fisevi

Una imagen de la última movilización en Fisevi.

Salud

La consejería de Juan Marín aplica «recortes salariales a numerosos trabajadores» de investigación sanitaria

Comparte este artículo:

Así lo aseguran en un comunicado los sindicatos CCOO, UGT, CSIF, Satse y SMA, que han convocado nuevas movilizaciones para que el Gobierno andaluz «deje de bloquear» la publicación del convenio colectivo de las fundaciones de la Junta de Andalucía dedicadas a la investigación sanitaria

El personal de las fundaciones de la Junta responsabilizadas de la investigación sanitaria -Fundación Pública Andaluza para la Gestión de la Investigación en Salud de Sevilla (Fisevi), Fundación Pública Andaluza para la Investigación de Málaga en Biomedicina y Salud (Fimabis), Fundación Pública Andaluza para la Investigación Biosanitaria de Andalucía Oriental (Fibao), en Almería, Granada y Jaén, y Fundación Pública Andaluza Progreso y Salud, con presencia en varias provincias-, retoma las movilizaciones para exigir al Gobierno andaluz que «deje de bloquear» la publicación de su convenio colectivo. El nuevo calendario de movilizaciones se iniciará el 20 de abril en la puerta de todos los centros de las citadas fundaciones

Los comités y delegados de las cuatro fundaciones públicas de investigación sanitaria en Andalucía, en representación de los sindicatos CCOO, UGT, CSIF, Satse y SMA, convocan para el 20 de abril una nueva movilización ante el bloqueo de su primer convenio colectivo por parte de la Junta de Andalucía.

Tras una primera concentración el 16 de febrero ante los diferentes centros de las fundaciones, «con una importante participación» del personal -investigadores, personal de apoyo a la investigación y personal de soporte-, no solo no ha habido respuesta de la Junta, sino que recientemente «la Consejería de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local ha exigido que se apliquen recortes salariales a numerosos trabajadores e incluso, en algunos casos, que devuelvan cantidades ya percibidas y que se eliminen complementos que fueron establecidos dentro del marco legal existente», según un comunicado conjunto de los sindicatos mencionados.

Un convenio negociado que permanece bloqueado

La demanda de los investigadores sanitarios es que las distintas consejerías de la Junta dejen de bloquear la publicación del convenio colectivo de esas fundaciones, negociado durante dos años y pactado con las direcciones de las mismas. «No se entiende razonable el argumento de que su aprobación supondría un incremento de masa salarial, porque se trata de una cantidad mínima. Para los 2.500 afectados supone un total de 237.587,99 euros al año, es decir, menos de 90 euros por persona afectada. Un incremento mínimo e imprescindible para unificar las condiciones de trabajo de cuatro fundaciones distintas, con enormes diferencias salariales entre ellas», aseguran las organizaciones sindicales.

Asimismo, los profesionales de estas fundaciones reclaman «una amplia estabilización» de sus plantillas, ya que más de un 90% del personal «sufre precariedad». Adicionalmente, estas organizaciones ponen de manifiesto que ese incremento de masa salarial «no va a significar ningún gasto extraordinario» para el Gobierno andaluz, ya que será cubierto con fondos propios de las fundaciones, con carácter general, obtenidos en vías de financiación captadas externamente para apoyar el desarrollo de la I+D+i.

Además, el personal afectado critica que, mientras se bloquea su convenio colectivo alegando que no se puede incrementar la masa salarial, la misma Junta de Andalucía «no ha tenido problema alguno» en incrementar en 24 millones la masa salarial del Servicio Andaluz de Salud (SAS) para pagar la dedicación exclusiva a los médicos que mantienen una consulta privada.

Una reivindicación apoyada en resoluciones del propio Parlamento

«El convenio vendría a regular la situación de numerosos trabajadores afectados por el requerimiento de la Intervención General de la Junta de Andalucía y los recortes salariales al que pretenden someterlos», mantienen las cinco organizaciones sindicales. «Lo que reclamamos se apoya en resoluciones del propio Parlamento de Andalucía, que el 24 de septiembre de 2020 aprobaba las conclusiones de la Comisión para la Reconstrucción Económica y Social de Andalucía que, entre otras cosas, disponía lo siguiente: aumentar la financiación de la investigación como piedra angular para adelantarnos a nuevas pandemias y como inversión en salud», señalan.

«Sin ciencia no hay futuro. Sin investigación sanitaria no estaríamos superando la pandemia. Si la Junta de Andalucía sigue maltratando al personal investigador, se va a encontrar con una movilización sostenida y creciente de una parcela tan importante para nuestra sociedad actual como es la investigación sanitaria”, advierten.


Comparte este artículo:

Un comentario

  1. Avatar Salvador

    El secreto de la democracia no es la libertad en sí, sino el dinero. Las democracias se mantienen no porque el ser humano pretenda la libertad, sino porque tiene dinero. Un régimen político, sea cual sea, está en grave crisis cuando surgen dos síntomas: la caída de la demografía y la caída de los recursos económicos. ¿Qué futuro es el que viene? Mirando la calle, de noche o de día y observando a su personal.

    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*