Ahora opina que no volvería a trabajar con Disney ni por 300 millones de dólares.

No hay lavadora para lavar tanto trapo sucio: en el juicio sale a la luz la infancia desdichada del protagonista, con una madre que sometía a abuso verbal y físico tanto al actor como a sus hermanos. Parece ser que, no escarmentado por ésto, se embarca en una relación tortuosa con la actriz Amber Heard con la que se casó en 2015, y a la que solo aguantó dos años.

Vuelve a tropezar con la misma piedra: una mujer problemática, con trastornos de personalidad (según su psicóloga) que en ocasiones abusa del alcohol (a veces dos botellas de Vega Sicilia en una noche). Por cierto, a este famoso vino español el juicio le ha dado publicidad gratuita.

Suposiciones, dimes y diretes

Amber Heard también lo agrede física y verbalmente, y Johnny incluso casi pierde un dedo por su culpa cuando ella lo hiere accidentalmente. La terapeuta de ambos, dice que el maltrato es mutuo. Salen a la luz testimonios de trabajadores, chóferes, psicólogos, conocidos y desconocidos. Suposiciones, dimes y diretes y el juicio televisado y en YouTube se convierte en un circo que engancha y del que todo el mundo opina.

No entiendo por qué actores con carreras respetables y una vida entera trabajando acaban haciendo el ridículo con relaciones indeseables. No puedo evitar acordarme del caso aquí en España de Marujita Díaz y Dinio… Ahora la que llama «viejo y gordo» a Johnny Depp es Amber Heard.

A un galán, ahora venido a menos, que tuvo como buen pirata un amor en cada puerto (salió con Winnona Ryder y Kate Moss) y se casó muy joven con una maquilladora, con la que estuvo poco tiempo. Con Vanessa Paradis, que ahora lo defiende diciendo que fue un buen padre y esposo, tuvo una relación mas estable durante 14 años y dos hijos: Lily-Rose y John.

En cuanto a su carrera, Johnny Depp se convirtió en ídolo adolescente en los 90, en películas como ¿A quien ama Gilbert Grape? y Pesadilla en Elm Street. Es el muso de Tim Burton y encarna a tipos originales, extraños y excéntricos como Willy Wonka en Charlie y la fábrica de chocolate o en Eduardo Manostijeras, donde crea un personaje tierno y solitario que intenta no acercarse demasiado a las personas que ama, ya que las puede lastimar con sus manos… En total ha realizado más de 70 películas y ha trabajado para importantes directores como Roman Polanski o Martin Scorsese.

Ahora la realidad parece ficción y lo vemos con aspecto algo estrafalario en uno de sus papeles más difíciles, intentando defender su inocencia. Seguiremos pendientes de este juicio y esperemos que se calmen las aguas, vuelva a tomar el timón y la nave de Johnny llegue a buen puerto…


Comparte este artículo:

Un comentario

  1. Avatar Lucía Ramos

    ¿El estéril amor entre híbridos,
    crea monstruos en la naturaleza
    humana? O…, ¿ todo en la vida es cine?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*