ninos migrantes

Dos niños llegados en patera a España.

Educación, Opinión

Fallo en el sistema

Comparte este artículo:

Vivimos en Matrix. Para los que no hayan visto la película, es una alegoría al despertar del borreguismo de nuestra sociedad y lo que nos viene dado, marcado o aprendido por sistema. En la película, unas máquinas dotadas con inteligencia dominan el planeta y, a través de plantaciones de personas (a modo de granjas), obtienen la energía que necesitan ya que han acabado o consumido todos los demás recursos del planeta. Mientras tanto, mantienen a las personas como en un sueño o un videojuego donde forman parte de Matrix, una realidad paralela insertada en las cabezas donde todos creen que están vivos, pero en realidad son manipulados. Por otro lado, hay una pequeña resistencia de personas que despiertan del letargo y han creado una comunidad en la que viven escondidos para no ser cazados y a su vez despiertan a otras que están preparadas, para que se unan a la lucha contra la esclavitud de la raza humana

Pues lo dicho, vivimos en una sociedad que nos acribilla y apabulla diariamente con información manipulada por todos lados: redes sociales, medios de comunicación, publicidad… y me atrevería a decir que la mayor parte está tratada para conseguir fines alejados de la realidad o tiene una intencionalidad bastante subjetiva; en la mayoría de los casos y debido a las circunstancias actuales, demasiado politizada. Todo destila odio o enfrentamiento. Si no estás con unos, estás con los otros, todo está polarizado y todo es extremismo. Todo es mentira y nada es verdad.

En este contexto, desde hace unos días se viene moviendo por las redes un corte de una pequeña conferencia del afamado juez Calatayud en el que habla de la conocida como Ley del Menor en general, y de la cobertura que se da a las personas inmigrantes menores de edad en particular.

El corte, que está dentro de una entrevista más amplia, corresponde al vídeo que enlazo a continuación y al segmento que se señala (minuto 11:12 a 13:00):

Transcripción del video:

Entrevistador: Son los inmigrantes infantiles menores de edad que están teniendo muchos problemas para que se queden en España, los manden otra vez a su país…
Calatayud: No, los menores inmigrantes no acompañados en España y Europa asumimos la custodia de esos menores hasta que alcanzan la mayoría de edad.

Entrevistar: Pero…

Calatayud: Lo que pasa, lo que sí es verdad es que ya no se puede más, y aparte hay que determinar la identificación de los menores, hay que ver si son verdaderamente menores de edad, y si son menores, tenerlos hasta los 18 años, pero nosotros tenemos menores localizados a sus padres, pero los tratados internacionales entienden que están mejor en España en un centro de protección que con sus padres. Yo lo que digo es que lo mismo que se revisa el tratado de la pesca, ¿por qué no revisamos esas cosas? Ahora, se da cobertura a todos los que son menores de 18 años. Ahora, que no se dice… menores inmigrantes y menores cristianos, menores nacionales. Yo encierro a un chaval en un centro de internamiento… ¿Sabes cuánto nos cuesta el centro de internamiento para un chaval español y no español? 240€ diarios. Escucha, si yo encierro a ese chaval más de 6 meses, cuando salga, que puede estar 5 o 6 años, que le dan formación, educación, cultura, tal y que cual; encima se le da una paga de 430€. ¿Cómo lo ve? Lo que pasa es que eso no se dice. Ahora, menores inmigrantes los tenemos, el problema es que hay que identificarlos, pero se les da cobertura. Ahora, sí es verdad que ya estamos saturados”.

Creí que no trascendería porque, fuera de contexto, no aporta mucha información relevante. A las personas que no trabajan con menores de edad o no conocen la Ley del Menor quizá les resulte intrascendente; y a mí, que sí lo hago, no me aporta tampoco en demasía. Debía quedar en algo anecdótico.

Nada más lejos de la realidad, qué equivocado estaba.

Un par de días después de que dicho corte me saltara en Facebook como una publicación más de algunas de las cientos de páginas o periódicos que sigo para informarme y contrainformarme; y estando yo charlando con una amiga sobre un problema que había tenido en su tienda con inmigrantes, conversando sobre el racismo, el por qué ella había reaccionado como lo había hecho, y ahondar un poco en el tema; me dijo que había visto al juez Calatayud hablar de los niños y niñas menores de edad inmigrantes en un vídeo y que estaba totalmente de acuerdo con él, y conforme me explicaba el vídeo me di cuenta que era el mismo que había visto yo.

Fue en ese momento cuando entendí que el corte del vídeo tenía una intención muy clara y dirigida. Para cierta parte de la población, las palabras del juez pueden resultar algo así como algún tipo de protesta por la cantidad de recursos que se dan a las personas menores de edad inmigrantes, sobre todo por el coste que tiene una plaza de internamiento.

Qué ironía que justo antes del corte el juez hablara de la pérdida de valores en los niños. Yo creo que más bien la pérdida de valores se ha dado en la sociedad en general, también en las personas adultas, porque no sé en la cabeza de quién puede caber que la vida y dignidad de un niño, niña o joven pueda “tener un coste” demasiado alto. Creía que teníamos interiorizado y superado aquello de que la vida de un niño o niña tiene un valor incalculable, pero se ve que todo depende de dónde venga ese niño o niña o del color de su piel.

Él habla desde la experiencia y el conocimiento del sistema, pero la verdad es que su talante y su forma de expresarse no ayudan a entender su mensaje final; usa una brusquedad y una altanería que embarran el mensaje y podría parecer que lo inunda de una falsa moralidad que, a todas luces, se malentiende.

