vote

Una persona votando.

Política

España se sitúa en el puesto trigésimo séptimo en la lista de países con más libertad electoral del mundo

Comparte este artículo:

‘La libertad electoral en el mundo (2018-2020). España y Andalucía. Recomendaciones principales’ es un trabajo sobre las tres ediciones del Índice Mundial de Libertad Electoral (IMLE) publicadas desde 2018 para el análisis de los sistemas electorales internacionales por parte de investigadores de prestigio

En la actualidad, la gobernanza política está firmemente anclada al proceso electoral, de ahí la importancia de analizar cuánta libertad provee cada sistema a su ciudadanía, compararlos y revelar sus fortalezas y debilidades. Este es el objeto del documento La libertad electoral en el mundo (2018-2020). España y Andalucía. Recomendaciones principales, que aborda de manera conjunta las tres ediciones publicadas hasta el momento del Índice Mundial de Libertad Electoral (IMLE), correspondientes a los años 2018, 2019 y 2020. 

Este trabajo, realizado en la Fundación para el Avance de la Libertad, ha sido dirigido por José Antonio Peña Ramos, autor de este texto de la colección Actualidad que publica la Fundación Centro de Estudios Andaluces (Centra) y que incluye, además, referencias al caso de España y Andalucía para este mismo período.  

Al igual que en las dos ediciones anteriores, la de 2020, cuenta con más de 10.000 cifras específicas de los 198 países clasificados con las que se constituyen los cuatro subíndices que permiten calificar y realizar el ranking: Índice de Desarrollo Político (IDP), Índice de Libertad de Sufragio Activo (ILSA), Índice de Libertad de Sufragio Pasivo (ILSP) e Índice de Empoderamiento del Elector (IEE). 

Capacidad electoral y presencia o ausencia de democracia

Hay países en los que no se celebra ningún tipo de elección o de referéndum o sólo algunos tipos de elecciones o consultas. La violencia física y la coerción en los procesos electorales persisten en muchos países del planeta, y particularmente las mujeres, los jóvenes, las personas LGTBI, los seguidores de determinadas confesiones, las minorías étnicas, o las personas con capacidades diferenciadas, siguen enfrentándose a graves dificultades en materia de libertad electoral. 

Los 20 países con mayor calidad democrática electoral del mundo, entre los que no está España.

Por el contrario y por primera vez desde la puesta en marcha del IMLE en 2018, siete países alcanzan una libertad electoral sobresaliente, seis europeos y uno de Oceanía: Finlandia, Islandia, Irlanda, Suiza, Australia, Dinamarca y la República Checa.  

España necesita mejorar

En el caso de España, y por tanto de Andalucía, ocupan la 37ª posición en el ranking absoluto del IMLE 2020, lo que convierte a ambas en territorios con alta libertad electoral. No obstante, se sitúan por detrás de países de su entorno cultural, así como de democracias más recientes o menos avanzadas, como la República Checa (7º), Eslovenia (8º), Estonia (10º), Letonia (12º), Chile (13º), Portugal (14º), Lituania (15º), Polonia (19º), Panamá (21º), Croacia (27º), India (28º), Chipre (30º), Bulgaria (31º) o Eslovaquia (34º). Por tanto, este estudio demuestra que la democracia actual de España es de mala calidad.

Además, España es superada en la lista por Italia (11º), Portugal (14º), Francia (26º)… y Andorra, que ocupa el vigésimo puesto de países con mayor calidad electoral con una nota de notable alto (77,12 puntos).

Ahora bien, el desempeño de España varía en los cuatro subíndices. Así, mientras que en el ranking del Índice de Desarrollo Político (IDP) España ocupa la posición 23ª y en el ranking del Índice de Libertad de Sufragio Activo (ILSA) obtiene la posición 29ª (mejorando por tanto su posición con respecto al ranking absoluto), en el ranking del Índice de Empoderamiento del Elector (IEE) desciende hasta la posición 66ª. Y en el Índice de Libertad de Sufragio Pasivo (ILSP) más aún, hasta la 74ª posición. De este modo, España presenta un peor desempeño en el IEE y el ILSP, particularmente en este último.

