Juan Marín.

Juan Marín.

Política

El Nini de Juan Marín

Comparte este artículo:

De antiguo relojero a nini de la Junta de Andalucía. Otro que vino a vivir de la política desde la desembocadura del Guadalquivir. Cabeza del Clan de la Manzanilla con su cuñado Pier no doy una y sus ex empleados de la relojería marcando el paso en la Junta de Andalucía

Sin estudios conocidos, vio en la política un sueldo del qué vivir cuando hubo huelga de basura en Sanlúcar de Barrameda. Entonces, su mujer lo empujó a ello cuando le dijo: «¿Y tú qué, no piensas hacer nada?». Antes había fracasado cuando se presentó por AP y hasta por el Partido Andalucista. Conocido entonces por Marín Pescador. “Nadaba en todas las aguas; pescaba en todos los ríos revueltos”.

Corría el año del señor de 2006 cuando fundó, junto a otros compañeros, el partido político Ciudadanos Independientes de Sanlúcar (CIS) que consiguió tres concejales en las municipales del año 2007. Y acto seguido se alió con el PSOE para ocupar cargos, sueldos y repartir nóminas. Casualmente, Joyería Marín cerró cuando inició la carrera política. El reparto de las concejalías y tenencias de alcaldía era el botín de su nuevo partido. Desde estos cargos, Marín y los suyos le hacían la ola al PSOE a cambio de su soldada y de la pléyade de colocados. Y poco más.

La labor de Marín de concejal responsable de empleo queda completamente retratada por los datos de los Indicadores Urbanos 2018 (con datos de 2015), publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), donde sitúa a Sanlúcar de Barrameda en tercera posición con la mayor tasa de paro de los municipios de más de 20.000 habitantes de toda España, con un 33,1%. Así como el décimo municipio, a nivel nacional, con la menor renta per cápita con tan solo 6.753 euros por habitante. Estos son los números que avalan la labor de Marín en el ayuntamiento. Que Dios nos coja a todos confesados ahora que está en la Junta de Andalucía.

Su suerte cambió cuando recibió una llamada de Ciudatans, el partido catalán del difunto político Rivera, por los pasteleos de su cuñado con Vicente Castillo, veraneante en Sanlúcar, y entonces Subsecretario de Implantación de C’s. Y pactó con ellos en 2014, respetando la estructura del partido de Sanlúcar y la antigüedad de sus afiliados. Marín fue proclamado candidato de C’s a la Junta de Andalucía avalado por tan solo 436 afiliados. Porque era el único que tenía dinero para hacer esa campaña regional, y era sumiso y buen soldado, cumplidor de las órdenes de un Rivera en ascenso.

Cuando llegó al Parlamento andaluz en 2015 con 9 diputados, cerró con el PSOE de Susana Díaz un pacto de legislatura que daba alas a un PSOE moribundo tras el escándalo de los ERE o de la Formación, entre otros. Era el mismo pacto que había cerrado en Sanlúcar de Barrameda durante dos legislaturas y que había dado al PSOE la presidencia de la Diputación Provincial a la ex alcaldesa de Sanlúcar de Barrameda. Durante toda esta legislatura no fue sino un subalterno de Susana Díaz en el Parlamento de Andalucía. Una extensión más del PSOE.

Marín llevaba más de 20 años disfrutando de un chalé ilegal con piscina ubicado en Chipiona (Cádiz)

Las elecciones del 2 de diciembre de 2018 supusieron el paso del PSOE a la oposición desde la llegada de la autonomía a Andalucía. Cs consiguió 21 diputados y se alineó con el PP antes que con el PSOE por orden de un Rivera enquistado en la derecha más extrema fuera de Cataluña. Y se conformó el primer gobierno no socialista de la historia de Andalucía, que con el apoyo de VOX, el partido de Abascal, se denominó el trifachito. Marín y su tropa de Pancho Villa recogían vicepresidencias y consejerías, cargos, títulos y coches oficiales. Y hasta una ínsula en Bajo Guía.

El hundimiento de Cs y el entierro en política de Rivera dejó en gestora su partido y a Arrimadas de heredera universal. Marín sigue con el mismo guión en Andalucía que le marcó Rivera, un guión que significó la muerte de Ciudadanos. Y es de lo que no se entera. Que el poder no le da luego los votos, como no se los dio al difunto Partido Andalucista de Rojas Marcos, con el que tiene demasiadas vidas paralelas. Marín sigue encerrado en la torre de marfil de San Telmo, en los asientos de los coches oficiales y en las mesas de los mejores restaurante de Andalucía, mientras la ciudadanía ya le ha bajado el pulgar como en la antigua Roma. Pero sigue sin querer entender que en el BOJA está ya escrita su fecha de caducidad.

En medio, nos enteramos por OK Diario que llevaba más de 20 años disfrutando de un chalé ilegal con piscina ubicado en Chipiona (Cádiz). Y que Marín reconoció que, cuando compró la vivienda, sabía “que había sido construida sin licencia”. Según el Plan General de Ordenación Urbanística de Chipiona, la vivienda es ilegal, ya que se encuentra ubicada en suelo no urbanizable de regadío intensivo. Marín dijo que se acogió al Decreto 2/2012 de 10 de enero, en el que se regula el régimen de las viviendas ilegales asentadas en suelo no urbanizable en Andalucía.

Después la Junta de Andalucía aprobaba en su consejo de gobierno en septiembre pasado el Decreto-ley 3/2019, de 24 de septiembre, de medidas urgentes para la adecuación ambiental y territorial de las edificaciones irregulares en la Comunidad Autónoma de Andalucía. Un texto con el que se pretende regularizar la mayor parte de las 327.000 viviendas ilegales que todavía hoy existen en Andalucía. Lo que no sabemos es si Juan Marín votó a favor, se abstuvo en la votación o se ausentó del consejo de gobierno mientras se debatía esta medida.


Comparte este artículo:

5 Comentarios

  1. Avatar José Sebastián

    Excelente pluma de oro

  2. Avatar Alberto Urraca

    Oé, vaya plan …..?

  3. No sé si alegrarme por tener los ojos cada vez más abiertos o encabronarme por lo que ven esos ojos.
    Gracias Antonio

    • Nada sorprende de la clase» política «. Un día nos levantaremon dándonos cuenta que sólo se tienen que votar entre ellos para salir elegidos.
      Cada vez me da más pesar este mundo, que estamos permitiendo.

  4. Avatar Agustín Jiménez lopez

    Antonio, yo me encabrono más cuando leo todo esto. Para colmo, me ha dado por ver al Wyoming y ya me echan chispas los ojos. Esto es un cachondeo.

Comenta la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*