Por desgracia, el juez en su intervención habla o pasa por encima de una serie de aspectos más o menos criticables o controvertidos como que hay que determinar la identificación de los inmigrantes, de que el sistema está saturado, de que hay que comprobar si de verdad son menores de edad, de los tratados internacionales que dicen que los inmigrantes en España, si están mejor que con sus padres, se quedan en España (en caso por ejemplo de procedencia de países en guerra, etc.) y habla del coste del internamiento del chaval o de la prestación que se le da al salir. Aspectos a tener en cuenta para analizar y/o mejorar en la Ley, pero que para los no duchos puede interpretarse de manera errónea como que todo en la Ley del Menor está mal, que todo lo hacemos mal o que nos la cuelan por todos lados.

Crítica fundamentada

Sin embargo, alguien como yo, con un mínimo conocimiento, sabría ver que el juez hace una crítica al sistema muy bien fundamentada y con mucha puntería hacia aspectos muy concretos y sobre los que, incluso los que estamos dentro, sabemos que habría que revisar y/o mejorar; pero a la vez, Calatayud, alaba muy sutilmente las bondades del sistema. Tenemos en España una de las pioneras y mejores leyes de protección del menor de todo el mundo, con sus luces y sus sombras, y que ahora se ha ampliado con la llamada Ley Rhodes. Un sistema de protección que intenta no dejar fuera ningún niño o niña menor de edad, (aunque emplea unos recursos económicos que, a priori, pueden parecer demasiado altos sólo con la cifra que da el juez en el vídeo, en realidad son muy escasos), que incluso en algunos casos contempla prestaciones para después del proceso de internamiento y no dejar al chaval con una mano delante y la otra detrás (aunque de nuevo sean unos recursos totalmente insuficientes), pero que está saturado, por lo que habría que aumentar la asignación presupuestaria para hacerlo todavía mejor, más completo, más holístico. Un sistema que trata a todas las personas menores de edad por igual, proceda de donde proceda, respetando así los derechos y valores humanos, e incluso los cristianos de los que algunos (aun queriendo dejar fuera a estos menores) pretenden apoderarse.

En mi opinión, no hay coste demasiado alto para salvar la vida de un niño, una joven o cualquier otra persona. Ellos no tienen culpa de nacer en uno u otro país o en una u otra familia, o de recibir una u otra educación. No existe Ley del menor que gaste demasiado, todo lo que gastemos/invirtamos en los niños y niñas es poco. ¡Son el futuro! Y sobre todo son niños y niñas, no podemos responsabilizarlos de según qué cosas.

Me parece repugnante y de un asco vomitivo que la sociedad en la que vivo siga trivializando el tema y jugando a manipular y/o sacar de contexto publicaciones para dar a entender o transmitir a tus posibles seguidores o borregopensantes un mensaje totalmente falso, lleno de mentiras, odio, hipocresía e inmoralidad; y, en este caso, además, racista. Y encima, disfrazarlo todo de patriotismo, defensa de nuestros derechos por encima de los demás o algún tipo de dogma religioso.

El fallo del sistema es que existan niños y niñas menores de edad en el mundo que necesiten esa ayuda

Y lo peor es que todo esto va a más. Mi profesión, la del educador social, nace con el objetivo último de morir. Ojalá no hiciéramos falta, pero por desgracia, cada vez somos más necesarios en más ámbitos y desde más temprana edad. Cada vez va a haber más personas menores de edad inmigrantes, niños o niñas de familias desestructuradas, sin referentes familiares, problemas de absentismo o de bullying en los que intervenir, problemas con drogas desde edades muy tempranas, nuevas adicciones, problemas de convivencia entre culturas debido al aumento de la inmigración y la falta de intervencionismo en estos asuntos, etc.

Por lo tanto, a todas esas personas que ven en el video del juez Calatayud una crítica a la cantidad de recursos que se derrochan en los inmigrantes decirles que no es verdad. Los recursos empleados son a todas luces insuficientes y los profesionales tenemos que hacer, en todos y cada uno de nuestros ámbitos, verdaderas virguerías para sacar adelante el trabajo y hacerlo bien (sin entrar a valorar las condiciones laborales, que eso daría para un libro…). Además de que éstos no son recursos para inmigrantes, son recursos para niños y niñas menores de edad, para todos los menores, porque sólo hay una raza en nuestra especie: la humana. Igual que a mí me gustaría que si algún día en España, por ejemplo, volviéramos a entrar en guerra, a mi hijo al menos se le ofreciera protección en cualquier otro país del mundo, nosotros deberíamos ofrecerla también. Por educación, por ética, por respeto a los derechos humanos y a la vida. Y sobre todo por respeto a nosotros mismos.

Porque si hay algún fallo en el sistema, no es la Ley del Menor o que ayudemos al que más lo necesita con los recursos que sean necesarios; el fallo es que existan niños y niñas menores de edad en el mundo que necesiten esa ayuda.

Por todo esto es indispensable que el educador social entre en los centros educativos desde ya. Es necesario que nuestro sistema educativo sea social. La educación del futuro será también SOCIAL o no será.


Comparte este artículo:

3 comentarios

  1. El sentido comun, el menos comun de los sentidos, lo veo por la calle y parece un labrador ahi esta la sabiduría, mas por viejo que por juez, hay cosas en las que nos hemos pasado de modernos, dentro de poco les quitaran el poder a los jueces.

  2. Hace dos dias se suicido en Asturias un profesor por bulling de sus alumnos, estamos locos? Un profesor merece respeto y si se pasa se soluciona privadamente entre el profesor y el padre pero no se le desautoriza delante del menor porque crecen pensando que el mundo les debe algo.

  3. Avatar Manuela

    Empatía y educación, son las claves.
    …..»porque sólo hay una raza en nuestra especie: la humana.»
    Ojalá todo el mundo lo entendiera.
    Gracias por hacerlo tú y además escribirlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*