Según el informe de la Fundación para el Avance de la Libertad, el desempeño de España -y de Andalucía- «resulta, por tanto, notablemente mejorable en el apartado de sufragio pasivo (las barreras de acceso a la actividad político-electoral), derivado de, por ejemplo, la existencia de barreras de acceso a la actividad político-electoral (como la presentación de avales para la concurrencia electoral en las elecciones al Congreso de los Diputados y al Parlamento de Andalucía y los umbrales mínimos legales de votos para participar en la asignación de escaños para ambas cámaras legislativas), o de la ausencia de listas de candidatos abiertas o, al menos, desbloqueadas».

En el extremo opuesto, los 10 países del planeta con peor desempeño en materia de libertad electoral siguen concentrándose en el sudeste asiático, Oriente Medio y el África Subsahariana. Arabia Saudí es el país del mundo con menor libertad electoral en un ranking por la cola en los que se encuentran Corea del Norte, Emiratos Árabes Unidos, Somalia, Palestina, China, Eritrea, Qatar, Sudán del Sur y Brunéi.

Los 20 países con menor libertad electoral del mundo.

Todos ellos son habituales en las peores posiciones del ranking absoluto. Así, en Brunéi, Eritrea, Qatar, Arabia Saudí y Palestina no se celebran elecciones parlamentarias ni presidenciales. De hecho, el Sultanato de Brunéi representa un caso particularmente extremo al respecto, pues no ha celebrado elecciones legislativas directas desde 1962, y sólo a nivel local son elegidos unos órganos consultivos cuyos candidatos pueden ser además vetados por el régimen. En Somalia y China se celebran elecciones parlamentarias, pero el voto es delegado (indirecto).

Algunas curiosidades

Venezuela (43,26 puntos), Turquía (42,83) y Rusia (42,69), una de las grandes potencias mundiales, suspenden en calidad electoral, ocupando los puestos 154º, 155º y 157º del mundo respectivamente y muy cerca de países subdesarrollados como Burundi (43,33) o Yibuti (42,61). Asimismo, Tuvalu, uno de los países con menos población del mundo (11.500 habitantes) ocupa el nonagésimo lugar de la clasificación (67,52 puntos), mientras que el más poblado, China (1.415 millones de habitantes), suspende irremisiblemente con 16,27 puntos y está posicionado entre los peores países del planeta (puesto 193º).

La tercera edición anual de este índice internacional ha coincidido con la pandemia de la COVID-19, lo que constituye un hito importante que consolida este trabajo de investigación, que muestra un nivel avanzado de madurez y permite a los investigadores proyectar tendencias. En 2020, transcurrido más de un siglo desde el final de la Primera Guerra Mundial, la libertad electoral en el mundo continúa en una situación precaria.  

Recomendaciones

El documento de Actualidad La libertad electoral en el mundo (2018-2020). España y Andalucía. Recomendaciones principales concluye con un listado compuesto por una treintena de sugerencias para que un sistema electoral garantice la libertad plena de la ciudadanía, entre las que destacan: la alta proporcionalidad del sistema de asignación y voto priorizable de los candidatos en los casos posibles, prefiriéndose los sistemas de Voto Único Transferible (STV, por el inglés Single Transferable Vote) con elección individual –sin listas-, basado en el voto preferencial y que permite aprovechar completamente la voluntad de cada elector; segundo conteo de los votos en todos los procesos electorales; eliminación de la jornada de reflexión; y juntas electorales completamente independientes del Ejecutivo.

El autor del estudio, José Antonio Peña, es profesor titular en el Departamento de Ciencia Política y de la Administración, de la Universidad de Granada (2019). Ha sido Profesor contratado doctor (2012-2018) y profesor ayudante doctor (2010-2012) en el área de Ciencia Política y de la Administración (Departamento de Derecho Público) de la Universidad Pablo de Olavide. Ha realizado estancias de investigación y docentes en numerosas universidades y centros extranjeros, además de autor de publicaciones de impacto internacional. 

Si quiere consultar el documento completo, puede pinchar aquí.


Comparte este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*