carpa circo

Una carpa de circo.

Cartas al director, Política

Había una vez un circo

Comparte este artículo:

Hacía tiempo que a esta ciudad no venía un circo y miren por dónde se ha instalado uno en el Ayuntamiento de Cádiz. Tenemos de todo: payasos, equilibristas, mujer barbuda, enanos, escapistas, hombres bala, ventrílocuos y hasta tragasables. Cada uno que elija en un espejo a qué personaje representa. Hecha la presentación de los integrantes pasamos al espectáculo

Los primeros en desfilar son los sintecho, estos hacen su pase mostrando sus viejas mantas raídas y sus ropajes sucios y desgastados.

Van seguidos de otras personas que, un poco mejor vestidas, portan en sus manos las llaves de los negocios que han tenido que cerrar y que lanzan al público que jalea sin cesar. Quieren hacerse de una de esas llaves para recuerdo.

Los equilibristas salieron e hicieron levantar al público, que pudo comprobar qué ejercicios peligrosos tenían que hacer para llegar a final de mes.

Los payasos no podían faltar y alegraban al público con sus mentirijillas y sus bofetadas ensayadas. Todo era muy cómico.

No puede faltar en ese desfile una cuadrilla de albañiles que cambian estatuas y nombres de calles al antojo del director del espectáculo. El público no cabe en sí de júbilo.

Seguidamente desfilan los tragasables. Estos también pertenecen al circo, pero entre ellos nada tienen en común. Su trabajo es tragar sables y nada más. También son vitoreados.

El hombre bala ha salido disparado y apenas se le ha visto. El público comenta y ríe. Los enanitos salen haciendo piruetas y repartiendo caramelos a los niños.

El número del ventrílocuo es muy aplaudido, ya que no se le notaba nada al artista que manejaba a la marioneta perfectamente. La mujer barbuda no parece tener tanto éxito. La gente pone cara de aburrida.

Lo mejor se guardó para el final. Un número de escapismo jamás visto. El propio director del circo fue el encargado de llevarlo a cabo. La gente creía estar viéndolo cuando en realidad ya no estaba allí.

Apoteósico. La gente se lo ha pasado genial y quería más. Se anunció por megafonía que este circo es itinerante y que estará poco en esta ciudad, pero que podrán verlo en otras localidades.

Juan Gómez (Cádiz)


Comparte este artículo:

Un comentario

  1. Avatar José Manuel Lozano

    La vida misma en este pais

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*