guzman

El gerente del SAS, Miguel Ángel Guzmán.

Política, Salud

Justicia por la Sanidad denuncia designaciones arbitrarias en el SAS

Comparte este artículo:

La Asociación Justicia por la Sanidad denuncia, en un comunicado publicado en su página web, unas arbitrariedades que lleva cometiendo el Servicio Andaluz de Salud (SAS) y la Consejería de Salud desde hace años en materia de recursos humanos, que está afectando a la frágil situación en la que nos encontramos con la actual pandemia, la cual necesita una máxima seguridad jurídica, coordinación y eficacia en las actuaciones del Servicio Andaluz de Salud

Los efectos del nepotismo existente en el SAS pueden observarse, por un lado, en la Atención Primaria con los Centros de Salud y Consultorios, con quejas constantes de los usuarios debido a las demoras e inutilidad en la asistencia sanitaria realizada por teléfono; por otro lado, en la ineficacia de las medidas de los asesores “expertos” en la pandemia, que han conseguido elevar el número de contagios, hospitalizaciones y fallecimientos en Andalucía, a pesar de tener varios meses para prepararse ante lo que ya se sabía que ocurriría en otoño e invierno.

La Asociación Justicia por la Sanidad ha obtenido información, remitida por el SAS, que revela hechos considerados graves, que no son más que la punta del iceberg. «Hay dos subdirecciones de la RPT de la Dirección General de Asistencia Sanitaria y Resultados en Salud de los Servicios Centrales del SAS que están vacantes desde hace meses, puestos que son claves en el Servicio Andaluz de Salud, y que pueden ser ocupados tanto por funcionarios de la Administración General de la Junta de Andalucía como por personal estatutario sanitario, tras las convocatorias públicas oportunas», expresan desde la asociación sanitaria. Dichos puestos son:

1) la Subdirección de Gestión Sanitaria, que ocupaba el sobrino del Consejero de Salud, José Manuel Rumbao Aguirre, y que está vacante desde el 31-01-2020, a pesar de que dicho puesto fue convocado en el BOJA de 13-03-2020, declarándose desierto según lo publicado en el BOJA de 28-07-2020.

2) la Subdirección de Coordinación de Salud, que también ocupaba el sobrino del Consejero de Salud, y que está vacante desde el 17-12-2019, a pesar de que en el BOJA de 23-10-2019 fue convocado el puesto (como “próximo a quedar vacante”), declarándose desierto el puesto según lo publicado en el BOJA de 11-02-2020.

Sin nombramiento

Sin embargo, las funciones de ambos puestos están siendo ejercidas de hecho -sin nombramiento en dichos puestos- por dos médicos estatutarias, Inmaculada Vázquez Cruz e Inmaculada Mesa Gallardo, respectivamente, funciones que no corresponden a la de los puestos de trabajo que realmente ocupan en un Área de Gestión Sanitaria y un Distrito Sanitario.

De hecho, Inmaculada Vázquez Cruz debió ser presentada como subdirectora de Gestión Sanitaria del SAS en el listado facilitado por el Gabinete de Prensa de la Junta de Andalucía, tras la rueda de prensa del presidente Juanma Moreno del pasado 10 de mayo de 2020, sobre los 17 miembros del Comité de expertos de la Covid-19, dado que así lo publicaron los medios de comunicación ese mismo día y al día siguiente. Sin embargo, según la información facilitada por el SAS a esta asociación, «nunca ha ocupado dicho puesto, el cual sigue vacante, dado que el SAS ha eludido convocarlo de nuevo públicamente». En noticias posteriores publicadas por numerosos medios de comunicación y por la propia Junta de Andalucía, así como en algunas presentaciones de jornadas, siguen considerando a Inmaculada Vázquez como subdirectora de Gestión Sanitaria o de Asistencia Sanitaria del SAS, «sin que nadie de la Junta haya pedido rectificar ese dato falso publicado en todos los medios de comunicación«, pone de relieve Justicia por la Sanidad.

