omella

El presidente de la Conferencia Episcopal, Juan José Omella. / EFE-AFP

Opinión, Religión

El presidente de la Conferencia Episcopal pide perdón por la corrupción dentro de la Iglesia

Comparte este artículo:

Juan José Omella, cardenal arzobispo de Barcelona y presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), ha dado un paso adelante pidiendo perdón por las «incoherencias» y «la corrupción» de algunos miembros de la Iglesia, incluidos los propios obispos, que provocan «falta de confianza en la jerarquía». Pero las preocupantes cifras de casos de abusos a menores deberían forzar a la institución eclesiástica a elaborar un plan de prevención serio para acabar con esta lacra de una vez por todas

«Es cierto que la fe va perdiendo presencia en la cultura ambiental de nuestro país. Lo cual también está provocado, tenemos que reconocerlo, por las inconsistencias internas de la Iglesia y de los cristianos, y también hay que decirlo claro, de nosotros, los propios pastores de la Iglesia, y por ello pido perdón», ha subrayado Omella.

Así se ha pronunciado este lunes 15 de noviembre durante el discurso inaugural de la CXVIII Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española, que reúne a los obispos españoles, durante esta semana en Madrid, según informa Europa Press.

Omella ha reconocido «falta de testimonio e incoherencias», así como «divisiones y falta de pasión evangelizadora» por parte de los miembros de la Iglesia. «En no pocas ocasiones contribuimos, no sin escándalo, a la desafección y a la falta de confianza en la jerarquía, en la propia Iglesia«, ha indicado. ¿Para cuándo un plan de prevención serio, con transparencia y sin distinciones, para acabar con la lacra de la pederastia?

Cifras muy preocupantes

En los últimos 20 años han salido a la luz innumerables casos de pederastia en el seno de la Iglesia española. La Conferencia Episcopal reconoció en abril que, actualmente, la existencia de 220 casos de abusos a menores, constatados, en los últimos 20 años. Según la contabilidad que lleva El País desde 2018, serían un total de 363 clérigos acusados y 945 víctimas a día de hoy. Todo apunta a que ambas cifras serían mayores debido a que hay damnificados que no han denunciado aún.

Pero no solo España sufre esta ignominia, sino distintos países como Estados Unidos, tal y como denunció en su día The Boston Globe. Las diócesis de Estados Unidos adoptaron hace dos años una práctica: publicar un listado de los sacerdotes con «acusaciones creíbles» de abuso sexual a menores. La mayoría de los religiosos ya no viven o fueron removidos de sus labores eclesiásticas. BishopAccountability.org, un sitio web que rastrea todos los crímenes de esta índole en la Iglesia, afirma que la institución ha revelado hasta ahora cerca de 7.000 curas denunciados desde 1950, pero que seguramente la cifra es mucho mayor.

Datos «abrumadores» de pederastia en el seno de la Iglesia

En Francia, los datos revelados el mes pasado por la comisión independiente que ha investigado el alcance de esta lacra desde 1950 resultan «abrumadores» a pesar de que no son más que «una estimación mínima», según los autores de la investigación. Al menos 216.000 menores fueron víctimas de pederastia en el seno de la Iglesia católica francesa en los últimos 70 años, concluye el informe final de la Comisión Independiente sobre Abusos en la Iglesia Católica (Ciase). La cifra aumenta hasta los 330.000 si se cuentan también los abusos cometidos por laicos como enseñantes, catequistas o responsables de movimientos juveniles, según informa la Agencia Anadolu.

En Alemania, cientos de menores sufrieron abusos sexuales en la diócesis de Colonia, la mayor de Alemania, y varios responsables religiosos los encubrieron, según se reveló en marzo de 2021 en un informe, cuya publicación ha obligado a un prelado a dimitir. El esperado documento de 800 páginas sobre la diócesis de Colonia identificó a 202 responsables de agresión sexual y 314 víctimas entre 1975 y 2018, afirmó a la prensa el abogado al que la Iglesia encomendó la investigación, Bjoern Gercke. «Más de la mitad de las víctimas eran niños menores de 14 años«, ha dicho Gercke.

