vaso y rana

Una imagen sobre el pensamiento positivo.

Opinión

La importancia de pensar bien

Comparte este artículo:

La felicidad y pensar de forma positiva son dos cosas que van de la mano. Hoy día existe un concepto de la felicidad muy extendido. Se entiende por felicidad: no morir, no enfermar, no envejecer, ganar dinero, conseguir éxito, tener trabajo, tener una pareja maravillosa, tener hijos perfectos… Todos ‘objetos’ para poseer y objetivos a tener

Sin embargo, cada día veo más gente que sufre, que tiene dolores en el cuerpo, contracturas provocadas por la tensión, estrés, ansiedad y, lo peor de todo, gente con dolores en el alma, soledad, vacío, tristeza y está claro que lo mismo que buscamos soluciones para paliar el dolor del cuerpo y curarnos, tenemos que tratar y cuidar el dolor del alma, porque cuando el alma duele, es porque algo no va bien.

Sentimos angustia, y miedo cuando las cosas no salen como esperábamos y buscamos ante esos estímulos molestos, que nos receten alguna píldora y que nos den algún consejo que alivie nuestro dolor de forma automática, sin darnos cuenta que el tratamiento más eficaz no es la pastilla en sí, porque lo único que hará será adormecer nuestra visión de lo que qué nos está pasando pero no solucionará el problema, es como dejar para otro día, lo que tenemos que hacer hoy.

Cuando uno siente que algo no va bien y que hay que solucionarlo, la mejor opción es un cambio de pensamiento y eso requiere de un trabajo interior. Me atrevería a decir que es un trabajo interior para toda la vida, porque cuando uno mira hacia dentro, hay un antes y un después, porque la vida cambia y nada vuelve a ser como antes. Cuando uno mira hacia dentro y descubre la grandeza del ser que es, ya no quiere vivir nunca más como antes. El problema viene cuando la vida azota, y a veces azota fuerte y no entendemos el sentido del sufrimiento. Y no vemos que detrás de las dificultades solo hay oportunidades para poder crecer a través de ellas.

Vivir hoy, aquí y ahora pasándolo lo mejor posible, es un plan perfecto, pero, si olvidamos que al quitar los problemas, se nos quita también la ocasión de crecer, nos convertimos sin darnos cuenta en inmaduros emocionales y como consecuencia perdemos el control de las emociones, que suben y bajan como una montaña rusa, impidiéndonos aprender, ser fuertes y ayudándonos a elevar nuestro nivel de comprensión para aceptar la vida con alegría. Por eso, es la importancia del pensar bien para luchar contra la fuerza del hedonismo que se impone por encima de cualquier cosa, la búsqueda del placer, por encima de todo, cueste lo que cueste, para alcanzar las cotas más altas del bienestar y cerrándonos la puertas para alcanzar el bien-ser.

Seguramente alguna vez te has preguntado por qué unas personas tienen suerte, éxito y otras no. He llegado a la conclusión de que no solo se trata de oportunidades, de suerte o de educación. Existe una cosa diferente entre las personas que cumplen sus sueños de las que no: su forma de pensar.

Si quieres cambiar tu vida, solo tienes que cambiar tus pensamientos

Solo hay que fijarse en las personas que progresan. Estas personas piensan de manera diferente de las que no progresan, que viven estancadas en su victimismo y queja: «Qué mal me trata la vida, qué he hecho yo para merecer esto…». Son personas que piensan negativamente de todo y de todos.

Si algo he podido comprobar a lo largo de mi vida es que las personas que han tenido éxito tienen sus cabezas llenas de pensamientos positivos hacia ellos mismos y hacia los demás. Autoestima para ver que nadie es mejor que ellos y humildad para saber que tampoco son menos y pensar bien de ellos.

Ese fue el motivo por el que decidí, hace ya muchos años, cambiar mi forma de pensar y, como resultado, al cambiar mis pensamientos, mi vida cambió.

Me di cuenta de que no es cierto que unos nacen estrella y otros estrellados y que el universo no está confabulado contra nosotros. Que al aumentar el nivel de comprensión de lo que nos toca vivir y trabajar la calidad de nuestros pensamientos, empezamos a ver otra realidad y comprobamos que los tropiezos en la vida son escalones para elevar nuestro desarrollo espiritual.

Es tener la capacidad de transformar las crisis de la vida en emocionantes aventuras de crecimiento interior que nos empujan a desarrollar al máximo nuestros talentos y nos invitan a descubrirnos y descubrir lo mejor de nosotros. Nos ayudan a entender el por qué de nuestra existencia, el quiénes somos y para qué estamos aquí.

Si algo me ha enseñado con mucha claridad la vida es que nada sucede por casualidad. Si echo la mirada hacia atrás (y seguramente que a ti también te pasa), pienso que no hay nada de lo que me haya pasado que no me haya hecho mejor. Lo que nos toca vivir, independientemente de lo duro que sea, es la oportunidad de evolucionar y crecer para desarrollar todo nuestro potencial.

Cuanta más comprensión tenemos de lo que nos pasa, más despertamos y menos sufrimos

Si los sentimientos provienen de nuestros pensamientos, vamos a lograr el control de nuestros pensamientos de forma voluntaria, dirigida y sostenida en el tiempo, y nuestros sentimientos cambiarán y nuestra forma de actuar y ver la vida cambiará.

La calidad de nuestros pensamientos nos empodera y nos da libertad para tomar decisiones y, si observamos los resultados y olvidamos las falsas creencias de piensa mal y acertarás, vamos a empezar a pensar bien y veremos que el resultado es diferente y que la vida no es una horrible pesadilla. Y descubriremos que la opción de bailar con la vida es la única manera de conseguir todo lo que nos propongamos. Dejaremos de pensar en nuestros quiero eso para comprender lo que necesito; y el único problema que tendremos en el futuro será la forma que tenemos de pensar en el presente.

Solo hay que comprobar que, por complicada que se ponga la vida, por difíciles que parezcan nuestros problemas, pensar bien es lo que va a marcar la diferencia.

Las personas que fracasan es porque centran su pensamiento en sobrevivir, en protegerse y en mantenerse y no se centran en avanzar y crecer.

Te invito a tener desde hoy un cambio de pensamiento que pueda ayudarte a pasar de vivir en-si-mismado a vivir en-tu-siasmados con la vida. Pasar del mirarse uno a sí mismo a mirar a los demás para encontrar así un mejor sentido de la vida.


Comparte este artículo:

4 comentarios

  1. Avatar Federico Acosta

    Muy bien todas tus reflexiones

  2. Avatar Virginia del Águila Alarcón

    Maravillosa y sabia reflexión, Nieves

  3. Avatar Beatriz

    Muy cierto…. ojala pudiesemos ser constantes en seguir pensando de manera positivo….. SIEMPRE.
    MUCHAS GRACIAS POR LA REFLEXIÓN.

  4. Muy acertado todo lo que dices. Te felicito por tan sabio articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*