ruba y pedri

Pedro Sánchez y Alfredo Pérez Rubalcaba, el 9 de junio de 2015, en la capilla ardiente de Pedro Zerolo, en Madrid. / EFE

Opinión, Política

El socialismo ha desaparecido en España, asesinado por el sanchismo

Comparte este artículo:

El socialismo ya no existe en España porque ha sido suplantado por el sanchismo, que es una auténtica aberración. sin ética ni decencia. El asesinato del socialismo que creía en la democracia y la consiguiente degeneración del PSOE constituyen una de las mayores tragedias de la política española actual

El sanchismo no es una mutación del PSOE, sino una degeneración brutal que le ha arrebatado los valores y lo ha convertido en un despojo sin ética.

Pedro Sánchez, un individuo peligroso, sin escrúpulos y lleno de ambición, es el principal autor de esa brutalidad, que ha contado también con la complicidad cobarde y suicida de gran parte de los cuadros y militantes.

El viejo socialismo español democrático vivió acosado por el monstruo del socialismo totalitario y radical, que siempre subsistió dentro del PSOE, heredero de aquel socialismo que provocó la Guerra Civil de 1936, que envió a Rusia el oro que robó del bando de España y que siempre despreció la democracia, la que, como afirmó su fundador, Pablo Iglesias, solo era admisible si permitía al PSOE alcanzar sus objetivos.

«Mi partido está en la legalidad mientras ésta le permita adquirir lo que necesita; fuera cuando ella no le permita alcanzar sus aspiraciones», afirmó el fundador del PSOE, que en otro momento dijo: «El partido que yo aquí represento aspira a concluir con los antagonismos sociales… Esta aspiración lleva consigo la supresión de la magistratura, la supresión de la Iglesia, la supresión del Ejército… Este partido está en la legalidad mientras la legalidad le permita adquirir lo que necesita; fuera de la legalidad cuando ella no le permita realizar sus aspiraciones».

Rubalcaba lo vio claro

Alfredo Pérez Rubalcaba, uno de los grandes socialistas de la vieja guardia, que destacó siempre por su enorme sensatez y sentido de Estado, ya advirtió a los españoles del peligro que representaba Pedro Sánchez, por entonces un socialista lleno de ambición y osadía que había descubierto un camino obsceno y bastardo para alcanzar el poder, vinculando al PSOE con los partidos independentistas, proterroristas y antiespañoles. «Imagínese la que tendríamos montada si hubiéramos ido a una investidura con el apoyo de Podemos, que está en el derecho de autodeterminación, y de los independentistas, que ni le cuento».

Pedro Sánchez, a partir de ese momento, dejó de hablarle y poco después Rubalcaba, que de haber seguido en el PSOE habría intentado frenar las locuras de Pedro Sánchez, murió repentinamente. El actual ministro Iceta reveló que Rubalcaba no consideraba a Pedro Sánchez como socialista sino como «radical de izquierdas».

Los viejos socialistas se han plegado en masa al sanchismo

Los viejos socialistas se han plegado en masa al sanchismo, a pesar de que representa una doctrina ajena por completo al socialismo. El sanchismo es pragmatismo cien por cien, sin principios ni escrúpulos, sin ideas ni otro objetivo que no sea el poder por el poder. Pero alguno socialistas fieles a la socialdemocracia han sido laminados por Pedro Sánchez, que se ha rodeado para gobernar de socialistas degenerados y pretorianos crueles.

Es más que evidente que los viejos socialistas nunca se habrían aliado para gobernar con las mentiras de Sánchez, con sus traiciones a España y con su corte de comunistas radicales, herederos del terrorismo etarra y partidos independentistas y golpistas catalanes, todos unidos por tres suciedades: el desprecio a la democracia, el odio a España y el ansia de poder.


Comparte este artículo:

Un comentario

  1. Avatar Mariano Urdiales

    Muy claro y bien expresado.
    En Francia, el partido socialista prácticamente ha desaparecido. Quizás el de aquí lleva el mismo camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*