aguirre bebop

El consejero de Salud, Jesús Aguirre.

Salud

El plan de ‘deshumanización’ del consejero Aguirre para las residencias de mayores

Comparte este artículo:

Recientemente, el doctor Jesús Candel publicaba un video donde explicaba por qué la PCR es la técnica diagnóstica de elección, pudiendo utilizarse el test de antígeno como método de cribado, siempre que se confirmen los resultados negativos mediante una PCR posterior

El Procedimiento de diagnóstico, vigilancia y control de casos y contactos COVID-19 de la Consejería de Salud de la Junta de Castilla y León, recoge para sus residencias de mayores la reivindicación del doctor Candel, no así los protocolos de la junta de Andalucía. Lamentablemente, después de la pésima gestión de la primera ola de la pandemia, y para evitar el desgaste, el ministro Salvador Illa, ha delegado la gestión de la segunda ola a las comunidades autónomas, por lo que está siendo desarrollada por 17 instituciones diferentes a la vez, cada una con un criterio distinto.

Pese a eludir su ejecución, el Gobierno de España, ha detallado a las comunidades autónomas una serie de medidas en materia de protección y prevención en el ámbito comunitario. Cabe destacar el Plan de respuesta temprana en un escenario de control de la pandemia por COVID-19 elaborado por el Ministerio de Sanidad y el Consejo Interterritorial de Salud y publicado el 16 de julio de 2020, así como, la Estrategia de detección precoz, vigilancia y control de COVID-19, actualizada el 12 de noviembre y en la que además de los mencionados, también colaboran el Instituto Carlos III y la Sociedad de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica. En dichos documentos, se insta a las comunidades autónomas a elaborar estrategias específicas para los entornos que albergan a las personas más vulnerables, que son el grueso de las víctimas mortales de la pandemia, es decir, para residencias de ancianos, centros para personas con discapacidad o de salud mental.

Según determinan los anteriores protocolos, cuando un centro no pueda garantizar un aislamiento efectivo, se valdrá de otros recursos como hoteles, además, se precisa la creación de grupos de convivencia estable que agrupen a los usuarios de estos centros según compartan espacios y horarios, del mismo modo que se indica en la Guía de actuación ante la aparición de casos de COVID-19 en centros educativos, elaborada por el ministerio de sanidad y publicada el pasado 24 de septiembre. De esta manera, se pretende impedir la propagación del virus y que se den brotes comunitarios, además de facilitar el rastreo. La actuación ante la aparición de un caso positivo dentro de un grupo de convivencia estable contempla realizar test diagnósticos a todas las personas que pertenecen a ese grupo.

El pasado 21 de septiembre, el consejero de Salud, Jesús Aguirre, afirmaba en nota de prensa que se realizarían test de antígenos a todos los residentes cuando se detecte un caso positivo dentro de estas instituciones. Esta medida, venía a rectificar la ambigua indicación de test que hasta entonces establecía la junta de Andalucía en la Estrategia de actuación en residencias de mayores y centros sociosanitarios (versión del 19 de mayo). Un día después de la nota de prensa, se publicaba en BOJA la Orden del 22 de septiembre, por la que se adoptan «medidas de prevención de la salud en centros sociosanitarios” y en la que no hay ni rastro de la promesa del consejero. Dicha orden, es realmente una actualización de los protocolos al nuevo test de antígeno.

Los protocolos de la Junta de Andalucía para las residencias, permiten el aislamiento por cohortes cuando no pueda hacerse un aislamiento individual, desobedeciendo al Ministerio de Sanidad. Además, la Junta se contradice en las recomendaciones de sectorización y de cómo evitar el impacto emocional (Anexo 2 y 5), pues no se puede evitar el contacto físico, compartiendo una habitación.

La Orden del 22 de septiembre únicamente hace mención al término grupo de convivencia estable entre las medidas destinadas a la ayuda a domicilio, y en los centros no residenciales, como los centros de día. Para los centros residenciales se establece una sectorización de los residentes, preferiblemente encerrando a los residentes en plantas, lo que no consigue contener al virus, ya que los trabajadores se desplazan por todo el recinto. Sin embargo, no se contempla la creación de grupos de convivencia estable, incumpliendo una vez más las indicaciones del ministerio, de manera incomprensible, ya que la convivencia en las residencias, es mayor de la que se da en los centros de día o en los centros educativos, puesto que los ancianos viven en la residencia. El término grupo de convivencia estable, al igual que se contempla para las aulas escolares y que incluye a los profesores, podría ser aplicado a grupos de residentes y profesionales sociosanitarios que compartan espacios y horarios en actividades lúdicas, deportivas, comedores, sala de estar… De esta manera, la Junta de Andalucía no prevé la realización de test de antígenos o PCR de forma sistemática a todos los que comparten espacios y horarios cuando entre ellos se detecte un positivo, aceptando en sus protocolos sólo el rastreo de los contactos estrechos.

La dejadez de la Junta de Andalucía con las residencias durante la primera ola ha quedado reflejada en un informe elaborado por la Fiscalía de Sevilla, donde entre otras perlas, se relata el desconocimiento de la comunidad sobre el número de residencias, la ausencia de pautas e indicaciones, el retraso en realizarse los primeros test (hasta junio en los centros para personas con discapacidad), la ausencia de inspecciones sanitarias y un bochornoso etcétera. Tal vez por eso, en mitad de la segunda ola, la Junta de Andalucía acaba de anunciar un servicio de inspección en las residencias que fiscalizará los planes de contingencia elaborados por dichos centros. Con suerte, el comité de expertos andaluces aprenderá algo de los protocolos elaborados por las buenas residencias…

Afirmar que hay residencias buenas y residencias malas, no es descubrir las américas, de hecho, hay residencias concertadas cuyos protocolos son más exigentes que los de la propia Junta de Andalucía, incluso realizando test diagnósticos a sus residentes de manera rutinaria (suministrados por la administración) y otros centros residenciales (públicos y concertados), que se han ceñido a las laxas indicaciones de nuestra comunidad, y que ante un positivo y sin test para todos, obligaban a guardar cuarentena en sus habitaciones a todos los residentes. No es de extrañar que ahora nos encontremos con noticias sobre brotes y test masivos en residencias, pues sólo nos acordamos de Santa Bárbara cuando estamos metidos en la tormenta.

Por lo tanto, el consejero Aguirre mintió el 21 de septiembre, cuando dijo que se harían test a todos los residentes cuando se detecte un positivo, y continúa mintiendo, tal y como denunciara Spiriman en su video del 08/11/20, respecto a las diferencias de protocolo para pacientes y profesionales sanitarios. Según los citados protocolos de la Junta de Andalucía, sólo se indica PCR de confirmación como requisito para levantar una cuarentena a los trabajadores del centro sociosanitario. Para los residentes, la cuarentena durará 10-14 días desde el contacto, o 3 días después de la resolución de los síntomas.

El último despropósito de la Orden de la junta de Andalucía del 22 de septiembre para los centros residenciales, es su articulo 17. El plan de deshumanización, mal llamado de humanización, que sin precisar una sola medida y a criterio y recursos de cada residencia, pretende paliar los efectos negativos del aislamiento de los residentes sobre sus capacidades físicas, cognitivas y emocionales. Ante la falta de disponibilidad de dispositivos electrónicos en algunos centros, es de agradecer al Sr. Consejero que, por lo menos, deje a los residentes deambular por sus habitaciones, lo que no impedirá el impacto emocional y el deterioro de las funciones cognitivas, ni el riesgo de desencadenamiento de síndromes confusionales agudos, delirios y brotes psicóticos en los residentes.


Comparte este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*