torre oro

La Torre del Oro, iluminada al anochecer.

Cultura

La Torre del Oro cumple 800 años

Comparte este artículo:

La emblemática Torre del Oro, uno de los monumentos más famosos de Sevilla y protegida como Bien de Interés Cultural (BIC), cumple este año su octavo centenario desde la conclusión de sus obras de construcción como baluarte de la antigua medina almohade

Esta torre, de planta dodecagonal y casi 37 metros de altura, fue construida entre 1220 y febrero de 1221 por orden del gobernador almohade Abù-I-Ulà a orillas del Guadalquivir para rematar la coracha o tramo de muralla que, durante el periodo almohade, conectaba el antiguo recinto fortificado del que nace el actual conjunto palaciego de los Reales Alcázares, declarado Patrimonio Mundial, con el propio río.

Asimismo, la torre posee tres cuerpos: los dos primeros son dodecagonales, el primero erigido por los almohades mientras que el segundo fue edificado por Pedro I El Cruel. El tercer cuerpo es cilíndrico, rematado con cúpula y fue erigido en el siglo XVIII. La torre defendía la entrada fluvial hacia el Puente de Barcas y, por tierra, el acceso al Arenal con su actividad industrial.

Dicho tramo de muralla contaba con varias torres, cuyo número de lados aumentaba en progresión aritmética con relación a su proximidad al río, contando la Torre del Oro con 12 lados como fortificación más cercana al Guadalquivir.

El misterioso brillo dorado

Su nombre en árabe, Borg al-Dsayeb, alude al brillo dorado del reflejo de la construcción sobre la lámina de agua del río. Aunque tradicionalmente dicho brillo era atribuido a un supuestamente desaparecido revestimiento de azulejos, el proyecto de restauración acometido en 2005 en la torre puso de relieve que dicho fenómeno habría sido ocasionado por un revestimiento con mezclas de mortero, cal y paja prensada.

La torre, de fábrica almohade, constaba en principio de dos cuerpos a los que se añadió en 1760 un tercer cuerpo, una linterna cilíndrica, en el marco de la restauración acometida entonces en el monumento tras los estragos del terremoto de Lisboa de 1755. Así, la torre alcanza una altura total de casi 37 metros desde la rasante de su base en el paseo Alcalde Marqués del Contadero.

Fue declarada monumento histórico-artístico en 1931 y en la era moderna ha sido restaurada en 1900, entre 1991 y 1992, en 1995 y en 2005, acogiendo desde 1944 un museo marítimo tras haber sido usada como capilla, prisión de nobles, almacén de pólvora, oficinas de la Capitanía del Puerto y Comandancia Naval.

El Museo Marítimo de Sevilla

El museo está dentro de la Torre del Oro y comprende dos plantas visitables y una terraza panorámica. En la planta baja, el discurso de su exposición comienza mostrando la historia de la torre hasta el fin de la Carrera de Indias con el traslado de la Casa de Contratación de Sevilla a Cádiz; en ella se destaca la copia del grabado de Johannes Janssonius de la Sevilla de 1617, donde se puede observar claramente el recinto amurallado y la vista de la torre antes del añadido de 1760. En esta misma planta se puede contemplar una de las piezas principales del museo: el modelo del Real Fernando, primer barco de vapor construido en España, que realizaba el trayecto de Sevilla-Sanlúcar y que llevó a su exilio al general Espartero en 1843.

En la primera planta, se puede disfrutar de una exposición que se inicia en los albores de la Armada con referencias a las marinas de Castilla y Aragón, llegando hasta la Armada de nuestros días y pasando por las etapas de los descubrimientos, el poder naval, la crisis y la Marina científica. Entre otros fondos, se pueden ver cartas náuticas e instrumentos de navegación de distintas épocas. Desde la terraza panorámica se pueden contemplar preciosas vistas de Sevilla y de su río.

La serie de TV que mejor ha retratado la Sevilla del siglo XVI es La peste (Movistar+), dirigida por Alberto Rodríguez y protagonizada por Pablo Molinero, Sergio Castellanos, Paco León y Manolo Solo, entre otros.

El presupuesto total de la primera temporada fue de 10 millones de euros a distribuir en seis episodios de unos 50 minutos aproximadamente cada uno. Contó con la participación de más de 400 profesionales, 2.000 figurantes y casi 200 actores. El rodaje se inició el 6 de febrero de 2017 y se prolongó 18 semanas en más de 130 localizaciones en las poblaciones de Carmona, Garrovillas de Alconétar, Trujillo, Coria del Río y Sevilla, donde rodaron en la Sala Capitular del Ayuntamiento, los alrededores de la Catedral, la Casa de Pilatos y las Reales Atarazanas, transformadas en cárcel para la ocasión. Debido al éxito de crítica y público, se rodó una segunda temporada.


Comparte este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*