uber

Un taxi muestra un cartel en contra de las prácticas de Uber.

Cartas al director

Indefensión ante los monstruos empresariales: Uber roba dinero de mi cuenta por la cara

Comparte este artículo:

La indefensión que tenemos hoy en día frente a los tejemanejes de las grandes corporaciones es grande y el Gobierno de España no está aplicando las sanciones que se merecen Facebook, Google, Twitter, Amazon, Vodafone, Orange, Movistar… y Uber por saltarse a la piola las leyes de competencia nacionales y comunitarias y maltratar a los clientes

Soy usuario de Uber desde hace tres semanas y ya he tenido un problema serio con esta compañía, conocida por las ilegalidades que ha cometido a lo largo y ancho del mundo. He viajado cinco veces con sus conductores sin ningún tipo de problema… hasta que vi en mi cuenta, el pasado 15 de noviembre, que me habían quitado 17 euros de mi tarjeta, adscrita a mi cuenta corriente de Caja Rural del Sur, sin haber realizado o pedido ningún viaje o servicio.

Como ya he tenido que lidiar algunas veces con Amazon y Google, me temía lo peor. Y, efectivamente, así fue: no existe un teléfono de atención al cliente gratuito en la página de Uber. En primer lugar, encontré en Google un número supuestamente gratuito, 911 232 187, al que llamé enseguida y me salió un buzón de voz diciendo: «Información Movistar: este teléfono no corresponde a ningún cliente«. Posteriormente, encontré un 11830, que es de esos números que te pegan el sablazo en la cartera. No me quedaba más remedio que solicitar la devolución de los 17 euros por la aplicación de Uber que tengo bajada en mi móvil. Hasta hoy, ninguna noticia al respecto. ¿Es lícito que los ciudadanos estemos tan indefensos ante empresas opacas que practican la corrupción como modo de vida?

Denuncia en Consumo

Ante este atropello, voy a tramitar una denuncia en la autoridad competente de Consumo de la Junta de Andalucía. Por cierto, la trabajadora de Consumo de la Junta que me ha atendido hoy por teléfono ha demostrado ignorancia al no saber que este tipo de compañías internacionales filibusteras nunca o casi nunca ponen un número de teléfono de contacto gratuito en su página web. Suelen ponerte muchas piedrecitas en el camino para las reclamaciones (eso sí, a la hora de cobrar, siempre antes de dar el servicio que sea).

Ahora mi preocupación, más allá de recuperar los 17 euros que me han birlado, es la siguiente: ¿qué le impide a Uber ir quitándome dinero poquito a poco de la cuenta impunemente? Si se empeñan en no responderme, tendré que anular la tarjeta de crédito y sacarme una nueva. Pero eso no debería ser así. Por otro lado, mi banco, Caja Rural, debería poder reembolsarme la cantidad sustraída, como sé que hacen otras empresas bancarias. Lo único que me han dicho que pueden hacer es solicitar la cantidad hurtada a Uber, cosa que ya he hecho yo a través de la app de la empresa fraudulenta.

Hace años se hablaba de los efectos nocivos de la globalización… Ahora entiendo perfectamente a qué se referían, porque, aunque haya miles de conductores que han encontrado una salida laboral en Uber, esta empresa pirata explota a muchos de sus trabajadores y se ha pasado por el forro la normativa de muchos países, como pude leer hace meses en EL LIBRE. Competencia desleal hacia los taxis, mercado negro de licencias, acoso sexual de usuarias por parte de algunos conductores, soborno a políticos de distintas naciones… Recapitulando, puede que no haya actualmente una empresa más corrupta que Uber.

José Rabal Alvarado (Huelva)


Comparte este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*