«No es la primera vez que esta asociación tiene noticias sobre presuntas usurpaciones de unas funciones públicas que deberían corresponder a los funcionarios que ocupasen esos puestos contemplados en la RPT de los Servicios Centrales del SAS. De hecho, ya fue denunciado otro caso por el vicepresidente de esta asociación en el año 2017, a la Inspección General de Servicios de la Administración de la Junta, así como por el Sindicato Andaluz de Funcionarios a la Consejería de Salud en el mismo año, sin resultado alguno. En su escrito, el sindicato hacía constar que eran varios los estatutarios que se encontraban en la misma situación, así como la concurrencia de cinco de las seis causas de nulidad de pleno derecho previstas en la ley procedimental; y probablemente también la sexta, esto es, ser el acto de designación del funcionario estatutario constitutivo, presuntamente, de los delitos de prevaricación y de nombramiento ilegal, y el ejercicio del mismo de un presunto delito de usurpación de funciones públicas«, expresan desde Justicia por la Sanidad.

Más casos

En el mismo caso se encuentra la persona que ejerce desde hace años las funciones de secretaria del director gerente del SAS, María del Mar Vázquez Castro, que también es personal estatutario, a pesar de existir un puesto de Secretaría en la RPT del SAS (código 2151410), que fue incluso convocado públicamente y adjudicado a otra persona, según el BOJA de 26-07-2017, duplicándose las funciones de la Secretaría.

El listado de personal estatutario que, ocupando puestos en áreas de gestión sanitaria, distritos sanitarios y hospitales, trabajan en los Servicios Centrales del SAS y en la Consejería de Salud sin seguir los procedimientos legales, es extensa. «Según datos extraídos de la RPT de los Servicios Centrales del SAS, y el Anexo de Personal de los Presupuestos de 2020, apenas se cubre el 56% de los puestos de trabajo de la RPT de los Servicios Centrales del SAS. ¿Es este el mecanismo para colocar a dedo en los Servicios Centrales del SAS a los afines cuyos puestos están en los centros sanitarios? ¿No convocando ni cubriendo los puestos de la RPT con los procedimientos legales con arreglo a los principios constitucionales de igualdad, mérito y capacidad?», se preguntan desde Justicia por la Sanidad.

«Además, este personal estatutario utiliza los recursos materiales previstos para los puestos de la RPT de los Servicios Centrales del SAS (despachos, ordenadores, teléfonos, etc.). Por tanto, la complicidad es evidente entre los responsables del SAS, de la Consejería de la Presidencia y los estatutarios designados a dedo. Por otro lado, estos estatutarios son colaboradores necesarios al aceptar las funciones asignadas sin seguir los procedimientos legales, y cobrando las nóminas por puestos que no están desempeñando en los distritos, áreas de gestión sanitaria y hospitales, con la falta de personal que existe, especialmente durante esta pandemia de la Covid-19. Para colmo, debe señalarse que muchos de los profesionales sanitarios que trabajan en los Servicios Centrales del SAS carecen de la necesaria formación y experiencia en gestión administrativa«, mantienen desde la asociación.

El comunicado de Justicia por la Sanidad finaliza subrayando la gravedad de la situación: «Gestionar los recursos humanos de esta manera, como si de un cortijo privado se tratara, no es admisible en una Administración pública. Todos estos manejos arbitrarios generan situaciones de inseguridad jurídica, descoordinación e ineficacias, que sufren los usuarios del sistema sanitario público andaluz. Y mientras tanto, los responsables de la Consejería de la Presidencia que dirige Elías Bendodo, con competencias sobre los recursos humanos de los Servicios Centrales del SAS, especialmente la Inspección General de Servicios, miran para otro lado».

Para leer el comunicado completo de la Asociación Justicia por la Sanidad, pinche en este enlace.


Comparte este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*