crowdfunding

El 'crowdfunding' es una práctica en auge desde hace una década.

Cultura, Economía

La Unión Europea aprueba un nuevo reglamento para el ‘crowdfunding’

Comparte este artículo:

El Parlamento Europeo ha aprobado recientemente nuevas normas que facilitarán la prestación de servicios de las plataformas de financiación participativa en el mercado interior de la UE. La normativa busca ampliar el acceso a la financiación para las empresas emergentes, las empresas innovadoras y las pymes de todos los países de la UE. También mejorará la protección de los inversores y les permitirá el acceso a más alternativas

A partir del 10 de noviembre de 2021, las plataformas de financiación participativa (o crowdfunding, como se conoce en inglés) que operan en la UE tendrán que cumplir las normas comprendidas en la nueva regulación en vez de las que se aplican en cada país. La directiva que acompaña a la nueva regulación –Reglamento (UE) 2020/1503 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 7 de octubre de 2020, relativo a los proveedores europeos de servicios de financiación participativa– tiene como objetivo ampliar el acceso de las pequeñas empresas a la financiación. Las normas se aplicarán a los proveedores de servicios de financiación participativa europeos que recauden hasta 5 millones de euros por proyecto al año.

Las normas nacionales existentes sobre financiación participativa no son uniformes, lo que implica la incertidumbre legal ante la falta de salvaguardias. Además, evitan las inversiones en proyectos de otros países e impiden que los proveedores ofrezcan sus servicios a nivel de la UE. Eso se acabó cuando entre en vigor la nueva ley de crowdfunding.

Las reglas actuales limitan las oportunidades de empresas que, sobre todo cuando operan en mercados pequeños, se podrían financiar a través de muchos más inversores.

Protección de los inversores

Uno de los mayores riesgos de la financiación participativa es que las decisiones de los inversores no están siempre basadas en datos, sino influenciadas por las emociones. La quiebra de las pequeñas empresas y los retrasos en la distribución de productos son algunos de los problemas más comunes que los inversores no tienen en cuenta.

Las nuevas reglas demandan que los proveedores de servicios de financiación participativa faciliten a sus clientes información clara sobre los riesgos potenciales de cada proyecto. Los inversores tienen que contar con una ficha de información esencial en materia de inversión, elaborada por el promotor del proyecto o por la plataforma.

En el punto 19, el nuevo reglamento europeo dice: «Con el fin de mejorar el servicio a sus clientes, los proveedores de servicios de financiación participativa deben poder ofrecer proyectos de financiación participativa a inversores particulares sobre la base de uno o más parámetros específicos o indicadores de riesgo, como el tipo o el sector de actividad empresarial o una calificación crediticia que el inversor haya comunicado previamente al proveedor de servicios de financiación participativa. No obstante, la autorización obtenida en virtud del presente Reglamento no debe dar a los proveedores de servicios de financiación participativa el derecho a prestar servicios de gestión de activos individuales o colectivos. Para garantizar que las oportunidades de inversión se ofrecen a los inversores potenciales de modo neutral, los proveedores de servicios de financiación participativa no deben pagar ni aceptar ninguna remuneración, descuento o beneficio no pecuniario por orientar las órdenes de los inversores a una oferta concreta presentada en su plataforma o en la plataforma de un tercero».

En definitiva, se trata de crear un marco regulador común para los 27 miembros de la Unión Europea que beneficia a los emprendedores al tener rasgos transfronterizos y convertirse sus proyectos en internacionales, dando pie también a los mecenas a participar en iniciativas más globales y no tan locales con una mayor seguridad jurídica.

El sueño de Nacho… y de muchos más emprendedores

El caso del periodista sevillano Nacho M. Martín es el de muchos emprendedores ilusionados que quieren ofrecer un producto a la sociedad a través de la financiación participativa. Ha puesto en marcha un proceso de crowdfunding para editar No disparen al balón, un libro que, a través de historias concretas, repasa los momentos más transcendentales del siglo XX a través del fútbol.

Esta campaña, iniciada para poder editar su obra y que la misma tenga distribución comercial, ha sido lanzada en alianza con la editorial Libros.com. En 29 días de campaña (de un plazo límite de 35 días), ha conseguido 102 mecenas que han financiado ya el 84% del proyecto.

Los participantes tienen acceso a recompensas exclusivas y packs de libros rebajados. Si se llega al cien por cien del objetivo, se dará luz verde a la edición del libro y los mecenas podrán seguir todo el proceso de edición en exclusiva gracias a la comunidad de Libros.com, que cuenta todo su proceso editorial a los mecenas de sus libros. Pueden ver la campaña y participar si lo consideran oportuno pinchando aquí.

«No disparen al balón es la culminación del sueño que llevaba arrastrando desde hace años: la de recopilar las historias más llamativas e importantes en las que el fútbol se haya visto envuelto y utilizado en episodios relevantes del pasado siglo XX«, pone de relieve Nacho M. Martín. De esta manera, en el libro se suceden historias en las que el fútbol ha servido para los intereses de una dictadura, ha sufrido los reveses de una guerra o se ha visto limitado por momentos históricos trascendentales como el Apartheid o el colonialismo. En suma, lo que se quiere reflejar es cómo la geopolítica afecta de manera crucial a uno de los deportes que más pasiones levanta en el planeta.

Entre esas historias, se pueden encontrar la historia de la Alemania nazi que fue incorporando equipos a su liga según conquistaba territorios en la Segunda Guerra Mundial; las vidas de Steve Mokone y David Julius, futbolistas que huyeron del Apartheid para poder progresar en su carrera futbolística; el relato de las duras condiciones para los futbolistas en los regímenes comunistas de Albania y de la República Democrática Alemana; el hecho de que la invasión soviética de Hungría de 1956 provocase la llegada de Puskas a España; o que el partido con mayor despliegue de seguridad de la historia se debiera a que Italia había dado refugio momentáneo al líder del PKK kurdo, por reseñar solo algunas de las apasionantes historias que salen en el libro, cuya publicación depende de lograr el objetivo de llegar a los 4.000 euros de financiación colectiva. Solo le falta el 16% de esa cantidad.


Comparte este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*