La patria de Juan Pablo II, también manchada

La presión ha logrado romper el hermetismo de la Iglesia católica en Polonia, que finalmente ha informado que ha recibido cientos de denuncias de abusos sexuales a menores cometidos por el clero.

Desde julio de 2018 hasta finales del año pasado, la Iglesia recibió informes de un total de 368 casos de abuso sexual, algunos ocurridos hace décadas, mientras que otros eran recientes. Según su análisis, el 39% de las denuncias eran infundadas. Pero dicen seguir investigando el 51% de los casos. El jefe de la Iglesia católica polaca ha pedido disculpas a las víctimas.

«Hoy, como delegado de la Conferencia Episcopal para la protección de la infancia y la juventud , quiero dirigirme a los perjudicados y a todos los escandalizados por el mal de la Iglesia y pedirles perdón una vez más», declaró Wojciech Polak, arzobispo primado de Polonia.

Desde el año pasado, el Vaticano ha sancionado a cuatro obispos polacos por encubrir la pederastia de miembros del clero y ha anunciado la dimisión de otros dos por encubrimiento.

Katie: «Nunca conocí a nadie más cruel en mi vida que esas monjas»

El caso de Australia es especialmente llamativo. El primer ministro, Scott Morrison, tuvo que pedir disculpas públicamente, en octubre de 2018, tras la comisión gubernamental creada en 2012 para investigar la respuesta de las instituciones a los abusos contra menores. Esta comisión emitió, en diciembre de 2017, un informe con más de 400 recomendaciones, de las cuales 122 fueron para el gobierno.

Según informó Efe en su día, la comisión escuchó a unas 17.000 víctimas, de las cuales unas 8.000 fueron convocadas de nuevo a sesiones privadas para explicar sus casos que se remontan hasta la década de 1920.

Una de las víctimas de más edad, Katie, fue puesta a los 6 años de edad al cuidado de las monjas de Saint Joseph, en un orfanato del norte de Sídney, en donde fue maltratada por las religiosas y violada por una de sus compañeras. Allí fue obligada a lavar en piedras y trabajar, recibían poco alimento y eran golpeadas en la espalda por las monjas de la Orden de San José. Asimismo, una de las internas, que dormía cerca de Katie, la violaba por las noches. Esos episodios aún le causan pesadillas.

«Cuando se trata de abusos sexuales, no creo que muchas personas se den cuenta de que es una cadena perpetua. Nunca conocí a nadie más cruel en mi vida que esas monjas«, comentó la anciana de 96 años en una entrevista emitida por la cadena local ABC.

Irlanda, Inglaterra, Austria, Bélgica… Ningún país con tradición católica parece librarse de esta penosa lacra.


Comparte este artículo:

Un comentario

  1. Avatar Angeles Suarez Pozo

    Para mí un cura no es más que un trabajador como otro cualquiera: este se curra dar a conocer la palabra de Dios.

    Ese trabajador tiene unas normas, las cuales le obligan a tener una conducta intachable.

    Nadie se espera que, de esta institución, salgan tantos pedófilos.

    Yo creo que no hay ninguna organización que tenga tantos pedófilos como la Iglesia.

    Y, por eso, yo creo que hay que mirar cómo funciona y qué métodos son los que usan para elegir a sus «mensajeros de Dios».

    Para cualquier trabajo la gente necesita tener una serie de cualidades y estar psicológicamente apto para desempeñar el trabajo.

    No sé cuáles son los criterios que exige la iglesia.

    Una de las cosas que me impacta mucho de esta es que sus miembros no puedan tener relaciones sexuales.

    El celibato es algo que no entiendo y, además, es algo que se tendría que investigar si puede ser perjudicial para la salud mental.

    Como sabemos, los curas no ejercen este voto por gusto sino que son obligados a él.

    Volviendo al tema de la pedofilia, quiero decir que la Iglesia se está haciendo famosa por estos sucesos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*